El mestizaje sonoro de Animal Chuki

Inicio / Entrevista / El mestizaje sonoro de Animal Chuki

El mestizaje sonoro de Animal Chuki

Fotografías: Pibito Pupa

Düsseldorf dio a luz al electro de Kraftwerk, Chicago fue epicentro del house, Detroit el punto de ebullición del techno, y Lima, bueno, allí desde hace tiempo está sucediendo algo grande, no más hay que ver como ya en los 80 las primeras agrupaciones peruanas que utilizaron teclados electrónicos y sintetizadores fueron mayormente influenciados por Skinny Puppy, Front 242 o Einstürzende Neubauten. Para el caso ya es imprescindible hacer memoria y no olvidar a la legendaria banda predicadora del sonido industrial de Lima: Disidentes.

No se debe negar que en la capital peruana hace mucho se está cocinando parte del futuro de la cultura sonora latinoamericana, nada raro dada su rica tradición de experimentación sonora. Incluso ahora, allí ha ido renaciendo un sonido mestizo en el cual se vuelven a encontrar los ritmos de los blancos, los negros y los indios sobre la base de la música electrónica.

Y justo en esa escena que ahora desenfunda artistas como Dengue Dengue Dengue, Deltatron o Dj Sabroso [Alfredo Villar], entra Animal Chuki, un dueto conformado por Daniel Valle-Riestra y Andrea Campo. Ellos empezaron su travesía musical en 2012 propiciando el encuentro entre dos culturas sonoras: parte de sus raíces musicales limeñas sobre los sonidos electrónicos globales de tirada latina, haciendo del tropical bass la base central de su canasta sonora.


Animal Chuki 2

Pero de momento Animal Chuki plantea cuestiones, empezando por su nombre. Ya Daniel y Andrea sueltan un par de risas cuando se les pregunta de donde proviene esa designación tan singular que lleva su proyecto musical, a lo que sin reparos contestan con gracia con un: “Chuki es un apodo que tenemos, así nos decimos entre nuestros allegados, aunque el juego de palabras surgió después. Resulta que un amigo nos dio unas máscaras de animales que nos trajo de un viaje y recuerdo que la primera vez que tocamos las usamos, queríamos hacer algo fuera de lugar”.

(Encuentra aquí: Así suena la electrónica latinoamericana)

Y así fue. Bien han sabido materializar el significado de la palabra “chuki”, lunfardo peruano para designar algo inusual, fuera de lo común, así como su sonido, producto de una constante experimentación en donde se han fusionado sus gustos. En el caso de Daniel, por ejemplo, él va más afianzado hacia el dub, es más afín a la variedad de ritmos sintéticos que provee la música electrónica, y por otro lado Andrea, que confluye con lo más tradicional, con la ráfaga psicodélica de la chicha o cumbia que puede ir desde grupos como Los Pakines o Pintura Roja, hasta Los Destellos.

El auténtico sonido chuki

Animal Chuki

Los integrantes de Animal Chuki continuamente exploran nuevas formas de producción como otras maneras de creación musical, así que llegar a encasillar su música sería algo absurdo ya que se han paseado por distintos géneros e incluso se han permitido fusionarlos. Para empezar se tiene Nativa EP, material que lanzaron en 2012 bajo el sello español Folcore. Allí definieron un abanico de estilos heterogéneo con piezas como la sintética “Eva & el Mono” y ese contagioso groove de “Cholito”, al que le sigue el sonido espacial de “Vuelan” en donde se percibe su jugueteo con distintas modulaciones de sintetizadores.


Por consiguiente en 2013 remezclaron “Viene de Mi”, una pieza musical para La Yegros, y luego de haber participado en el compilado ZZK Sound Vol 3 llegaron con Capicúa, un EP donde ya estaban afianzando en su estilo lo más profundo de la clásica chicha peruana de los 60 con algo de los potentes bajos del dub. Claro, justo en ese entonces estaban cobijados por el sello argentino ZZK, una institución de la electrónica sudamericana que se enfoca en la búsqueda de artistas que estén experimentando, como ellos dicen, “con osadía y vuelo con la ‘Latintrónica’”.

Ahora bien, de vuelta a Capicúa, es recomendable escuchar la poderosa “Amarilla Maracuyá”, track que evoca en la mejor electrónica las cadencias amazónicas que alguna vez se explotaron en la antología de Roots of chicha. Claro, tampoco se dejan atrás los sincopados sandungueros de “Tambo” y los bronces digitalizados de “Cholito Jr” junto a las melodías selváticas que aparecen por episodios en la mística y ceremonial “Polen”, un tema que también se eleva como estandarte de la cumbia digital.


En 2014 aparece Frutero, el primer disco de Animal Chuki. En este trabajo se entregan temas que se deslizan entre la pista de baile club y las progresiones del dancefloor latino. El álbum contiene 11 tracks. Allí se destaca el vibrante trip de “Frutero”, single homónimo al disco que sobresale porque se puede percibir la voz del decimero Nicomedes Santa Cruz, historiador y leyenda de la poesía afroperuana. Este definitivamente llega a ser un corte que se perfila como una inequívoca aportación en el devenir histórico-musical del Perú.

Ya sea en un trabajo con synthes o arpegiadores digitales, los mentores de Animal Chuki, así como Disidentes, poseen esa capacidad de experimentar con la música para llevarla a otros lugares y dotarla de nuevas estéticas sonoras; ellos son capaces de volver al pasado con melodías del futuro, potenciando de manera electrónica el folclor de su país.


Ya en un momento comentaba Daniel Valle-Riestra: “Tenemos la fortuna de vivir en un lugar donde poseemos la selva, en la que predomina mucho lo tropical, luego se tiene la zona andina donde la música es un poco más melancólica. También se encuentra la costa y su influencia musical afroperuana”, a lo que Andrea Campos complementa: “así que la suerte de estar en Lima, es que es una ciudad donde se asentaron personas de todas esas partes y trajeron algo de su cultura, de la música que se hacía en su lugar de origen. Y es que en Lima fue donde todo eso se empezó a mezclar, de ahí la chicha, ese sonido híbrido que fue inevitable no dejar de escuchar, incluso desde muy pequeña donde ya en espacios tan cotidianos como un bus, el conductor te sintoniza esa música. Así que, cuando te enfrentas a ese sonido como en mi caso, empiezas a explorar, a preguntarte de donde sale todo eso.”

La cuna: Infopesa

alberto

Si bien, en Colombia conocimos algo de la cumbia gracias a la difusión que hizo Discos Fuentes. Sin embargo, en Perú el sello Infopesa, gran institución musical dirigida por Alberto Maraví, ha sido pionero en la exploración de este género. ¿Han tenido la oportunidad de conocer este sello o de escuchar alguno de sus catálogos musicales?

“Mucha gente conoce la historia de Infopesa porque en efecto marcó una identidad musical. Maraví descubrió y curó gran parte de la música peruana, apostó por la chicha, por la cumbia, la música tropical. Aunque no hemos tenido la fortuna de conocer a Alberto Maraví, sí conocemos los vinilos que ha prensado Infopesa. Por supuesto hemos escuchado a Los Mirlos, Los Pakines, Pintura Roja, hasta Los Destellos.”

En la cumbia digital que se está dando en Perú se exploran diferentes vertientes sonoras folclóricas sobre la base de la electrónica. ¿Creen que eso en parte se le puede atribuir a la exploración de Alberto Maraví que a través de Infopesa dio a conocer legendarios artistas de los cuales incluso hoy se guarda su legado, uno como el de la chicha?

Por supuesto. En su tiempo Maraví revalorizó la música peruana, si él no hubiera tenido esa visión, si él no hubiera explorado ese sonido, entonces probablemente no lo hubiésemos conocido de fondo, así que su trabajo fue realmente importante, clave para lo que está sucediendo hoy. Ese material que produjo Maraví, sobrevivió al tiempo. Esa música que dio a conocer la podemos escuchar ahora, y de ahí, se pudieron sacar las bases de lo que se está haciendo hoy, de lo que precede a eso que llamamos cumbia digital.”

Alberto Maraví fue un canal para dar a conocer la chicha peruana. ¿Cómo llegan ustedes a trascender fronteras con su música?

Desde el principio, la idea con Animal Chuki fue compartir nuestra producción sonora de la mejor manera posible. Lo primero que hicimos fue subir nuestra música a SoundCloud, ahí nos dimos cuenta que los primeros materiales que montamos no solo se escucharon en Lima, incluso el primer EP que sacamos [Nativa] fue para un sello español [Folcore]. Luego Capicúa EP lo sacamos con el sello argentino ZZK Records que también nos dio a conocer mucho más. Así que siempre pensamos de una manera global, nos interesa compartir lo que hacemos con la mayor gente posible que se vea conectada con nuestra música de alguna manera.”

Respecto a la cumbia, ¿qué artistas les influenciaron?

“A mí siempre me ha gustado la chicha. Cuando tenía como 14 o 15 años me dio por explorar nuevos sonidos, recuerdo que empecé a escuchar un compilado llamado The Roots Of Chicha, claro, ya había muchos artistas como Los Mirlos, Juaneco y su Combo o “Chacalón” [Lorenzo Palacios], importante exponente, el rey de la chicha en Perú que creo nos ha influenciado bastante, e incluso a otros artistas”, dice Andrea.

 Además se tiene a Los Pasteles Verdes y Los Wemblers. Aunque de la música afroperuana hay mucho también, esta me contagió rítmicamente y me sorprendió ya desde muy pequeño, al igual que el vals criollo peruano, donde tienes a artistas como Chabuca Granda o Eva Ayllon; que en parte inspiró el tema Eva & el Mono [Nativa EP]. Por otro lado está el single del disco Frutero, en donde aparece la voz de Nicomedes Santa Cruz citando un pregón [El Frutero]. Nicomedes, vale la pena decir, fue un historiador y decimero peruano perteneciente a la familia Santa Cruz, muy conocida por cultivar y mantener la esencia afroperuana.

De él recomiendo escuchar una décima que se llama ‘América Latina’, porque allí reivindica ese mensaje de unión entre naciones de Latinoamérica, y sabes, todas esas cosas nos tocan de una manera y nos motivan a componer”, señala Daniel.

***

¿El habitad natural condiciona los modos? No se sabe con exactitud, pero lo que sí es claro es que influye en las formas de hacer música, y ahí se tiene a la capital peruana, donde se está construyendo algo. Algunos lo llaman la movida de la cumbia digital, ¿el futuro de la música latinoamericana? Pues bien, solo nos queda oír para descubrirlo. Aunque es posible que ya estemos viviendo ese futuro sonoro que salió de la actividad experimental que tuvo y tiene lugar en las casas tomadas, clubes, bares y espacios alternativos de Lima.

FacebookTwitterGoogle+Pinterest
Entradas Recomendadas

Deja un Comentario

Ingresa tu búsqueda y presiona “Enter”

10917054_10153082911304416_7038037126143996790_oJake Bugg