Isao Tomita, el pionero japonés de la electrónica de vanguardia

Inicio / / Isao Tomita, el pionero japonés de la electrónica de vanguardia

A Isao Tomita, quien es considerado uno de los personajes más influyentes de la electrónica de vanguardia, lo perdimos un 5 de mayo de 2016. Falleció en el Tokyo Metropolitan Hiroo Hospital a los 84 años por insuficiencia cardíaca.

Este respetado compositor estuvo detrás de una buena parte del score de Kimba the White Lion, una serie anime del reconocido Osamu Tezuka (creador de Astroboy). Aunque su música permeó a artistas tan grandes como Hideki Matsutake, Flying Lotus o Yellow Magic Orchestra, hay que decir que lo conocimos por una producción discográfica de culto como Snowflakes Are Dancing (1974); este trabajo lo llevó a convertirse en el primer japonés nominado para un premio Grammy.

Justo en este material él nos presenta algunos temas clásicos del famoso compositor francés Claude Debussy pero en versiones más futuristas, donde la música es marcada por el sonido de los sintetizadores y diversos samplers. Tomita parecía seguir el derrotero experimental de Wendy Carlos, la responsable de las BSO de A Clockwork Orange (1971) y The Shining (1980) que años antes mostró al mundo sus delirios electrónicos experimentales en el alternativo Switched On Bach (1968). Esta vez se trataba de una colección de obras de Johann Sebastian Bach pero interpretadas en el famoso sintetizador Moog por Carlos y Benjamin Folkman.

Una rareza musical estancada en la aduana de Japón

 

Moog

Isao era un maestro del sintetizador. Él se centró en el uso y experimentación con nuevos instrumentos para sustituir a los clásicos. Muchos podrán ver esto como la tarea de un aficionado, pero era más que eso. En su momento (es decir, 1970), localizar un Moog en Japón era bastante difícil, por no decir imposible. No obstante, Tomita hizo todo lo que pudo para importar uno a Japón, tanto así que emprendió un viaje hasta la fábrica de Moog de Nueva York y se llevó uno de sus productos: un Moog III P.

En una entrevista que este músico concedió a Resident Advisor, explicó que su Moog permaneció un buen tiempo en la aduana. Las autoridades no sabían de que objeto se trataba. Para ese entonces un máquina musical de ese tipo era bastante extraña, así que Tomita fue sometido a varios cuestionarios, incluso le pidieron que explicara a detalle lo que había traído de Estados Unidos.

“Les expliqué que se trataba de un instrumento musical, pero no me creían”, narró el artista japonés, quien luego señaló: “Entonces los funcionarios de aduanas me dijeron que si se trataba de un instrumento entonces que lo tocara.”  Pero la situación era difícil, pues Tomita contó que por ese entonces no tenía ningún conocimiento de la máquina y que precisamente la había comprado para conocer su naturaleza.  Sin embargo, toda esta odisea terminó cuando les mostró una foto de un músico usando el famoso modular en el escenario. Todo este calvario duró un mes.

FacebookTwitterGoogle+Pinterest

Deja un Comentario

Entradas Relacionadas

Ingresa tu búsqueda y presiona “Enter”

Macsabbath1Carlos_Wendy_from_Playboy_Interview_1979