Deafheaven | New Bermuda

Inicio / Review / Deafheaven | New Bermuda

Deafheaven | New Bermuda

Por
In Review
puntaje8

8

Nuestra Calificación

Resumen Con su tercer disco, estos californianos evitan cualquier etiqueta egoísta y se entregan a sí mismos "en un regalo para la humanidad".

Inicio esta reseña con un presupuesto claro: No soy un conocedor del Metal, mucho menos del Black/Metal. Si bien eso no es impedimento para una aproximación sincera a la obra de Deafheaven, reconozco que probablemente caeré en falacias y en falta de referentes importantes que cualquier experto evitaría y reconocería a la hora de escribir esta reseña.

Sin embargo, la música es un lenguaje universal y, apelando al hermoso argumento de mi colega Juan Manuel Eslava en su columna sobre la desmitificación de este controversial género musical:  …para alegría de unos y dolor de otros, el black metal ya le pertenece a toda la humanidad.

Lee aquí: Deafheaven: desmitificando los fundamentos del Black Metal

Allí, en resumen, Eslava señala a través de una reconstrucción histórica los accidentes en el tiempo que tarde o temprano terminarían incrustando en el ADN del Black Metal – como en cualquier otra vertiente del rock – nuevas dinámicas sonoras que esencialmente no le corresponden.

Deafheaven es el mártir en esta cruzada en contra del purismo envejecido. La agrupación proveniente de California, un estado soleado por excelencia (en oposición a la gélida Escandinavia), es uno de los más populares exponentes del género en la actualidad; curiosamente, sin apelar a los distintivos visuales clásicos que caracterizan a esta escena. Su “look” minimalista ajeno a la parafernalia mortuoria tradicional no sólo se refleja en su vestimenta, sino también en su arte discográfico y claramente en su sonido.

En Sunbather, su segundo trabajo de estudio de 2013, el quinteto proveniente de San Francisco desafió los cánones de lo que se entiende por una banda de Black metal; no sólo por la plácida portada rosa que lo cubre, sino por las mixturas de influencias que conforman su complejo exoesqueleto musical. No sabemos a ciencia cierta si Deafheaven es una banda de Black con matices Shoegaze, Dream pop y alternativos; o todo lo anterior con episodios desenfrenados de furia “blackera”. Al final, nada de eso importa. El orden de los factores no altera el resultado. Los únicos verdaderamente preocupados por descifrar la naturaleza sonora del grupo somos nosotros, los inocentes redactores musicales. Estos músicos, por el contrario, tocan con pasión ardiente y una determinación furtiva sea cual sea el género que irradian sus instrumentos.

Lee y escucha aquí: Reseña y audio oficial de Sunbather | Deafheaven

En New Bermuda, lanzado a finales del año anterior, Deafheaven parece ya haber dejado atrás el dispendioso trabajo de la consolidación y re afirmación como una propuesta auténtica, de valor artístico pleno y original. Ahora, la agrupación parece dar el paso fundamental hacia la auto exploración, a las miradas retrospectivas y el descubrimiento de sus propias capacidades.

Como un proceso dialéctico, en el que a partir de la confrontación de la contradicción consigo mismo se encuentra la superación, George Clarke, Kerry McCoy, Daniel Tracy, Stephen Clark y Shiv Mehr, han concebido un disco sólido que puede analizarse no sólo desde la disertación sobre lo legítimo de un género, sino como una obra susceptible a objetivarse gracias a los argumentos artísticos que ella misma presenta.

New Bermuda es mucho más contundente que su predecesor. Aflora en mayor nivel la corriente Black de la banda, disminuyendo en gran medida los pasajes suaves, no sustrayéndoles, sino camuflándoles y sublimándoles con mayor delicadeza a lo largo de la placa. Bermuda es una obra teatral minuciosa, compuesta de un único acto vertiginoso e inspirador. Cinco tracks caracterizados por el dramatismo, la melancolía pero, sobre todo, la belleza.

Lee además: A propósito de la primera tanda de bandas de Rock al Parque 2016

Brought To The Water” inicia con una cortina misteriosa de ruidos, ondas de sintetizador y campanas eclesiásticas al mejor estilo de Swans. De repente, una tormenta de rasgueos de guitarra, redobles y bombo a doble pedal nos sacude con fuerza para dar paso al increíble gesto vocal de George Clark y su enigmático mensaje lírico:

…I saw in your face that we’re the same when we began again. A multiverse of fuchsia and violet surrenders to blackness now. My world closes its eyes to sex and laughter.

Allí, Clark intenta reflejar las ansiedades que le produjeron su mudanza hacia Los Ángeles, el enfrentarse a un ambiente mucho más frívolo y superficial. Luego, “Luna” llega un poco más dinámica pero no menos estridente. Los golpeteos en la batería a toda velocidad llevan el track a una densa nebulosa con destellos tenues de luz entre el miedo y la confusión. Con más de 10 minutos, la canción se recupera a sí misma entre las cenizas en dos oportunidades adicionales, entregando hasta el último aliento del grito rasgado de George; quien promulga con abierta empatía:

Confined to a house that never remains clean.
To a bed where the ill never get well.
I cough ceaselessly into the night.
The remainder of my humanity is drifting spit through the cold.
Sitting quietly in scorching reimagined suburbia.

Baby Blue” se presenta como una bocanada de aire fresco. Inicia entre arpegios suaves de guitarra adornados con un poco delay para luego estallar en el chillido gutural de Clark. Seguido, aparece un virtuoso solo de guitarra intervenido por wah más cercano a la escuela heavy metal clásica. En general, es un corte que se desenvuelve con tranquilidad en su percusión.

 “Come Back” retoma el ritmo vertiginoso de los primeros dos apartados del álbum, incluso más agresivo que estos. Si prestamos atención, encontramos una melodía fúnebre elaborada con notas sueltas de la guitarras tras las ráfagas inclementes de distorsión y redobles; dócil pero al mismo tiempo increíblemente intensa.

Laced with a bitter face near the dawning of the high and madness of the undertow.
We audience who saved our roses. We audience who scoffed at the tears.
Ugliness stretching toward the chandelier. Pale with pain.
I imagined the overcome and fell to my knees before the endless truth of instability and futility. Now I know.

Hacia el final, el track decae en una tranquila marea de figurillas que nos transporta a un paisaje playero, nocturno, con una luna tenue iluminando los rostros. Un ascenso desde la oscuridad hacia la plenitud.

Por último, apelando más hacia un génesis de rock alternativo, “Gifts for the Earth” es la encargada de cerrar el disco con aquella ambiguedad latente que implica escuchar a Deafheaven. Si no fuese por el shriek impecable de George no la identificaríamos como una canción de Black Metal.

I imagine the gracious, benevolent ritual of Death.
Grave and porcelain, with baby blue lips and pale pink eyes, descending toward me.
Her glowing hands cradled at my head and knees submerging me into waves of icy seas.
I imagine the end. Then further downward so that I can rest, cocooned by the heat of the ocean floor. In the dark, my flesh to disintegrate into consumption for the earth.

¿Qué queda entonces al Black Metal cuando lo tomas por partes? Deafheaven ha dado un paso agigantado, casi filosófico, al de-construirlo en sus fundamentos para crear algo completamente único y original. Incluso aún, se atreve a hablar de las inseguridades y angustias personales, el tedio de la ciudad y sobre un misticismo más moderno; a diferencia de los ya predecibles alegatos anticristianos de grupos pioneros. Con su New Bermuda, estos californianos evitan cualquier etiqueta egoísta y se entregan a sí mismos – como mejor no lo pudo denominar Juan Manuel – “en un regalo para la humanidad”.

Asistiremos ansiosos al escenario Bio durante la tercera jornada de Rock Al Parque para soñar despiertos con esta pequeña orquesta de sonidos agrestes y turbios. Asistiremos sin prejuicios y toda la disposición permitirnos hacer pinceladas de luz en nuestras almas. Asistiremos para vivenciar el fenómeno más hermoso de la música: mutar desde su génesis para enamorar a transeúntes extraños.

Escucha New Bermuda de forma completa y gratuita ingresando acá.

FacebookTwitterGoogle+Pinterest
Entradas Recomendadas
Comentarios
  • Gina
    Responder

    Beautiful black!Life is to short to worry about cars or female body parts.But beautiful photos (of both) are apcaiperted very much …. and the inspiring words that come with it or are commented.

Deja un Comentario

Ingresa tu búsqueda y presiona “Enter”

White-Lies-mainbirthday