En busca de un modelo que beneficie a todos los actores de la industria musical

Inicio / / En busca de un modelo que beneficie a todos los actores de la industria musical

En una ocasión pasada,  informes de Music Ally: Music Business Information & Strategy, y de la importante consultora británica Midia Research revelaron que, al parecer por cada euro que Spotify ingresa, 84 centavos se van como como pago a las discográficas, quienes se han sabido asegurar en este negocio, con un impuesto que siguen cobrando a la firma sueca bajo el concepto de “derechos y costes de distribución”. Más adelante, Mark Mulligan, analista de Midia Research reafirmaría el hecho con las siguientes palabras: “Aunque el crecimiento de los ingresos de Spotify es algo positivo, la cuestión fundamental sigue siendo que no es un negocio rentable, y es difícil ver de qué forma llegaría a ser un negocio sostenible en el futuro.”

Meses atrás algunos artistas habían expresado su inconformidad ante algunas plataformas digitales por no ser oportunamente compensados por su trabajo. Entre los casos, está Taylor Swift, quien toma la determinación de no publicar su álbum de estudio 1989 en Apple Music (aunque tampoco está en Spotify). En una carta abierta publicada en su cuenta oficial de tumblr, la cantante estadounidense explicaba que no estaba de acuerdo con que los artistas y los productores no cobren por su trabajo cuando una compañía como Apple Music tiene la capacidad económica para hacerlo.

(Lee aquí: ¿Las grandes discográficas están quebrando a Spotify y de paso a los músicos?)

Sin duda, en la industria de la música hay un sistema que no está beneficiando a todos los implicados en la cadena de producción. De manera que, distribuidores digitales, artistas, editores y  más de 50 compañías de todo el ecosistema de la industria de la música como YouTube, Pandora, SoundCloud, Spotify, Universal Music, Sony Music Entertainment, Warner Music Group, BMG, Netflix, CD Baby, entre otros gigantes, se han unido para participar en una nueva iniciativa del Instituto para Creativos del Berklee College of Music.

El proyecto tiene como objetivo buscar un modelo que beneficie a todos los actores de la industria musical. La idea es simplificar la forma en que los compositores de música y los titulares de derechos son identificados y compensados. Con el apoyo de MIT (Media Lab Digital) la propuesta se plantea cambiar el complejo sistema en que las bandas, solistas y disqueras recolectan y se distribuyen sus regalías.

Spotify

“No es un secreto que la infraestructura de la industria de la música, sobre todo la que rodea a los derechos de creación, no ha evolucionado para adaptarse a las formas en que la música se está componiendo y consumiendo hoy”, señaló Panos Panay, co-fundador de la Open Music Initiative. Él además añadió: “Queremos usar nuestro poder cerebral, neutralidad, y las habilidades intelectuales de las instituciones académicas involucradas para crear una arquitectura compartida en función de la industria musical moderna. Creemos que esta plataforma puede ser una grandiosa innovación para los creadores y dueños de derechos.”

Por otra parte, el violonchelista, compositor e intérprete Zoë Keating explica: “Los problemas que enfrentamos en toda la industria de la música son complejos, pero lo que queremos es simple: una economía creativa próspera que beneficie a todos, desde los creadores de empresas a los consumidores. Open Music presenta una oportunidad para resolver algunos problemas de difícil solución y para cambiar la narrativa entre la música y la tecnología.”

(Encuentre aquí: ¿Cómo es la distribución digital de la música y cuánto cuesta?)

Equilibrio

 

 

FacebookTwitterGoogle+Pinterest

Deja un Comentario

Entradas Relacionadas

Ingresa tu búsqueda y presiona “Enter”

scarletTransmission