Lo que nos dejó el pulso electrónico de Disclosure

Inicio / Opinión / Lo que nos dejó el pulso electrónico de Disclosure

Lo que nos dejó el pulso electrónico de Disclosure

“En la pasada edición de Sónar Bogotá, The Chemical Brothers ofrecieron un show tan bestial, tan difícil de superar, tan díficil de olvidar a la hora de valorar un momento como el de Disclosure en Bogotá.”

Con una generosa selección de pistas sintéticas suaves y envolventes, Julio Victoria recibió el pasado 16 de septiembre en la carpa de Corferias a una comunión de ravers que iban con la intención de diluirse en los ritmos electrónicos de Disclosure, un dúo que no solo es reconocido por darle un nuevo aire al house contemporáneo y explotar lo mejor del UK garaje noventero ya que en su lista de atributos también se abona el derroche sensorial de su show.

Pero anoche fue la excepción. La dupla en realidad demostró que lo suyo es mucho más que música ambiental de Crepes & Waffles. Sobre un entramado lumínico que vino acompañado de varios visuales contrastantes, los hermanos Lawrence se despacharon un set en el cual facturaron como base el dance-garaje más clubber, hasta que luego potenciaron las voces aterciopeladas del R&B (muy a la Craig David) en un deep house más pop, envolvente y vibrante.

giphy (2)

Mientras el dúo repasó lo más popular de Settle (2013) y Caracal (2015) fue notable el renovado vigor de su etapa creativa. Los puntos de clímax llegaron con el potente de bajo hipnótico de “Nocturnal”, cuyo  estribillo pop conjugó a la perfección, intimidad e intensidad emocional en algunos oyentes. Aunque el mismo efecto tuvo “Omen” que, aunque fue una clara reminiscencia de “Latch” resonó con una cadencia más lounge y ciertos tintes de R&B moderno. Mientras que en la dulzura sintética de “Magnets” asistimos a un nuevo compendio de ritmos ascendentes y descendentes que nuevamente dieron lugar a letras pop, fáciles de insertarse en la memoria.

Pero diferente al componente frenético y tribal al que algunos están acostumbrados, este directo fue más soft. Hubo sofisticación con tracks rompepistas más garaje y así el público se vio estimulado con una masaje dance donde retumbaron pistas menos explosivas pero más estimulantes.

giphy (4)

Esta es una valoración subjetiva. Aunque en cuestiones estéticas Disclosure no se erige todavía como el mayor animal escénico (si los comparamos, por ejemplo, con la parafernalia monumental del directo de The Chemical Brothers, que nos dejó rayado el cerebro en la pasada edición de Sónar porque demostraron con ingenio que el dance puede tener toda el alma progresiva y experimental del rock sin sacrificar su esencia techno), es necesario recalcar que luego de ver el show de los hermanos británicos es notable que su fuerte en realidad es esa capacidad de manipular sus máquinas para moverse con naturalidad entre el pop y las formas rítmicas más primitivas del house de Chicago y el electro de Detroit.


giphy (3)

Más allá de propiciar un encuentro hedonista, la dupla nos mostró el poder creativo que resguarda la electrónica y nos dio la mejor fiesta del año.  Además, no se debe negar que en esta ciudad a veces es bueno presenciar el show de una banda que pasa por su mejor momento, qué está en la cumbre de su carrera.  Eso es algo que no pasa todos los días en nuestro país.

FacebookTwitterGoogle+Pinterest
Entradas Recomendadas

Deja un Comentario

Ingresa tu búsqueda y presiona “Enter”

da pawn 8marilyn-manson-630-80