“Creo que la música puede ir más lejos sin las amarras del mercado” | Alejandro Paz

Inicio / Entrevista / “Creo que la música puede ir más lejos sin las amarras del mercado” | Alejandro Paz

“Creo que la música puede ir más lejos sin las amarras del mercado” | Alejandro Paz

A los 12 años Alejandro Paz ya se encontraba estudiando música. Se educó en guitarra clásica y luego prosiguió con composición en música popular. Desde muy pequeño se acercó al arte de organizar sonidos y silencios utilizando los principios fundamentales de la melodía, la armonía y el ritmo. Su conexión con la música fue algo que en parte fue posible gracias a la influencia de familiares melómanos y músicos. Y eso rindió sus frutos. Hoy Paz es uno de los productores clave de la escena chilena de música electrónica de baile. De las fiestas under de Santiago, pasó a ser anfitrión en una de las sesiones del reconocido Boiler Room, sin dejar de mencionar que fue parte de un festival tan importante como el Sónar en Barcelona.

Este personaje también es reconocido por su labor en la dirección de la radio en línea del sello Cómeme, label con la que editó su EP Free (2012). Este material incluyó temas como “Duro”, pista de ritmo espacial donde pinchaba un poco de house lo fi produciendo ese sonido viejo de las baterías y copando la atención entre los arquetipos chilenos del beat. Aunque su tema “El House” pudo con tranquilidad volverse un hit en las discotecas.

Sin embargo, su catálogo sonoro no se queda en eso. Este productor reivindica el house y el techno en sus propios términos. La calidad y singularidad no es lo único que caracteriza su producción sonora. Su música está construida sobre la base de un discurso consciente y elaborado. Cada componente estético, sonoro y lírico de su obra se desprende de un concepto, siempre está pensado sobre alguna idea, un discurso e incluso una experiencia. Los detalles siempre son importantes. De ahí la esencia transgresora de su repertorio.

¿Dónde termina el arte y empieza el capital?

Alejandro Paz

Paz fue parte del booking del reconocido sello Kompakt. Cuándo le preguntamos cómo fue la experiencia de enfrentarse a un mercado tan organizado y profesional como el de Europa y, en este caso, el alemán, él nos cuenta que hay factores tanto positivos como negativos. “Por un lado la depuración de la técnica en los procesos creativos y productivos es muy estimulante”. Luego repone: “Por el otro, la ‘profesionalización’ mata bastante el ‘oficio’ y muchos terminan más preocupados por vender discos que por hacer música libremente. Hacer un sello puede encerrarte mucho, pues según se entiende, normalmente hay que lograr un ‘sonido’ del sello y eso atrapa la creatividad de los músicos/productores.”

No obstante, el músico chileno sabe alejarse de las fórmulas y tiene esa capacidad de construir su propia identidad sonora. Nada más hay que oír “Solo por Dinero”, una pista que hizo para Club de Discos [plataforma de Doritos México que da espacio a las propuestas musicales alternativas]. En ese corte el artista introdujo estribillos de la talla: “una pregunta que me hago es ¿dónde termina el arte y empieza el capital?”. Él aprovechó la oportunidad para llevar el house a una dimensión más crítica ejecutando al mejor nivel electro una protesta en la que resalta las realidades comerciales a las que se ve sometida una creación musical.

Respecto a la naturaleza irreverente que caracteriza el argumento de este corte, Alejandro incluso explicaba: “las letras tienen una intención clara, espero que se note cuando se escuchan. Para mí es importante hablar en primera persona. No me viene bien hablar de los demás.”

Asimismo, deja claro que la canción no fue irónica y detalla que “honestamente es una pregunta que nació en un momento de crisis. Me llegó esta oferta para componer un track para Doritos -que es Pepsico– y eso me provocó muchos conflictos, pues es una empresa multinacional con la que no comulgo en muchas de sus prácticas. Pero, por otro lado, necesitaba con urgencia dinero, estaba muy pobre. Así que acepté la oferta y me dediqué a escribir de la situación que estaba viviendo por aceptar ese trabajo. No me interesa plantearme como un héroe ni nada, solo quería compartir la pregunta y el conflicto que tuve en ese momento.”

