Argentina. Fernández sale del país del grupo de Lima. Chispas del Mercosur

Por Alberto Galvi

Bajo la presidencia argentina, se celebró el 30 aniversario del Mercosur en forma de Internet, un espacio cultural de libre comercio entre Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay que ha crecido en los últimos 30 años con la adhesión de Venezuela, hoy está suspendido, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú. Además de los aspectos económicos y comerciales, así como la libertad de circulación de las personas, se han fortalecido los sistemas educativos, y como se expresa en el documento conjunto, “Los jóvenes nacidos y criados en estos años pasaron su vida en una democracia garantizada, en el Mercosur, del Protocolo de Ushuaia de 1998.

Marina Serene. (Foto: Facebook).

En la audiencia informal de la Comisión de Relaciones Exteriores en el salón dedicado a la celebración del 30 aniversario del nacimiento del Mercosur, la vicecanciller Marina Serini afirmó que cree que “Italia, Europa, América Latina y el Caribe no solo comparten un inseparable pasado, pero también un presente de sensibilidad e intereses. Países convergentes, con el objetivo de construir un futuro de prosperidad mutua, Italia seguirá comprometida, tanto bilateralmente como en Europa, para fortalecer y fortalecer este camino común “. “Quiero recordar – continuó Serene – el papel de la comunidad italiana en la región. De hecho, hay más de dos millones de italianos inscritos en el registro italiano que residen en el extranjero en 2019, pero si también tenemos en cuenta a los descendientes de italianos, llegamos a unos 40 millones de personas. Hoy, Italia es uno de los principales países de inversión en América Latina y el Caribe. En 2019, el saldo de la inversión extranjera directa en la región de América Latina alcanzó los 33,5 mil millones de euros, mientras que si tenemos en cuenta Solo con la afluencia de 2019, la cifra fue de 4.000 millones de euros. Un resultado mucho mejor que nuestra inversión directa en otras zonas del planeta “.
Por tanto, ha llegado el momento -como dijo el viceministro- de dedicar la atención a esta región en proporción a su importancia estratégica. Con esto en mente, Italia siempre ha apoyado la celebración del acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur, convencida de que será un poderoso catalizador para las relaciones comerciales y de inversión entre nuestras dos regiones. El acuerdo brinda a nuestras empresas grandes oportunidades en términos de comercio de bienes industriales y agrícolas, servicios, compras públicas e inversiones ”. “En un momento en que el Mercosur y la Unión Europea enfrentan las consecuencias de la pandemia – concluyó Serene – el acuerdo también podría contribuir a la recuperación y relanzamiento de sus respectivas economías”.

READ  Ofrece a Joe y Kamala explicar su política económica a los estadounidenses - La Voce di New York

Pero el hipotético encuentro entre los jefes de Estado del Mercosur no fue con rosas y flores. De hecho, ha habido vergonzosas fricciones entre el presidente argentino Alberto Fernández y el colega uruguayo Luis Alberto Lacalle Poe por la elección, que el propio Fernández anunció ayer, de abandonar el Grupo de Lima para aliviar el aislamiento impuesto a Venezuela. La crisis que llevó a medio mundo a admitir al oponente Juan Guaidó.

El Grupo de Lima es un foro regional aliado con Estados Unidos y ferozmente crítico con Venezuela, que fue formado en 2017 por 16 países de la región para contrarrestar el régimen de Nicolás Maduro.
Los estados signatarios son Argentina, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Brasil, Canadá, Chile, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, a los que posteriormente se sumaron Guyana, Haití, Santa Lucía y Bolivia. El gobierno de este último, encabezado por Louis Ars, decidió reanudar las relaciones diplomáticas con el régimen chavista.
La permanencia de Argentina en el Grupo de Lima es uno de los ejes de polémica dentro del frente Todos, ya que los kirchneristas se acercaron al principal hombre del régimen populista venezolano, Nicolás Maduro, quien rechaza la personalidad del líder opositor Juan Guaidó.
Fue la vicepresidenta argentina Cristina Kirchner, cercana a las posiciones de Nicolás Maduro, quien pidió a Fernández que abandonara el foro regional, y este último fue crítico con Maduro y está estrechamente asociado con los Estados Unidos de América.
Argentina se retiró formalmente del grupo porque las medidas de aislamiento tomadas por otros países de la región no condujeron a nada.
Kirchneri se pregunta cuál es la posición de Washington, ya que no se ignora ni se fomenta la idea de una posible intervención militar en Caracas. Además, para Casa Rosada, el Grupo de Lima tendrá hoy un claro objetivo de debilitar a la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), desmantelar UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas) y reunir a los aliados regionales de EE. gobierno para lograr un cambio de régimen.
El grupo de Lima, del que el expresidente Mauricio Macri fue uno de sus impulsores, ha sido un problema para Alberto Fernández desde antes de su toma de posesión, cuando recibió presiones de varios sectores para que se fuera y otros para que se quedaran. En un principio, cuando Fernández tomó el poder, trató de evitar abandonar el grupo de Lima, prefiriendo debatir en el espacio gubernamental. El voto de Argentina en Naciones Unidas el año pasado contra Venezuela desató un complejo debate dentro de la coalición gobernante, pero recién hoy el presidente decidió retirar a Argentina del grupo Panamericano.

READ  El riesgo de un golpe de Estado en Ecuador para evitar que gane el candidato socialista. Como en Bolivia (por F. Cassari)

Alberto Fernández dora pretende actuar como enlace con el ICG (Grupo Internacional de Contacto) para Venezuela, que promueve principalmente la Unión Europea y del que Argentina forma parte desde agosto para buscar soluciones pacíficas y democráticas a su crisis. Venezolanos, junto a Costa Rica, Ecuador, Panamá, Portugal, República Dominicana, España, Uruguay, Italia, Alemania, Reino Unido, Suecia, Francia y Holanda. Unirse a este grupo de países representa la intención de Argentina de mantener la igualdad con Estados Unidos sobre las opciones de política que se adoptarán hacia el régimen de Maduro.
En tanto, el ministro de Economía, Martín Guzmán, mantuvo cuidadosas negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (Fondo Monetario Internacional), que es controlado por el Tesoro de Estados Unidos, y cuyos resultados tendrán un impacto en Argentina, especialmente en el mediano plazo. Martín Guzmán conversó con Washington sobre un programa que permitiría a Argentina refinanciar la deuda de $ 45 mil millones en que incurrió el anterior gobierno de Mauricio Macri.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *