The Claypool Lennon Delirium | The Monolith of Phobos

Inicio / Review / The Claypool Lennon Delirium | The Monolith of Phobos

The Claypool Lennon Delirium | The Monolith of Phobos

The Claypool Lennon Delirium | The Monolith of Phobos

Puntaje - 7.5

7.5

Nuestra Calificación

Resumen En 'The Monolith of Phobos' los artistas demuestran una capacidad compositiva para construir temas envolventes, con una profundidad sonora que embriaga.

The Claypool Lennon Delirium es un proyecto musical de Sean Lennon y Leslie Edward “Les” Claypool, dos personajes que este año exponen sus ambiciones musicales en  The Monolith of Phobos (2016). El material no es la bandera de la renovación musical, pero se situa como una producción donde los artistas descansan sobre una delgada línea que separa el rock progresivo de la psicodelia y el space rock. El resultado son 11 tracks donde los artistas demuestran una capacidad compositiva para construir temas envolventes, con una profundidad sonora que embriaga.

No se debe negar que sus trucos melódicos son tan entretenidos que nunca se vuelve molesto. La primera muestra de esto es “Cricket and The Genie (Movement I The Delirium)”, donde nos hablan de un niño que se engancha a los medicamentos recetados legalmente hasta que arruina su vida. Pero la historia se reproduce sobre un psych-pop explosivo con un intro cuya sonoridad puede evocarle a la primera escucha la psicodelia más cercana a “Elephant” de Tame Impala.

Mientras este corte da lugar a ritmos abrasivos y diversas distorsiones hasta terminar con un interludio desolador donde predomina el gorjeo de los grillos y algunos pájaros, el tema homónimo del LP nos lleva a repasar una buena parte de la historia del rock. Digamos que en “The Monolith of Phobos” es notable la presencia de distintos artilugios electrónicos (loops) que potencian su carácter envolvente. Sin embargo, son los slides, las distorsiones y el reverb son los efectos que terminan de dotar la canción de cierto misticismo.

Aquí nos conectamos con un ritmo muy marcado, sobre el cual un par de coros de un corte muy etéreo se van apoyando sobre una línea de guitarra ácida y profunda, la cual se contrae y se expande, a tal punto que, nos remite a ecos de la psicodelia beatle del 67. Aunque el rango vocal inmediatamente nos evoca las texturas sonoras más pinkfloydianas.

claypool

Luego se tiene la experimental “Bubbles Burst”, que no es una explosión sonora repentina. Allí el punteo de la guitarra llega a puntos de clímax mientras que aparecen versos que son interpretados por  voces superpuestas (muy retocadas); estas van aumentando su intensidad, se reproducen sobre un conjunto de melodías etéreas, una cadencia ralentizada que nos lleva por un sendero más introspectivo.

Y aunque la siguiente canción no produce los mismos efectos de euforia que genera el OxyContin, vale destacar que causa una ligera estimulación en nuestro sistema auditivo. Digamos que en “Oxycontin Girl”, Lennon y Claypool suenan fantasmagóricos y aparecen más reflexivos, surrealistas y oscuros, tanto en lo musical como en lo argumental. En su experimento musical, ellos hacen mención de los famosos analgésicos opiáceos y su poder adictivo. A su modo, cuestionan de forma implícita la falta de regulación de este tipo de medicamentos; y no es para más, en un mundo donde las grandes compañías farmacéuticas todavía siguen ganando dinero vendiendo Vicodin, OxyContin, Percocet y morfina (drogas legales altamente adictivas recetadas a niños y adultos), mientras hay una guerra contra las drogas ilegales, que siendo criminalizadas están arruinando toda una subsección de otra sociedad. Parece que al final, en este tema de las drogas (como en casi todo), la ley no es una cuestión de justicia sino de poder.

collage_background

Al final,  The Monolith of Phobos (2016) es un viaje de historias y composiciones sonoras mutantes (algunas tienen como base la vieja escuela del space rock). Por nada, el nombre de la placa hace alusión a un monolito que yace en Fobos (la más grande de las dos lunas de Marte), y que desde su descubrimiento ha generado interés no solo en los astrofísicos, sino en escritores de ciencia ficción. Historias quiméricas sobre la naturaleza de este monumento de piedra de una sola pieza han inspirando a grandes como Stanley Kubrick [en especial, para la emblematica escena de 2001: A Space Odyssey (1968)] y ahora a músicos como Lennon y Claypool.

A continuación haga clic en la imagen para escuchar el LP.

Lennon

FacebookTwitterGoogle+Pinterest
Entradas Recomendadas

Deja un Comentario

Ingresa tu búsqueda y presiona “Enter”

Paralelo-23Iggy Pop