“Ciencia y solidaridad para salvar la tierra”

“La Corriente del Golfo es uno de los muchos ejemplos de solidaridad planetaria”. ¿Cómo? “Por supuesto, porque redistribuye el exceso de energía térmica, que se concentra en el Caribe, en las latitudes más altas, por ejemplo, mitigando el clima en el norte de Europa. Algunos economistas están discutiendo herramientas para continuar el crecimiento, pero los científicos sabemos que en el A largo plazo, sin solidaridad, los sistemas materiales, como los sistemas sociales, se vuelven inestables. La ciencia y la solidaridad son inseparables “. El acento de Wolfango Blastino, físico y profesor del Centro Linsu, se apasiona cuando presenta la próxima cita del ciclo de conferencias que preside: Seminario de Diplomacia Científica.

Profesor Plastino, El miércoles 14 de abril, la invitada de honor será Inger Andersen, Subsecretaria General de las Naciones Unidas y Directora Ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. ¿Qué temas cubrirá en su discurso (transmitido desde las 3 pm durante la transmisión en Repubblica)?
Hablará de ciencia y solidaridad por un planeta sostenible. Andersen, economista danesa y experta en desarrollo sostenible, ha cubierto en su carrera una serie de roles esenciales, desde el Banco Mundial hasta diversas agencias de la ONU, que hoy le permiten identificar las herramientas con el que se puede combinar el crecimiento Una adecuada gestión económica y adecuada de la naturaleza y sus recursos frente al cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación ”.

Pero, ¿cómo surgió la idea de combinar ciencia y diplomacia?
“Es muy simple: los políticos tienen que decidir según su conciencia, por el bien de la sociedad. Pero la conciencia es parte del conocimiento: si ignoras un problema no eres consciente de él y, por lo tanto, no tienes la capacidad de posibles soluciones”. . El tema Covid es solo una confirmación más. Para que la política escuche a la ciencia, debemos actuar como diplomáticos, que tienen predilección por el diálogo común con los investigadores. Por eso decidimos reunir a científicos, diplomáticos, jefes de prestigiosas academias científicas y representantes de instituciones internacionales en el simposio, con el fin de que comparen temas de mayor preocupación en la comunidad internacional y en torno a sus perspectivas de futuro “.

READ  Caminar puede ser un peligro real para la salud.

¿Cuándo comenzó la diplomacia científica? En la Guerra Fría, ¿cuándo se encontraron los físicos en manos de las potencias nucleares?
No se puede dejar de pensar en Edoardo Amaldi y otros físicos europeos que, incluso hace unos meses en frentes opuestos, decidieron unirse para establecer el CERN, que es algo parecido al embrión del que surgieron las actuales instituciones europeas. Proyecto Manhattan, no más secretos. Y la tradición continúa: me encanta recordar una hermosa foto de Amalde que ahora es mayor con el joven Christopher Loylin Smith años más tarde, quien se convirtió en Gerente General del CERN, quien a su vez fue el creador de Sesame, el Sincrotrón eléctrico que fue creado en Jordania donde investigadores árabes e israelíes trabajan codo con codo. Porque nuestra suerte como académicos es tener un lenguaje común, que nos permite entendernos incluso cuando el malentendido surge por razones políticas o religiosas “.

El próximo anfitrión del seminario, en junio, será Rafael Mariano Grossi, Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica. ¿Por qué nuclear?
“Porque en muchos países estamos perdiendo habilidades en este sector. Y nuevamente, sin eficiencia no hay conciencia. Sin embargo, la energía nuclear, que ciertamente también tiene aplicaciones militares y controvertidas, está más presente de lo que podemos imaginar en nuestras vidas. Los próximos años, los habrá. Se necesitan cada vez más especialistas en medicina nuclear para tratar el cáncer. La física atómica se está utilizando para estudiar el pasado, gracias a la desintegración radiactiva, para medir el tiempo con una precisión nunca antes alcanzada. acidificación, así como agua dulce, para comprender el tiempo de residencia en los acuíferos. Razones: No podemos ceder la jurisdicción nuclear y delegarla en otros “.

READ  Stem in the city: un maratón "digital y sostenible" con más de 100 eventos online

La sesión finalizará en otoño con la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde. ¿De qué hablará?
“Aún es pronto para decirlo. También nos gustaría hablar de la Unión Europea de la Próxima Generación y cuánto deberíamos invertir en conocimiento, para crear nuevas generaciones de clases dominantes capaces de enfrentar los desafíos que se avecinan. El encuentro con Lagarde será será una oportunidad para mudarse a Turín, en el Teatro Carignano, gracias a la cooperación. Con Agnelli y Collegio Carlo Alberto ”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *