“Mis bandas están ansiosas de tocar en Sudamérica” | Mac Jonsson de Frantic Amber

Inicio / Reportajes / “Mis bandas están ansiosas de tocar en Sudamérica” | Mac Jonsson de Frantic Amber

“Mis bandas están ansiosas de tocar en Sudamérica” | Mac Jonsson de Frantic Amber

Fotografía tomada de Facebook

Especial: Metaleros colombianos atacan el mundo.

Por este especial ya han pasado relatos de bandas emergentes como Hypoxia y otras con mayor experiencia como Internal Suffering. Hemos conversado acerca de conformar una banda o establecerse con una en otro país, de mantenerse vigente grabando y girando, y sobre todo, de la movilidad de colombianos hacia exterior para seguir realizando música. Respecto al metal, tal vez no se ha notado el cambio de un género a otro. Sí, el death metal ha dirigido nuestros horizontes auditivos e investigativos.

En esta oportunidad, y para variar nuestro discurso ultra brutal, desviaremos nuestros oídos al death metal, pero melódico y a las bandas mixtas. Este mes charlamos con Mac Jonsson, baterista de Frantic Amber, una agrupación internacional  que tiene su centro de operaciones en Estocolmo. Allí militan integrantes en su mayoría mujeres de diversas nacionalidades (Dinamarca, Suecia, Japón) y Mac que nació en Colombia. Es internacional contrario a Castrator, segunda banda de la baterista de Hypoxia, agrupación desterritorializada, ya que todas residen en otros países o ciudades fuera de New York, lugar que tienen como punto de encuentro.

(Encuentre aquí: “Siempre fieles a nuestro gusto por el Death Metal” | Goretrade)

El primer acercamiento que Mac tuvo con la música fue a los 7 años con el piano. A los 13 años tomó la batería, pero muchos de sus amigos ya la tocaban. Así que de manera autodidacta empezó con la guitarra y el bajo, instrumentos que tocaría en varias agrupaciónes hasta que lo llamaron para volver a retomar la batería. Desde ese entonces ha participado en varias bandas y su vida ha estado completamente dedicada a la composición e interpretación únicamente del metal. En la actualidad participa en dos grupos como Frantic Amber e Immerse In Blood. Además tiene otros proyectos pues se desempeña como músico de sesión y también fue baterista de la reconocida agrupación sueca Decadence.


Su odisea de recorrer el mundo comienza a los 4 años, cuando su madre biológica lo entregó a una agencia de adopción en su ciudad natal, Medellín. Hoy día vive en Estocolmo. De esta manera se ha convertido en ciudadano del mundo del metal. Ha recorrido en giras, mayormente Europa, aunque también países tan distantes como Australia y Tailandia; nunca en América: “mis bandas están ansiosas de tocar en Sudamérica, esperamos hacerlo pronto”.

Frantic Amber toca frecuentemente fuera de Suecia, la mayoría de presentaciones son los fines de semana y pueden varias de entre una a tres; de igual manera realizan giras extensas. El año pasado estuvieron a punto de tocar en Colombia, infortunadamente no lo lograron, “queremos realmente ir a tocar, esperamos con suerte lograrlo pronto”. Su apreciación de la escena metalera mundial es amplia, “donde sea que vayas, te encuentras con otros metaleros y músicos, la música es un lenguaje universal”. Por otro lado, encuentra diferencias entre la escena sueca y otras, “por ejemplo, lo más probable es que la audiencia en Escandinavia solo este de pie y viendo el show, ¡aún si les gusta! En otros países la multitud es completamente chiflada”.


La música que siempre ha tocado es metal de diferentes estilos, desde power hasta brutal death: “Fui al programa de secundaria musical, estudié muchos géneros diferentes y toqué bajo, piano, batería y canté en algunos coros. Al mismo tiempo, toqué en bandas de metal y de covers de rock de los setenta, rock moderno y blues”. Para él es trascendental disfrutar lo que se toca y saberlo expresar en los grupos donde participa: “Pienso que es importante que aprecies realmente la música que tocas, especialmente si eres parte de una banda […] Cada uno lleva sus propias influencias, así que tienes que ser mente abierta también”. Aunque Mac también cuenta que creció con el metal, “cuando tenía 6, escuché un casete de WASP. Desde entonces siempre he sido metalhead, pero me he mantenido compresivo con otros géneros”.

Le dedica la mayor parte de su tiempo a la música, “las bandas absorben muchas tiempo, no solo ensayando y practicando. También grabando y produciendo canciones, rodando videos y en el manejo de tareas como redes sociales, sitios Web, promoción, representación, entrevistas, material gráfico y etcétera… aunque trato de permanecer mucho al aire libre, caminando o montando bicicleta en un entorno natural o viajando”.

Tener más bandas al mismo tiempo ha sido complejo para él. Según sus vivencias si una banda está activa e inicia una gira todo se dificulta. “Por muchos años tuve tres o más grupos y proyectos al mismo tiempo. En aquella época consumían la mayor parte de mi tiempo. Más adelante con bandas que giran frecuentemente, se convertía cada vez más en una dificultad para manejar otras agrupaciones dependiendo de qué activas estén”, cuenta Amber.

Ahora él le invierte más tiempo de composición y ensayo a Frantic Amber, puesto que con su segunda banda, Immerse In Blood, ensayan una vez al mes debido a que sus integrantes viven en diferentes ciudades de Suecia.

No olviden seguir cada mes nuestro especial, el próximo mes con más sorpresas.

FacebookTwitterGoogle+Pinterest
Entradas Recomendadas

Deja un Comentario

Ingresa tu búsqueda y presiona “Enter”

Espinoza bandaCaptura