1280 Almas | Háblame de Horror

Inicio / Review / 1280 Almas | Háblame de Horror

1280 Almas | Háblame de Horror

In Review
Puntaje  - 10

10

Nuestra Calificación

Resumen Las 1280 Almas lograron con un casete, de carátula memorable con instrucciones para colorearla que le dio una sincera onda underground, lo que sus predecesores no: poner de moda el pogo como forma de baile dentro de una sociedad a la que normalmente le gusta bailar amacizado.

Por: Juan Carlos Lemus

Ingredientes esenciales para que hablemos de horror

El principio de los noventa fue una época en la que de alguna manera el rock colombiano decía presente y tomaba aire después de la ola del rock en español. Las redes de intercambios de casetes alimentaban los oídos de los adolescentes melómanos hasta la remota la provincia haciendo que metal, punk y hardcore fueran irradiados desde Bogotá, Medellín y Cali. Con la mirada en esa época, hasta mediados de 1993, vemos como llegaron Las Almas con Háblame de Horror a quitarnos de encima el almíbar que nos había dejado el sonido nacional hecho por Pasaporte y Compañía Limitada.

Y es que dentro de lo comercial, de la horrorosamente llamada música “juvenil”, no había mucho campo ocupado por bandas colombianas. Argentina y México dominaban el espectro sonoro; apenas La Pestilencia y la banda sonora de Rodrigo D, no Futuro (1991) daban cuenta de curiosidad y cierta experimentación en este suelo. Allí había fuerza, y potencia. Pero faltaba público. Las 1280 Almas lograron con un casete, de carátula memorable con instrucciones para colorearla que le dio una sincera onda underground, lo que sus predecesores no: poner de moda el pogo como forma de baile dentro de una sociedad a la que normalmente le gusta bailar amacizado.

Los sonidos opacos y sucios que hicieron presencia en este mítico trabajo, amasijo entre rock alterno, punk y hardcore mimetizados con las cadencias ska, sello distintivo de Las almas, revolvieron la escena colombiana. Aunque no sonaron en las emisoras, de alguna forma el público los esperaba y ellos abrieron un espacio nuevo de encuentro con él. Y por ahí aparecieron otros. Háblame de Horror (1993) nos hizo cantar con mucho orgullo rock and roll criollo. ¡Alegría! Como su grito de batalla en los conciertos en donde los pudimos ver descargar su visceral sinceridad dentro de unas liricas asentadas en una combinación prudente de nihilismo y afán.

Para rematar, se puede mencionar que del tsunami de rock en tu idioma que llegó a nuestras costas, Háblame de Horror (1993) es un ejemplo de lo que quedo de él; digámoslo de una vez, de lo que se aprendió.

Porque una de las virtudes de este trabajo está en la cercanía que generan sus letras. El jugueteo que con ellas se da la banda pasa al incluir temas del cancionero popular colombiano: “Los Elefantes”, “Sabré Olvidar”, con otras que complementa el significado del álbum al dejar en qué pensar. De esta manera tomaron elementos prestados de diferentes géneros como el punk y la música tropical en una mixtura bastante bien cuidada para unos principiantes. Lograron, pues, no solo hablar de horror en esta grabación donde cuestiones como las apariencias y el materialismo, el amor —o el desamor— y sus inflexiones, las drogas y la música, sean mencionadas de múltiples maneras. Los sonidos de las guitarras vistosas recargadas de energía y un bajo y batería con el tempo perfecto para saltar y atreverse a entrar en combates de máximo tres minutos.

Para rematar, se puede mencionar que del tsunami de rock en tu idioma que llegó a nuestras costas, Háblame de Horror (1993) es un ejemplo de lo que quedo de él; digámoslo de una vez, de lo que se aprendió. En cuanto a Las Almas, como nos lo dirán después, ellos tal vez sabían que debían cagarse en el underground sin dejar nunca de ser coherentes tanto con su estilo musical como con en el mensaje que a transmitir para con ello lograr la presencia radical que tienen dentro del rock colombiano. Y a nosotros solo nos queda cantar ¡rocknrol!

FacebookTwitterGoogle+Pinterest
Entradas Recomendadas

Deja un Comentario

Ingresa tu búsqueda y presiona “Enter”

NolanIsmael Ayende