Comparando a Biden y Trump, así es como una triste exhibición de dos ancianos mantiene a raya a un país joven

¿Cómo llegamos tan bajo? Ante las convulsiones finales del desafío Biden-TrumpEl mundo entero se pregunta por el declive estadounidense. Putin, Xi Jinping y Jamenei se alegraron de encontrar la confirmación del declive de Occidente. Los aliados del mundo libre están horrorizados. Pero nosotros, los estadounidenses, también tenemos la moral bajo nuestros pies. Las encuestas dicen: Estos dos viejos que luchan entre sí tienen una cosa en común: son los candidatos menos populares de la historia.

Si Biden flaquea claramente, el clima en el ámbito republicano no será nada alegre. ¿Cómo fue posible llegar a esto? Sin embargo, Estados Unidos es un país de jóvenes. No hay otro lugar en el mundo donde personas de entre 20 y 30 años tengan tanta influencia y poder en el mundo empresarial. No es casualidad que esta economía siga siendo la más dinámica, tanto en términos de crecimiento como de empleo. La Generación Z tiene muchas startups y emprendedores.

¿Por qué el 5 de noviembre tendría que elegir entre un hombre de 81 años en estado diluido y un hombre de 78 años con antecedentes penales? ¿“Entre el loco y el criminal”? A lo sumo, si quisiera emitir un voto de protesta a favor de un candidato independiente, podría recurrir a Robert Kennedy Jr, de 70 años…

Para entender cómo llegamos hasta aquí, tenemos que remontarnos al gran shock de 2008. La crisis financiera aceleró la polarización política, tanto en la derecha (el movimiento Tea Party) como en la izquierda (Occupy Wall Street). El fenómeno Trump es hijo de un Estados Unidos que se sintió traicionado por la élite global. La alianza entre el capitalismo bancario de Wall Street y el capitalismo digital de la Costa Oeste, así como las elites republicanas o progresistas, ha emprendido costosas aventuras imperiales para exportar hegemonía y democracia; Concluyó acuerdos de libre comercio que destruyeron industrias y empleos locales; Fomentó la inmigración reduciendo los salarios de los trabajadores.

READ  Los países del G7 acuerdan un impuesto mínimo global para las empresas multinacionales

El establishment reaccionó con desdén ante la resistencia popular que estalló después de 2008. En la Era del Despertar se desató un nuevo racismo: contra los blancos sin educación, los “payatos”, todo vale. En este punto, Donald pudo llevar a cabo su golpe contra el Partido Republicano de la dinastía Bush, la versión de derecha del globalismo mencionada anteriormente.

Trump tuvo éxito no “a pesar de” ser un sinvergüenza, sino “precisamente porque” es un sinvergüenza. Fue elegido bajo la premisa de que Estados Unidos está formado por clases trabajadoras, propietarios de pequeñas empresas y no graduados que generan riqueza pero son tratados como ciudadanos de segunda clase porque no caen en el arco iris mágico de las minorías protegidas. Al sentirse tratados como parias, estos estadounidenses (incluidos los negros y, cada vez más, los latinos) se dieron cuenta de que sólo un verdadero sinvergüenza tendría el coraje de apoderarse del establishment. Sin medias tintas, sin varios Ted Cruz y Marco Rubio, Ron DeSantis y Nikki Haley: mejor que la líder soprano la cante frente a los snobs de Harvard. En cuanto al resto del mundo: vete al infierno. Un coro internacional ha estado cantando una letanía de los pecados y fechorías de Estados Unidos durante setenta años. Démosles la espalda y dejemos que se las arreglen solos.

El viejo Biden, nacido en la política de una América marcada por John y Bob Kennedy, Es la imagen especular de esta inversión. Debe centrarse en la sabiduría y la profundidad histórica de tres generaciones. Tuvo que lograr la reconciliación con la clase media, los no graduados y la clase media estadounidense. Lo logró parcialmente y, por tanto, fue elegido en 2020. Pero el momento de su primera candidatura llegó cuando la hegemonía de la “izquierda resistente” se había consolidado en el Partido Demócrata: convencida de que podía transformar Estados Unidos mediante procesos de “ingeniería social revolucionaria”. ; Convencida de que ella es la única que defiende la democracia contra el fascismo a las puertas.

READ  Afganistán: Migrantes, enfrentamientos en la frontera entre Serbia y Hungría - Ultima Ora

Esta ala radical acabó entrando en un conflicto abierto con el moderado Biden Al menos en dos cuestiones: la ideología de “no fronteras” (las fronteras están abiertas para todas las personas desesperadas del planeta, a quienes debemos acoger porque su miseria es culpa nuestra) y el apoyo a Hamás. Mientras tanto, en los años en que este ala radical asustaba al resto de los demócratas y a la Casa Blanca, cualquier autorreflexión crítica sobre la pérdida de consenso entre las clases populares quedó en suspenso.

La momia de Biden es el resultado de este endurecimiento cultural. La izquierda “antifascista” pensó que podría despedir a Trump representando la repetición de un millón de hombres del asalto del 6 de enero de 2021. No ayuda en nada a recuperar a los trabajadores del Medio Oeste, ni a los negros y latinos de clase media baja aterrorizados por ello. . Aumento de la delincuencia, la drogadicción y la afluencia de inmigrantes ilegales.

¿Dónde están los jóvenes? Un grupo marginal se unió al Gran Despertar, como los adolescentes chinos de la Guardia Roja durante la era Mao, o los adolescentes iraníes de la Guardia Roja durante la era Jomeini. Aún más numerosos son los que han decidido que la política no está de su lado: están construyendo, entre otras cosas, el futuro de la inteligencia artificial. Y van a conciertos de Taylor Swift. Quizás finalmente los convenzas de votar por Biden. O votar directamente, lo cual no es un hecho.

30 de junio de 2024

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio