El primer paciente sometido a un implante Neuralink: “Me hizo independiente y ahora quiero conectarlo a un Tesla y viajar solo”.

En 2016, Noland Arbaugh sufrió una grave lesión en la columna mientras nadaba en el lago. Los detalles que puede recordar son confusos. Saltó al agua con sus amigos, y al poco de entrar se golpeó la cabeza con algo o alguien. No podía moverse pero poco a poco salió a la superficie. Desde entonces, Arbo ha estado paralizado del cuello para abajo. Mientras iba a la universidad, ahora tiene 30 años y con el tiempo ha aprendido a moverse en silla de ruedas y a utilizar un pequeño joystick para controlar el iPad que tiene delante. Aunque pudo adaptarse a su nueva realidad, lo más difícil para él siempre fue sentirse una carga para su familia. En enero de 2024, Arbaugh se convirtió en la primera persona en recibir el dispositivo experimental de Neuralink, llamado Telepatía.

¿Cómo funciona Neuralink?

La interfaz de creación de Elon Musk decodifica las señales de movimiento enviadas por el cerebro y las convierte en comandos para la computadora. En pocas palabras, esto significa que si Arbo se imagina moviendo el cursor en una computadora, el cursor se mueve, sin que él tenga que mover un músculo. En una entrevista con Nos cablearonArbo habla de cómo ha cambiado su vida desde el trasplante. Anteriormente estuvo mayoritariamente postrado en cama. Tenía que permanecer en una posición determinada para usar el joystick y, si se caía, alguien tenía que recogerlo por él. Hoy en día, Arbo no tiene mayor libertad de movimiento, pero puede manejar un ordenador sin más ayuda que un implante cerebral. Un amigo le habló del experimento en el que participó.

READ  El iPhone 16 podría integrar un botón específico: ¿a qué estará asignado?

«Solo me queda la mente»

Cuando supo que había sido seleccionado para el juicio, Arbaugh trató de mantener bajas sus expectativas, “pero era difícil no estar emocionado”. Pero la idea de una cirugía cerebral era difícil de aceptar: “Estoy paralizada: lo único que me queda es el cerebro. Entonces, dejar entrar a alguien y causar estragos es un gran compromiso. Si algo sale mal, es un problema para mí. Pero no quería que mis miedos se interpusieran en mi camino.» Fueron necesarias decenas de pruebas antes de que se nos permitiera seguir adelante. Según el plan, se espera que Arbo mantenga las instalaciones durante un año.

“Entendí inmediatamente que todo había ido bien”.

«Estaba acostado en mi cama de hospital justo después de la cirugía cuando vinieron y activaron el implante por primera vez», dice. “Me mostraron una pantalla con diferentes canales y dijeron que eran señales en tiempo real que Neuralink estaba captando en mi cerebro. Entonces supe que estaba funcionando». El primer instinto de Arbo «fue empezar a jugar, moviendo los dedos, para ver si podía generar picos en la actividad cerebral». «Cada vez que movía el dedo índice, había un pico en la señal. Lo hice tres o cuatro veces. «Todos los expertos presentes en la sala se volvieron locos de alegría», explica.

Desconectar los conectores

En ese momento, Neuralink se conectó a la aplicación que constituía su interfaz y, pensando en los movimientos que los expertos le pedían (abrir y cerrar una mano, tocar una superficie con un dedo, juntar dos dedos diferentes), Arbo calibró el sistema. «Fue muy intuitivo», dice. «No fue nada difícil y creo que las cosas mejorarán a partir de ahora». En los primeros 100 días después del trasplante, algunos de los conectores se desconectaron del cerebro de Arbo, afectando temporalmente sus funciones. Fue un momento difícil para Arbault: “Inmediatamente me di cuenta de que algo andaba mal, tan pronto como comencé a perder el control del cursor. «Pensé que era un error de su parte, como si hubieran cambiado algo en el software, lo que hizo que funcionara peor. Sin embargo, con la recalibración, los problemas se resolvieron y Arbaugh ya no estaba preocupado por más problemas».

READ  Clima y astronomía: la súper luna azul se acerca y será única. Aquí es cuándo y dónde puedes ver 3B Meteo

Independencia y el sueño de viajar

Hoy Neuralink ha hecho a Arbaugh más independiente: “Me hace sentir inadecuado y menos una carga para los demás, quienes se benefician tanto como yo. Me encanta que las personas que me rodean ya no tienen que seguirme como antes. «Aparte de una recuperación completa, creo que lo que la mayoría de los tetrapléjicos quieren es independencia». mi mente”. Hará todo por mí y cuidará de mí. Esto probablemente eliminará el 90% de las cosas con las que necesito que otras personas me ayuden y, además, Neuralink puede conectarse a otras cosas que puedo conectar a un automóvil. «Un Tesla sería realmente interesante, porque ya conduzco solo. Sólo tendré que encontrar una manera de llegar hasta él y establecer un rumbo, ahora que puedo llegar a cualquier lugar de forma independiente, eso realmente cambiaría todo».

Lea también:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio