El riesgo de un golpe de Estado en Ecuador para evitar que gane el candidato socialista. Como en Bolivia (por F. Cassari)

El lobo pierde su pelaje, pero no su vicio. Así, de este viejo, nunca negado dicho, puede comenzar la historia del incontable nuevo intento de golpe en América Latina. El escenario es Ecuador, la potencia energética del Cono Sur, que luego de sufrir durante 5 largos años el gobierno de Lenin Moreno, el traidor que fue elegido con la izquierda mientras obedecía en secreto a la oficina de la CIA en Quito, ahora parece tener que sufrir. Incluso el vergonzoso golpe contra el modelo boliviano. Es decir, rechazar el resultado de las elecciones y afirmar un gobierno que nunca fue elegido sino decidido por la OEA y Estados Unidos.

Los hechos son claros, las intenciones iguales. Hace una semana se celebró la primera vuelta de elecciones presidenciales y parlamentarias en el país andino. Ganaron los cónyuges creados por Andrés Arause y Carlos Repascal, candidatos a la Alianza Progresista, inspirados en el ex presidente Rafael Correa y su política de “buen vivir” que transformó a Ecuador de un bloque de esclavitud a un estado libre, de un estadounidense. colonia en un estado independiente. Nación. La ventaja del dúo Arawes-Rapacale es de más de 10 puntos a la llegada del segundo, es decir, Yaco Pérez y Jermo Lasso. El primero es un partido original falso liderado por un ambientalista falso, que se formó más que la lucha por la tierra en el Instituto Nacional Demócrata de EE. UU. Y completamente local (International National Democracy, brazo de la NED, que a su vez es un brazo de la CIA ). El archienemigo de los gobiernos progresistas de todo el continente y el amigo cariñoso de todos los regímenes como el de Anez, que ha tenido como rehén a Bolivia durante más de un año, Pérez jugó su campaña electoral con el único objetivo de robar votos a la izquierda pretendiendo avanzar y defender a la población indígena (sin embargo, su partido utiliza los métodos de Criminal para obligarlos a someterse a Peres).

Lasso es, en cambio, otro fenotipo: blanco, clase alta, banca, que responde a las grandes empresas energéticas y bancos estadounidenses, tanto nacionales como internacionales. Por orden de todo maestro, lo último que cobró Lenin Moreno, a cambio de sus servicios, fue prepararse para disfrutarlo bajo el sol de Miami.

Los dos -Pérez y Lasso- son en realidad compañeros, que comparten un proyecto común para evitar el regreso de la izquierda que engañó Moreno y mantener a Ecuador en el papel de proveedor a Estados Unidos de bases militares, alimentos, energía y, arriba. todos, para afirmar el papel de un potencial puente a la agresión contra Venezuela. Ecuador, de hecho, si fuera gobernado por la izquierda pudiera romper el bloqueo de energía contra Venezuela, que estaba gobernado por la derecha, entonces podría bloquear a Colombia y cerrar la pinza amazónica contra Caracas, si fuera necesario. Su éxito es otra cosa, pero poner a Quito políticamente a favor de los vientos estadounidenses tanto en la sede de la OEA como en el conflicto entre Venezuela y el servicio militar del Ejército de los Estados Unidos no es un detalle irrelevante.

READ  ¿La estrategia de inmigración de Biden? Se donaron dosis de AstraZeneca a México

El problema, sin embargo, es que la izquierda ecuatoriana es fuerte y recibió más del 38% de los votos de las urnas, 2% demasiado poco para ganar la primera vuelta. Así que pasamos a la segunda ronda, pero con Lasso y Pérez no ambos 20% o 12 puntos detrás. De nada sirve contemplar la unificación de la derecha: en política uno más uno no es dos, y menos en América Latina, donde la burguesía nacional, racial y de clase no se une a un partido que dice ser indígena. Incluso la idea de conquistar a la izquierda y continuar con el trabajo sucio de Moreno no puede ser lo suficientemente brillante para los votantes comunes; Por el contrario, algunos votantes engañados por Pérez, en lugar de ir con Lasso, pudieron elegir Aruese y Carballo.

Ante una derrota declarada, el juramento, ordenado por la Embajada de Estados Unidos en Quito, traza planes de sabotaje. El primer intento de retirar la votación siguió el camino del fraude predeterminado. Nadie estaba fingiendo, pero la izquierda debería ser acusada de fraude electoral. Pero, ¿cómo ve que la organización técnica de la votación y el Consejo Nacional Electoral está en manos del gobierno de derecha saliente?

Las conspiraciones internacionales comenzaron a gestarse y la participación del sindicato, que ahora se ha dedicado a manipular las elecciones, se solicita allí donde ganen los partidos de izquierda. Si la OEA en Bolivia apoya el pedido de la ultraderecha de que Evo Morales no reconozca la victoria en la primera vuelta, en Ecuador asume un papel más sigiloso en el empaque. Y participa en las reuniones que organiza el Consejo Nacional Electoral – afortunadamente en violación del artículo 138 de la ley electoral – con los dos partidos que llegaron detrás de Corea para decidir juntos arreglar la llegada de los perdedores. Los otros 14 partidos no fueron invitados a participar en la votación, pero esto no es una cuestión de moral institucional. El objetivo es evaluar todas las opciones posibles en la relación íntima con la verdad. Hay el 100% del voto en la provincia de Guayas, así como el 50% del voto en otras 16 provincias.

Pero los números son duros, y el recuento exigido resultó ser un retroceso: la Lista 1 de Arauz y Rabascall recupera 40.000 votos en los que se asigna otro diputado a la izquierda y uno más abajo a la derecha. Tanto es así, que Lasso anunció ayer que ya no quiere seguir con el recuento y que quiere ir a la repetición como competidor de Arawes. La estafa fracasó, al igual que la operación de la coalición.

READ  Para IRU, 2021 estará marcado por una escasez de conductores

Entonces la siguiente pregunta es: ¿Cómo podemos evitar que esos doce puntos de la izquierda se conviertan en una lápida a la derecha en el segundo turno? Si es difícil a nivel electoral, y no decimos que sea imposible, entonces hay que encontrar un truco que evite que los ganadores ganen y los perdedores pierdan. Así, como no bastaba con impedir que Correa se postulara con acusaciones falsas, lo único seguro de derrotar a la izquierda es evitar que compita. En definitiva, una reproducción de la maniobra que se hizo con Corea, pero esta vez fueron los dos candidatos los que reemplazó como blanco. Aquí viene el plan que ya se ha preparado durante varios meses y se mantiene como arma de respaldo en caso de que el Plan B sea realmente necesario.

La historia está cubierta por la inteligencia de Estados Unidos y Colombia y la revista colombiana Semana es la encargada de lanzarla. Se dice sin evidencia alguna que desde la computadora del líder guerrillero colombiano, aparece “evidencia” de que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) habría entregado 82.000 dólares al candidato de izquierda como ayuda de campaña. Hay muchas tonterías mencionadas en este recuadro que deberían contarse.

En primer lugar, la NLA ni siquiera tiene los recursos para sobrevivir, y por eso es difícil imaginar su sangrado generoso hacia nadie; Además, para la campaña electoral en Ecuador, serán suficientes $ 82,000 para baldes, pegamento y calcomanías. Entonces sorprende cómo el famoso “descubrimiento” de los vínculos entre las pandillas colombianas y la izquierda ecuatoriana solo ocurre cuando esta última comienza a ganar las urnas. En resumen, la falta de credibilidad en las noticias y la sincronización asociada parecen ser dos caras del truco barato, típico de los inventores de los “falsos positivos”.

Aquí viene la tercera fase del plan. Diana Salazar, la escandalosa fiscal de la República del Ecuador, inmediatamente solicitó a Colombia expedientes y documentos que confirmaran las fake news filtradas en la prensa, convirtiendo las fake news en una acción judicial. Salazar fue elegido por el gobierno de Lenin Moreno y es uno de los principales actores de las conspiraciones judiciales contra la izquierda, además de ser reconocido como partidario de Lasso. Su solicitud jadeante llega a Bogotá, y quien lo recibe con frenético interés es el Fiscal General de Colombia, Francisco Barbosa. ¿Quién es Barbosa? Ciertamente no es un titán de la ley, pero es amigo personal de Trump y muy cercano al expresidente Uribe, el jefe del narcotráfico y las fuerzas paramilitares fascistas colombianas. Barbosa fue particularmente notorio por su negación del carácter sistemático de los asesinatos de líderes sociales y excombatientes por parte de grupos paramilitares cuando ejercía el papel de asesor presidencial para los derechos humanos y asuntos internacionales. En resumen, un empleado de la industria de los falsos positivos. Él y Salazar forman una hermosa pareja no calificada ni calificada.

READ  La Templanza, la serie española de antaño en Prime Video

El candidato de izquierda, Arouz, ya ha negado cualquier vinculación con el ELN, que, por su parte, ha desmentido el comunicado de Semana sobre la referencia de los servicios colombianos. Por lo tanto, nos enfrentamos a un intento tan vulgar como descarado de intentar impedir el libre ejercicio del voto popular ecuatoriano a través del bombo judicial. Una continuación automática y monótona fuera del tiempo máximo que ya se ha hecho en Brasil con Lula, en Argentina con Christina Kirchner y con el propio Raphael Correa en Ecuador.

Todos están llamados a lidiar con el proceso democrático y electoral en Ecuador. Las organizaciones de izquierda e internacionales no pueden mirar impotentes al tratar de robar el voto, en reverencia por un proceso que ve que las elecciones comienzan solo cuando la derecha gana. El hecho de no doblar las herramientas que ellos mismos inventaron y a las que se refieren como alternativas a la guerra de guerrillas a su favor apunta solo a la crisis vertical de la derecha que no tiene otras ideas que la brecha social cada vez mayor entre unos pocos y los muchos muy pobres.

Pero la situación económica no ofrece refugios seguros. Estados Unidos no puede asumir la presidencia de Biden con un golpe de Estado, aunque sea convincente, y la propia Organización de Estados Europeos debe tener cuidado: aunque después de México, Argentina, Bolivia y Nicaragua, la incorporación de Ecuador cambiará el equilibrio de poder en la Organización de Estados Unidos. Estados europeos ahora favorables a los Estados Unidos de América. La silla de Almagro se balancea después de apoyar el golpe de Estado en Bolivia y no puede permitirse otro espectáculo escandaloso si no quiere que se desmorone el organismo tan esencial para el control de Washington sobre el continente americano.

La segunda vuelta electoral tendrá lugar el 11 de abril, suponiendo que las falsas noticias de derecha dirigidas por la embajada de Estados Unidos en Quito encuentren en el país un oído rápido e internacional para entender el rumor de espadas y con ganas de darle crédito. La mansedumbre de un sistema cuyos rituales están restringidos y que ha perdido cualquier margen de potencial para el dominio popular. Sin embargo, como el castigo divino, es lento, pero llegará tarde o temprano.

Fabrizio Casari para Altrenotizie.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *