¿Cuántas mujeres en el mundo pueden decir “el cuerpo es mío”?

¿Cuántas mujeres en el mundo pueden afirmar libremente que “el cuerpo es mío”? Esta pregunta está en el centro de un informe publicado a mediados de abril por el Fondo de Población de las Naciones Unidas, una organización que trabaja para promover el derecho a la salud sexual y reproductiva. Titulado “Mi cuerpo es mi cuerpo. Reclamar el derecho al autogobierno y la autodeterminación(“Mi cuerpo es mío. Demanda del derecho a la independencia y la autodeterminación”) y en Italia fue presentado y publicado antesLiga Italiana de Mujeres para el Desarrollo (Aydos). La investigación contiene muchos datos, pero es muy discursiva: hay constantes referencias a las luchas de los movimientos feministas en el mundo (comenzando por la consigna en el título), testimonios y extensas explicaciones sobre las causas y consecuencias de la negación del feminismo. movimientos. Los derechos de las mujeres, las personas LGBT y las personas con discapacidad, y el papel de los hombres en todo esto.

Introducciones
El informe afirma que millones de personas están “privadas de sus derechos a la autodeterminación”, incluido el derecho a negarse a tener relaciones sexuales, elegir con quién casarse, decidir cuándo tener un hijo o acudir a un servicio de salud todo el tiempo que lo necesiten.

“Tenemos el derecho inalienable de elegir qué hacer con nuestro cuerpo, protegerlo, cuidarlo y expresarnos a través de él como mejor nos parezca. Nuestra calidad de vida depende de ello. Nuestra vida depende de esto”. Dicen: Ser capaz de “decir sí” o “No o este es mi cuerpo y esta es mi elección. Es la base de una vida digna e independiente.

Pero para muchas mujeres, “sus cuerpos no son de ellos”. Y “negar a las mujeres y las niñas el derecho a la autodeterminación es inaceptable”. Una de las causas fundamentales de la falta de independencia es la discriminación de género “que refleja y perpetúa los sistemas patriarcales de autoridad”. Cuando las normas sociales están sesgadas en contra de las mujeres, los cuerpos de las mujeres “quedan sujetos a un control externo” representado por los socios, la familia, los gobiernos y las leyes: “Las instituciones políticas, económicas, legales e incluso sociales pueden aplicar reglas discriminatorias. los medios de comunicación y los servicios de salud, incluidos los que brindan atención de salud sexual y reproductiva “. De hecho, estos servicios pueden poner en peligro la independencia de mujeres y niñas “debido a su mala calidad y su incapacidad para satisfacer todas sus necesidades”.

Para muchos, se les niega el derecho a la autodeterminación debido a su origen étnico, género, orientación sexual, edad o discapacidad potencial. Por un lado, cuando las mujeres y las niñas tienen libertad de elección sobre su propio cuerpo, no solo obtienen independencia, sino también mejores condiciones en términos de salud, educación, ingresos y seguridad.

READ  "Ahora de interés". Identificado en 29 países

En este proceso de liberación, dice el informe, “los hombres deben ser aliados”. Debería haber más personas que decidan distanciarse de las regulaciones que sancionan su “privilegio y su poder dominante eligiendo estilos de vida más justos y armoniosos”. La lucha contra la discriminación es una acción, no una proposición: “cumplimiento” es, de hecho, “sinónimo de complicidad”. El informe concluyó que el resultado “es un mundo más equitativo, más propicio para el bienestar de la humanidad y que nos beneficia a todos”.

¿Es medible la capacidad de tomar decisiones independientes sobre el propio cuerpo?
El concepto de autonomía sobre el propio cuerpo está estrechamente relacionado con el concepto de consentimiento: significa tener el poder y la capacidad de tomar decisiones sobre el propio cuerpo y su futuro, sin violencia ni coacción.

Lea también: Consentimiento y violencia sexual

En 2015, Naciones Unidas adoptó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un programa de acción firmado por los gobiernos de los 193 estados miembros que consta de 17 metas. El quinto de estos objetivos es la igualdad de género.Incluye varios otros objetivos más específicos, incluido el acceso universal a la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos.

La agenda también estableció, por primera vez, a nivel internacional, indicadores para monitorear los avances de varios gobiernos en esta materia. Uno de ellos, 5.6.1, tiene como objetivo medir el porcentaje de mujeres en el grupo de edad de 15 a 49 años que toman decisiones informadas sobre las relaciones sexuales, el uso de anticonceptivos y la atención de la salud reproductiva.

El indicador 5.6.1 se basa en la respuesta que dan las mujeres a tres preguntas: ¿Quién decide habitualmente cómo proteger su salud? ¿Quién suele decidir si debe o no tomar anticonceptivos? ¿Puedes rechazar a tu esposo o pareja si no quieres tener relaciones sexuales? Solo cuando las opciones sean gratuitas en estas tres áreas podremos hablar de independencia en la salud reproductiva y la capacidad de ejercer los derechos reproductivos, dice el informe del UNFPA.

El informe también dice que la información recopilada hasta ahora en 57 países, principalmente en África subsahariana, muestra que solo el 55 por ciento de las mujeres son completamente independientes para tomar decisiones sobre su salud, anticoncepción y declarar sí o no a tener relaciones sexuales. Relaciones sexuales. En Malí, Níger y Senegal, más del 90 por ciento de las mujeres se ven privadas de su independencia física.

