América Latina y el Caribe. Diferentes momentos para superar los efectos económicos de la epidemia

Por Paulo Menchi

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, cuya abreviatura en inglés es el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (en español es el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), es una organización fundada en 1965 para apoyar y promover una serie de acciones encaminadas a mejorar las condiciones de los países subdesarrollados. ; Está compuesto por representantes de 48 Estados miembros, 27 de los cuales se eligen entre países en desarrollo y 21 de economías desarrolladas.
Según un análisis recién publicado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, las consecuencias económicas de la pandemia han sido menos catastróficas de lo esperado hace un año, pero eso no quiere decir que no sean peligrosas.
Se estima que uno de cada tres países de América Latina y el Caribe sufre de «debilidad financiera», según una cuenta que toma en cuenta el nivel de endeudamiento, liquidez y capacidad de pago de la deuda contraída.
De los 40 países de la región, 14 se consideran en riesgo, mientras que otros 5 (Argentina, Venezuela, Ecuador, Granada y Belice) han sido identificados como de «vulnerabilidad severa», pero específicamente para la mayoría de estos países de alto riesgo, las medidas Previsto a nivel internacional para paliar problemas económicos, como un retraso de la deuda aprobado por el G20 o la asistencia del Fondo Monetario Internacional, y por tanto tienden a empeorar. En la región de América Latina y el Caribe, solo Nicaragua, San Vicente, Granadinas, Honduras, Dominica y Haití pueden acceder a estas medidas, por lo que se excluyen los países con dificultad y que tienen mayor población.
El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo teme que sin la ayuda de todos los países necesitados, aquellos que ya son los más difíciles, además del riesgo de impago, no podrán recuperarse incluso después de que termine la emergencia pandémica.
Mientras tanto, el Banco Mundial ha publicado un estudio en el que destaca que América Latina ha estado entre las regiones más afectadas por las consecuencias para la salud, particularmente Brasil y México, y las consecuencias económicas de Covid 19, al tiempo que destaca las consecuencias menos dañinas de lo esperado. ; De hecho, el PIB en 2020 disminuyó un 6,7% frente a un 7,9% estimado, mientras que en 2021 hoy se espera una recuperación del 4,4% frente al 4% calculado hace unos meses.
Continuando con este ritmo, a fines de 2022, el nivel de PIB que existía antes de la pandemia, aproximadamente un año antes, se recuperará de lo esperado. Pero no todos los países de la región tendrán el mismo calendario, y si Paraguay y Guatemala, a pesar de su pobreza, son los únicos que regresarán a los niveles de PIB de 2019 para fin de año, entonces hay países que alcanzarán esta meta. en los tiempos promedio esperados para la región como Brasil, Chile, Colombia, Perú, Uruguay, Costa Rica, República Dominicana, San Vicente y las Granadinas. Las peores perspectivas son para México, Bolivia, Panamá, El Salvador, Honduras y Nicaragua, que alcanzarán la meta a fines de 2023, mientras que Argentina, Ecuador, Haití, Jamaica, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Santa Lucía y Surinam tendrá que esperar hasta 2024.
En la región hay un país pequeño, Guyana, que recientemente descubrió un gran campo petrolero y siguió creciendo en dos dígitos incluso durante la epidemia, mientras que Venezuela no ha sido considerada por el Banco Mundial y no forma parte del pronóstico. un estudio.

READ  Principales registros de fabricantes, ingresos, volumen, participación de mercado y análisis de tendencias: Ciao Juve

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *