20 años sin Michel Alboreto, la última sonrisa italiana de Ferrari

24 de abril de 2021

Fue el 25 de abril de 2001 cuando la Fórmula 1 y todo el mundo deportivo tuvieron que lidiar con un dolor repentino, terrible e insoportable: Matt Michel Alboreto, uno de los héroes más queridos de todos los tiempos.

Un accidente fatal para él fue un choque en el volante de un prototipo de Audi, durante una prueba en el Lusitzring. Porque para Michel, que había renunciado a la Fórmula 1 a finales de 1994, nombrar al “ex piloto” no era práctico. Allí nació el piloto. Y el piloto, lamentablemente, permanecerá hasta su último aliento terrestre.

Milán de nacimiento, su radar siempre estuvo dirigido a la cercana Monza. Efectivamente, hizo sus primeras carreras en la Fórmula Monza, con tan solo veinte años, con la Scuderia Salvati. De ahí el salto a la Fórmula Italia, luego a la Fórmula 3, a la Fórmula 2, al Campeonato Mundial de Prototipos.

Sin embargo, la determinación feroz va acompañada de modales educados y una sonrisa firme, incluso en los días más oscuros. Un caballero, que finalmente encontró abiertas las carreteras de Fórmula 1 en 1981, está al volante que sólo Tyrrell se aleja de las glorias de la década anterior. Pero con Alboreto al volante eso volvió a la victoria. Ya en 1982, en Las Vegas. Luego, al año siguiente, también en Detroit, demostrando que Caesar’s Mansion no fue una explotación improvisada.

Drake se enamoró de Milán, quien creció profesionalmente en Monza y pronto quiso vestirlo de rojo. Raro, en muchos sentidos, dado que un piloto italiano no ha conducido un Ferrari durante años. Más tarde, Alboreto no solo fue el último italiano que Enzo Ferrari eligió personalmente, sino que también fue el último en ganar (hasta ahora) el Gran Premio de Caballos rebeldes.

READ  La llegada de la línea dedicada al pádel, el fenómeno deportivo del momento FOTO - Newsbiella.it

Sin embargo, su experiencia en rojo dejó más remordimiento que satisfacción. El Mundial de 1985 soñó y luego desapareció debido a alguna turbina infame. Luego el debate en 1986 sobre el pase a Williams 1987 (que habría dominado ese torneo) se desvaneció, con el pesar de que Berger lo reemplazara como primer mentor.

El regreso a Terrell también fue amargo, a pesar de un extraordinario tercer lugar en México. De hecho, dejó Alboretto a pie después de solo seis carreras por un problema con el pastor y se vio obligado a terminar su carrera al volante de pequeños equipos: Larus, Futurk, Scuderia Italia, Minardi. Con el último, el último episodio: sexto lugar en Montecarlo. Pero también el accidente en el garaje de Imola, último capítulo del fin de semana más trágico de 1994.

Todo mientras mantiene su sonrisa, encanto y confianza como piloto en otras ocasiones. Y una segunda carrera, con llantas cubiertas y colores Audi. Colores que han desaparecido repentinamente hace veinte años. Su esposa, Nadia, le dijo al periódico Corriere della Sera: “Lo escuché por la mañana, dijo que vendría temprano para ayudarme con las niñas. Michel fue un padre maravilloso”. Que nunca deja de amar los burritos como el resto del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *