Michael Kiwanuka | Love & Hate

Inicio / Review / Michael Kiwanuka | Love & Hate

Michael Kiwanuka | Love & Hate

Michael Kiwanuka | Love & Hate

Puntaje - 8

8

Nuestra Calificación

Resumen Es un disco que vale la pena escuchar, no porque probablemente se perfile entre los mejores de este 2016, a decir verdad es valioso porque que trasciende géneros, disciplinas artísticas y formas de expresión existentes.

Michael Kiwanuka, como pocos, tiene la habilidad de confeccionar un sonido entrañable, el sabe crear una composición sentida y lo suficientemente nostálgica que es capaz de volcar emocionalmente al oyente. La muestra son piezas como “Home Again”, “Bones” y “I Won’t Lie”.

Escuchar su música es encontrarse con una pequeña parte de la historia de la música afroamericana. Una vez nos enfrentamos a placas como Love & Hate (2016) descubrimos porque lo han comparado constantemente con grandes intérpretes como Bill Withers o el gran Otis Redding; y es porque su voz es poderosa y auténticamente conmovedora mientras que su sonido toca lo más profundo de nuestra sensibilidad.


En su segunda placa Kiwanuka aparece más reflexivo, aunque no ejecuta una disgresión compleja, si nos lanza estribillos con alta carga literaria. Como soporte para su discurso sociocultural nos pinta un mundo a dos colores en el clip de “Black Man In A White World”. El encanto blues-folk y soul de esta canción aparece revestido con piscas de funk (muy a la Curtis Mayfield), donde el cantante británico nos expone su visión de un mundo blanco con versos esclarecedores, memorables y honestos como: “I’m in love but I’m still sad. I found peace but I’m not glad.”


La forma de cantar del compositor británico hace que el disco parezca un clásico desde la primera escucha. Pero no es así. Puede que el artista apele a un sonido que parece condenado a desaparecer, pero el hace este trabajo con una producción actual. Kiwanuka no se queda solo mirando hacía el pasado, también nos habla en clave de R&B contemporáneo. Tampoco se dedica a confeccionar las letras simples, puede que esa sea la impresión a primera vista pero en realidad no son tan obvias. No hay que subestimar el poder de su lírica y su forma poética para expresarse. Cada track en esta placa puede leerse como una pequeña novela melancólica. Los intros, las estrofas, los interludios, las frases, la manera en que se ordenan las palabras, guardan una clave, un mensaje críptico que, a la final con diferentes escuchas cobran variedad de sentidos.

(Encuentre aquí: reseña de Amy: The Girl Behind The Name)

Es un verdadero deleite adentrarse en las letras de canciones como “I’ll Never Love” que es una de las baladas más conmovedoras del álbum. Allí el rango vocal del músico alcanza cierto magnetismo mientras nos narra que “nunca amará o necesitará a alguien”. Aunque el clímax llega con “Rule The World”, un tema mucho más rico en el plano musical. Es noble y a la vez potente. A su modo, es puro soul-rock a la Charles Bradley que trasciende de manera magistral de los niveles más sentimentales del góspel, esto gracias a una sección de cuerdas que aparecen bajo un coro penetrante, el cual se extiende hasta el final de la canción.

“The Final Frame” no solo es la pista final del larga duración, es el gran suspiro del rock primigenio. Aquí todo termina con una bella orquestación: las cuerdas del piano y los violines aparecen proporcionando una suave tonada, la cual es interrumpida continuamente por una sentida descarga de guitarra. El resultado es un balance justo entre exactitud y explosión, entre la nostalgia rockera y el clamor del R&B, elementos fundamentales de la cohesión y el sentido de fuerza que transmite Michael Kiwanuka, aquel cantante cuyos padres, décadas atrás, se vieron obligados a salir de Uganda huyendo del régimen del temido Idi Amín.

Así fue como este músico terminó viviendo en el Reino Unido, su centro de operaciones, desde el cual nos regala un sentido material como Love & Hate (2016), un disco que vale la pena escuchar, no porque probablemente se perfile entre los mejores de este 2016, a decir verdad es valioso porque que trasciende géneros, disciplinas artísticas y formas de expresión existentes. Simplemente conmueve.

FacebookTwitterGoogle+Pinterest
Entradas Recomendadas

Deja un Comentario

Ingresa tu búsqueda y presiona “Enter”

kickassthe strokes