Gustavo Cerati | Ahí Vamos

Inicio / Review / Gustavo Cerati | Ahí Vamos

Gustavo Cerati | Ahí Vamos

Por
In Review
puntaje7

7

Nuestra Calificación

Resumen Un álbum que alcanzó a forjar un mercado de difusión por medio de sus propios argumentos; uno que logró cautivar una nueva generación de seguidores para el músico gaucho

A casi dos años desde su desolador fallecimiento, para muchos de nosotros continúa siendo increíblemente difícil escribir algo objetivo sobre el gran Gustavo Adrián Cerati.

[Playlist] Gustavo Cerati: “El arte de vivir por encima del abismo”

Hasta el día de hoy sigue remanente en el aire la profunda tristeza de su deceso, el enorme agujero cultural que dejó en millones de corazones y el vacío que produce esa sensación generalizada que su legado, como el músico más prolífico en la historia de la música latina, podía haber dado, incluso después de todo lo que logró, un poco más de creatividad artística. Factores que dificultan una apreciación inmune a la nostalgia y el enamoramiento ciego por su obra.

Casi una década después de la disolución de Soda Stéreo, Gustavo se encontraba en la cima de su trayectoria como músico solista. Validado por tres increíbles discos previos: Amor Amarillo 1993, Bocanada (1999) y Siempre Es Hoy (2002), Cerati debía enfrentar ahora el predicamento de concebir un álbum que no se viera opacado por la genialidad de estos antecesores en donde exploró matices como el shoegaze, el trip hop e incluso la música electrónica.

Así bien, en una movida bastante astuta, Adrián decide llevar a su cuarto trabajo de larga duración a las bases que lo vieron nacer como compositor. En parte, y son sólo especulaciones, debido ante lo que sería la inminente reunión de Soda un año después. No por nada, Ahí Vamos es la producción en la carrera de “Gus” que mayor familiaridad posee con la agrupación insignia y la que deslumbró a todo un continente durante quince vertiginosos años.

Este trabajo, si bien es el musicalmente menos atrevido en la faceta solitaria de Cerati, no deja de ser uno sólido e impecablemente producido. Aquí vemos como efectivamente el argentino retoma dinámicas instrumentales que hallamos en las últimas entregas de Soda Stereo como Dynamo (1992) y Sueño Stereo (1995), aunque con un menor grado de aquel difuso pero innegable estigma llamado “rock en español” y apelando más hacia corrientes anglo.

→ Cerati: Pensador musical después de la tempestad

Al Fin Sucede“, track encargado de inaugurar el disco, es el ejemplo perfecto de esta mayor prolongada visión fronteriza del compositor: guitarras agresivas y un aire de rock moderno que predominan a lo largo del material. El contundente riff del siguiente corte titulado “La Excepción” continúa apelando a dicho argumento. Ambos cortes cuentan con una estructura sencilla, una introducción infalible que ofrece un gancho comercial atractivo. Nada que reprocharle a este genio.

A partir de1 entre 1000” las cosas comienzan a ponerse más interesantes. Bajo una cortina altamente “blusera”, alternado con rasgueos melancólicos de la guitarra, comienzan a llegar los usuales versos encriptados en la lírica de Gustavo. Habla sobre la fusión de almas entre dos personas en el clímax del enamoramiento.

Solo endivias como manjar
La delicia nada más criminal

Si las larvas pueden ser dulces
mal vecino, las exterminará

En “Caravana“, sin embargo, hay un ligero sin sabor. Personalmente no logro entender esta canción en su conjunto. El ritmo acelerado de la percusión hace un poco forzada la melodía de la letra, la cual no es la más inspiradora. A pesar de esto, Gustavo se redime inmediatamente con “Adiós“; un tema dócil de rock clásico por momentos trágico y en otros esperanzador que se vale de una imagen “vintage” la cual retomará más adelante. Narra una breve historia romántica con una difícil moraleja:

Ponés canciones tristes para sentirte mejor
Tu esencia es más visible, del mismo dolor, vendrá un nuevo amanecer.

Separarse de la especie por algo superior no es soberbia, es amor
Poder decir adiós es crecer.

Después, recogiendo del espíritu tranquilo del Siempre Es Hoy, “Me Quedo Aquí” aterriza desde el cielo con guitarras acústicas y un tono liberador en la voz. Perfecto para un día de campo o un paseo por carretera:

Todo se movió y es mejor quedarse quieto
Pronto saldrá el sol y algún daño repondremos
Terco como soy, me quedo aquí
La tinta no seco y en palabras dije muchas cosas
Pero en mi corazón todavía queda tanto por decir

Ahora, retrocediendo mucho más, hasta las melodías de Soda, directamente desde los libros del Dynamo, llegan respectivamente “Lago En Cielo” y “Dios Nos Libre“. La primera, con más efectos, guitarras profundas y una ambientación sideral.  Un tema que invita a la reflexión privada y el añorar aquella compañía perdida en tiempos pasados. La segunda, mucho más movida en el compás, acompañada por rasgueos gruesos y un exorbitante solo de guitarra.

… si adelanté no me hagas caso, a veces no puedo con la soledad

Vamos despacio para encontrarnos, el tiempo es arena en mis manos. 

Sé por tus marcas cuanto has dejado, para olvidar lo que hiciste, sentir algo que nunca sentiste

Tras la incursión de la enternecedora balada juvenil “Otra Piel“, la cual disminuye los bríos hasta el enamoramiento gracias a sus dedicatorias poéticas, aroma a soul seductor y bossa nova veraniego, Cerati introduce la espectacular “Medium“; tal vez el corte más subestimado de todo el álbum. Con un magistral acople de guitarras, esta canción presenta una gran variedad de densidades en dicho instrumento sobre la la versatilidad que le otorga un tempo lento y ligero. De nuevo, un mensaje que se clava en lo profundo del corazón:

Ya tantas veces morí, nunca me pude ir
El arte de vivir por encima del abismo 
estoy condenado a errar (de amor en amor…)

 La última gran perla del Ahí Vamos es “Crimen“, inicia con acordes en el piano y unos discretos tonos del bandoneón. El track te arrulla con calma y dedicación, casi con una mirada materna. Concebido como una banda de salón de los años cuarenta, retoma aquel aire retro que había dejado “Adiós” minutos atrás, pero sumergiéndose más profundo en una especie de melancolía sin dedicatoria explícita. No sabemos si Gus se refiere a sí mismo, un “otro yo” o concibe una entidad distinta. En todo caso, a pesar de no contar con la prosa más adornada, logra introducirse en nuestra imaginación.

Por último, con una estética nocturna y citadina, “Jugo De Luna” es la encargada de servir de epílogo para la placa. Tal vez hubiese sido mejor “Crimen” para esta tarea, pero aquí ninguno de nosotros cuenta con la autoridad o el criterio apropiado para dictaminar semejante designio.

→ Gustavo Cerati: Líneas paralelas

Ahí Vamos es un buen disco, uno bueno que se queda corto frente a la calidad inefable de sus predecesores. Tal vez resulte atrevido etiquetarlo como el inicio del declive en la rampante trayectoria artística de Cerati, pero ante el tímido recibimiento de Fuerza Natural tres años después y la lamentablemente partida del cantante, resulta imposible no situarlo de manera retrospectiva como uno uno de los puntos menos álgidos de su admirable carrera.

Por otro lado, también sería negligente ignorar que fue un álbum que alcanzó a forjar un mercado de difusión por medio de sus propios argumentos; uno que logró cautivar una nueva generación de seguidores para el músico gaucho, revitalizando su carrera en medio de una década en la que la música latinoamericana sufría la avasallante popularidad de las nuevas tendencias “indie” que por ese entonces se apoderaban del panorama global.

Sea cual sea el diagnóstico final, gracias por esto y por tanto, Gustavo.

FacebookTwitterGoogle+Pinterest
Entradas Recomendadas
Mostrando 2 comentarios
  • Mariano Roberto Chumpitaz
    Responder

    Es un album muy integral y sòlido en cada una de sus canciones. Dìficil decir si es el punto màs alto de Cerati porque su carrera ha estado caracterizada por tarbajos de primer nivel. No comparto la parte final de la reseña. Este albùm engloba varias de las mejores composiciones de Cerati: Lago en el Cielo, rimen, Me quedo Aquì, Adios, Jugo de Luna, Medium, Bomba de Tiempo, La Excepciòn,etc. Ademàs de haber asentado la base sonora del regreso de Soda Stereo en 2007.Y para muchos es el mejor disco de Cerati por la calidad compositiva y su capacidad para dejar huella entre el gran pùblico.

    • Julian
      Responder

      Muchas gracias por leer y tu comentario, Mariano. Un saludo.

Deja un Comentario

Ingresa tu búsqueda y presiona “Enter”

kali_uchisrolling stones