La praxis electrónica de Paz

Sea con un VST (Virtual Studio Technology), un software o diferentes sintetizadores, Alejandro produce música con lo que esté a su alcance, “con lo que me permita el dinero y me haga sentido en el momento. En verdad creo que se puede hacer música con cualquier cosa, da lo mismo si es análogo o digital”, explica él.

Así es Paz, un productor de espíritu inquieto que siempre está inventando sonidos, modificando el idioma musical, subvirtiéndolo. Él reivindica los valores originales de la cultura de club. Se destace de los clichés y se apropia de manera inteligente de sus elementos culturales otorgándole a su producción cierto matiz idiosincrático.

En 2001 por ejemplo editó un EP con el proyecto Parto. Allí también estuvo Felipe Sancho, personaje con el que más adelante incursionó en la electrónica experimental y configuró una propuesta llamada Genéricos. El dúo publicó un LP en 2007. Después bajo la label Huntleys & Palmers el productor chileno publicó su single “Callejero”. A este corte le siguieron “Free” e  Inside Job (2013), este último fue un EP en cuyo repertorio se evidencia el característico sonido de un Roland TR-707.  Allí tiene lugar una música extática, sobria; un sonido en el cual es posible sentir la frialdad de las maquinas. Aunque el repertorio potencia cierto ambiente hedonista y más allá del tripeo creativo reivindica la cultura club desembocando un nuevo lenguaje sonoro para las pistas de baile.

Mediante el sello Sanfuentes Alejandro Paz presentó Váyanse (2015), un EP que incluye dos remixes de Mijo, Sanfuentes y un tercero que es un Radio Edit que él mismo compuso. El trasfondo de la presente obra es interesante. Según el músico, “la intención era expresar rabia y resentimiento. El proceso fue largo y tortuoso. Busqué armonías que me permitieran salir del ‘neoclasicismo tecno’ en el que nos hallamos y que reflejaran la esquizofrenia de mi entorno. Los ritmos son tocados con las manos pero con una arregladita, esto para dar la sensación de banda latina medio amateur.”

“Ritmo”, es otra de las pistas sobresalientes que hacen parte del catálogo del artista. “Este salió en el primer disco (Club Sauna VV.AA. Vol.1) del sello en el que trabajo ahora: Discos Pato Carlos“, dice Paz, quien además deja claro todo lo que concierne a la esencia de este sello:

“Nosotros (Disco Pato Carlos) no hacemos booking, ni representamos artistas, ni vendemos música. En cambio, trabajamos y nosotros nos colaboramos para editar música que creemos relevante y con sentido para nuestro entorno… No vendemos música porque no queremos manejar ningún criterio comercial. En nuestras decisiones siempre apostamos por el arte.  Además, nunca tuvimos plata para comprar en MP3 o en vinilos, por eso cobrar ahora nos parecía un poco hipócrita.”

El productor es un personaje que constantemente se ve en la necesidad de expandir sus horizontes sonoros. Paz tiene una visión clara sobre los valores que figuran en la relación  arte- industria. “Creo que la música puede ir más lejos sin las amarras del mercado”, dice y pronto repone: “No creo que llevar la música lo más lejos posible sea disyuntivo con el permanecer en el circuito independiente. Al contrario, creo que la música puede ir más lejos sin las amarras del mercado. Si alguna producción mía logra inmiscuirse en un circuito más amplio, espero que no sea adaptándome a ese circuito, sino al revés.” Claro, luego de eso salió la pregunta obligada.

Alejandro, usted ¿qué piensa acerca de la electrónica que se está produciendo en América Latina?

“Creo que al fin la electrónica en América Latina se está liberando de sus propias amarras, pienso que está empezando a mirarse a sí misma antes de mirar a Europa o Estados Unidos.”

FacebookTwitterGoogle+Pinterest
Entradas Recomendadas

Deja un Comentario

Ingresa tu búsqueda y presiona “Enter”

10380629_10152892161996978_5102087147688032780_oSoda Stereo