Switched on Carlos: La historia de la madrina de la electrónica

Inicio / / Switched on Carlos: La historia de la madrina de la electrónica

Fotografía por: Vernon L. Smith

Hace casi cincuenta años el ingeniero Robert Moog finalizó una ponencia titulada “Tendencias recientes en el diseño de un estudio de música electrónica”, con un fragmento de una recreación del último movimiento del ” Concierto de Brandenburgo Nº3″ de Bach. El inventor se bajó de la tarima y se hizo en la parte trasera del auditorio para ver a un público especializado escuchar algo totalmente innovador. No era una recreación con instrumentos convencionales: era una reinterpretación en música electrónica realizada por Walter Carlos en un sintetizador modular. El público ovacionó la pieza totalmente atónito de lo que acababa de oír.

Esta adaptación luego se volvió un disco platino titulado Switched on Bach (1968), y fue el disco de música erudita que más ha vendido copias en la historia de la música clásica. Walter Carlos, el genio que logró este hecho casi imposible, fue invitado con su aclamado sintetizador Moog a tocar con la Orquesta Sinfónica de St. Louis. A sus 30 años había logrado algo que podría ser visto como imposible: había popularizado la música clásica y había puesto sobre el mapa un instrumento totalmente innovador que no era conocido hasta su llegada. Pero en su habitación de hotel en St. Louis, Carlos le dijo llorando a su productora y amiga Rachel Elkind que no asistirá. Walter Carlos había nacido como hombre, pero en 1968 empezó su transición con un tratamiento de estrógenos. Wendy, su nombre real pero no de nacimiento, se vestía de mujer a escondidas y llevaba meses probando con su ropa nueva en público.

A pesar de todo, la tecladista y compositora se puso sus patillas falsas y su peluca de hombre. La interpretación fue un éxito pero Wendy Carlos nunca volvió a tocar en público. En el setenta y dos, tuvo su cirugía, pero su verdadera identidad salió a la luz pública hasta 1979, en una entrevista de Playboy de la cual se arrepintió profundamente por la manera como se trató su transición y la forma como el entrevistador tergiversó las palabras para exotizar su historia y, de esta manera, agregarle a su artículo un tono picante y sensacionalista.

14084090493910

Fotografía por: GAB Archive

Estas cosas siempre la afectaron de una manera muy negativa, Carlos no podía disfrutar su fama como mujer sea porque los medios la negaban como tal, refiriéndose a ella como hombre, o porque vivía el rechazo social de ser catalogada como una persona que no pertenece a la estructura hetero-normativa, todavía presente, y que no estaba dispuesta a aceptar su genio sin mencionar como controversia su género.

Sin embargo, su genialidad y la experimentación con la nueva tecnología que Moog le proveía la llevó a dar pasos impresionantes, si no fuera porque Wendy Carlos le pidió a Robert Moog dos teclados con sensibilidad al tacto, que ayuda a las dinámicas del sonido y brindan mayor naturalidad al instrumento porque detecta la fuerza y la velocidad con la que se oprimen las teclas, probablemente esa tecnología no hubiera surgido en la época.

(Vea también: Falleció Isao Tomita, uno de los pioneros japoneses de la electrónica de vanguardia )

Más adelante incluyó vocoders para sintetizar voces, esto lo usaría para el famoso y reconocible soundtrack de La Naranja Mecánica (1971) de Stanley Kubrick. Es importante resaltar que esto lo hizo incluso antes de que las películas de ciencia ficción usaran el vocoder para reproducir voces de alienígenas o sonidos sci-fi.

WendyCBobMoog100294

Fotografía: Synergy E-Music 

Después de grabar varios álbumes de música clásica, Carlos escribió el soundtrack de El Resplandor (1980) y compuso el de Tron (1982), oscilando entre la música sinfónica y sintetizadores digitales y análogos, combinándolos en ocasiones. Toda esta experimentación dió sus frutos y en el ochenta y cuatro publicaría Digital Moonscapes (1984), una réplica digital que según la crítica de la época no se distinguía de sus contrapartes acústicas. Carlos se tomó la tarea de digitalizar y sintetizar instrumentos musicales, esto para la época no se había pensado, pero lo hizo de manera tal que los instrumentos sonaran de manera natural y orgánica a pesar de las limitaciones de la época.

De hecho, en la última entrevista que dio una noche de enero del 2007, dio su opinión sobre el estado de la música actual. Según ella, las nuevas generaciones están perdiendo su curiosidad. Pone como ejemplo los drum kits como reemplazo a los bateristas reales y los denomina como un “beat fascista y rígido”. La persona que usó un sintetizador para reinterpretar a Bach vive la preocupación de que nos hemos vuelto robots.

A sus 76 años Wendy Carlos hace parte de grupos de investigación en la New York University y de la Audio Engineering Society, entre otros. En abril del 2005 se ganó el premio SEAMUS 2005 como reconocimiento por sus innovadores descubrimientos en el mundo electro-acústico desde los sesenta. La madrina de la electrónica después de todo revolucionó el estado de la música tres veces y sigue investigando.

FacebookTwitterGoogle+Pinterest

Deja un Comentario

Entradas Relacionadas

Ingresa tu búsqueda y presiona “Enter”

isao-tomita-modularhouse-of-marley-logo