El informe también dice que, aunque los datos disponibles actualmente solo cubren uno de cada cuatro países del mundo, el panorama es “preocupante” para millones de mujeres y niñas.

READ  Estuvo al frente de la Unión Europea con Draghi y Orban-Corriere.it

Luego, el informe señala que el uso de anticonceptivos en todo el mundo se ha más que duplicado desde 1994, pero en 2019, todavía hay 217 millones de mujeres con necesidades no cubiertas de anticoncepción.

Lea también: Los efectos de la epidemia en el acceso a los anticonceptivos

El informe dice que las complicaciones durante el embarazo y el parto son la principal causa de muerte entre las niñas de entre 15 y 19 años en los países de ingresos bajos y medios, y que estos mismos países son responsables del 99 por ciento de todas las muertes maternas. Año.

Poner fin a las muertes maternas evitables, cubrir las necesidades de planificación familiar insatisfechas y detener la violencia de género en todo el mundo para 2030 costará, según estimaciones del UNFPA, 264.000 millones de dólares.

Otros datos
La negación del derecho a la autonomía sobre el propio cuerpo y la integridad física puede adoptar varias formas: matrimonio infantil o forzado, violación y mutilación genital femenina. También se niega a reconocer la independencia económica de las mujeres, las tradiciones hereditarias patriarcales o los sistemas educativos que no incluyen la educación sexual.

El informe dice que más de 200 millones de mujeres viven con las consecuencias de la mutilación genital femenina y que 4 millones de niñas corren el riesgo de someterse a la práctica cada año.

Según las últimas estimaciones, los 650 millones de mujeres que sobreviven hoy se casan antes de los 18 años, y cada año 12 millones de niñas se casan antes de llegar a la edad adulta. Fue calculado Que para 2030, en ausencia de políticas específicas, las novias menores de 18 años podrían ser 120 millones. Níger tiene la tasa de matrimonio infantil más alta del mundo, con un 76%.

La práctica de la dote sobre la base de negociaciones matrimoniales es causa de abusos y violencia: cada año, solo en la India, se producen alrededor de 8.000 casos de femicidio asociados al impago de la dote esperada.

Se calcula que cada año se cometen unos 5.000 asesinatos por motivos de honor, que se producen cuando el supuesto “honor” de una familia se considera más importante que la vida de una persona, a menudo una mujer, que se cree que ha violado determinadas reglas o normas. La mayoría de los asesinatos por honor ocurren en el Medio Oriente y el sur de Asia. Alrededor del 58 por ciento de las mujeres que han estado involucradas en este tipo de femicidio fueron asesinadas por su pareja o un familiar. El informe dice que la epidemia relacionada con el coronavirus ha agravado esta situación, y esta ola de violencia contra las mujeres se conoce hoy como la “epidemia falsa”.

READ  La variable Delta asusta a Londres: ahora podría escaparse por completo del bloqueo

De los casi 40 millones de personas que son víctimas de alguna forma moderna de esclavitud (trabajo forzoso, servidumbre por deudas, matrimonio forzado, trata de personas …), más de 7 de cada 10 son mujeres.

Leyes que apoyan o limitan la independencia de la toma de decisiones
Otro indicador establecido por la Agenda 2030 es 5.6.2: Evalúa leyes y reglamentos que permiten y aseguran el acceso pleno e igualitario para todos, desde los 15 años, a la asistencia, información y educación en salud sexual y reproductiva.

El indicador solo mide la existencia de las reglas, no su aplicación. De todos los países incluidos en los análisis del Fondo de Población de Naciones Unidas, los cinco países con valores globales más altos son Suecia, Uruguay, Camboya, Finlandia y Holanda. Los cinco países con los valores más bajos son Sudán del Sur, Trinidad y Tobago, Libia, Irak y Belice.

Hay 43 países que no tienen una ley sobre la violación por parte de la pareja, y 20 países tienen una ley sobre el “matrimonio con armas de fuego”, que obliga a las mujeres a casarse con su violador, evitando así que el violador se enfrente a un juicio. Hay más de 30 países que restringen el derecho de la mujer a salir libremente del hogar.

En promedio, en todo el mundo y a pesar de las garantías constitucionales de igualdad que existen formalmente en muchos países, las mujeres tienen el 75 por ciento de los derechos en comparación con los hombres. Las mujeres y las niñas a menudo carecen de la fuerza o los medios para enfrentar estas desigualdades debido a su bajo nivel de participación en la vida política y la toma de decisiones en general.

otra información
El informe contiene mucha información. Muestra, por ejemplo, que las niñas y mujeres a menudo ni siquiera se dan cuenta de que tienen derecho a rechazar las relaciones sexuales, y que las mujeres y niñas educadas tienen más posibilidades de ejercer su consentimiento y tomar decisiones sobre anticoncepción y atención médica. La probabilidad de sufrir violencia sexual es tres veces mayor.

Por último, existe una creciente evidencia de que los servicios básicos de salud sexual y reproductiva se han considerado “menos necesarios” durante la respuesta a la pandemia de COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *