El ‘rugido’ de la iglesia: la línea Ratzinger está de vuelta

La Iglesia Católica Volvió a tratar la actividad del legislador italiano, y volvió al debate secular con el mismo texto, ya fuera a favor o en contra del Vaticano.

El impacto de la nota diplomática dirigida al estado italiano, la de Zan Ddl y el cumplimiento del Acuerdo del Concordato, haría historia de todos modos. Una justa distinción por los fuertes movimientos anteriores de este papado. Porque nadie en esta gira se arriesgó a la pregunta habitual de cómo debería actuar Joseph Ratzinger. Porque el papado que precedió a esto ciertamente actuó, tomando caminos similares, si no completamente idénticos.

Papa Francisco y Benedicto XVI A menudo se ha comparado especialmente cuando surgen diferencias estilísticas, ideológicas o comunicativas: es la tríada de diferencias las que se utilizan para presentarlas. En esta historia de Zan Bill, la Iglesia Católica parece haber preferido el momento y los métodos de “Ratzingerie”. Algunos conocedores se han referido al “colapso”, refiriéndose a la escuela de pensamiento y acción del cardenal Camilo Ruini. Pero eran épocas distintas: aquellas en las que los más altos círculos eclesiásticos estaban acostumbrados a hacer oír su voz. Las rimas de ruin riman con activismo político en el más alto sentido. Hoy, las estrategias, al menos comunicativas y políticas, anticipan menos trastornos. Al menos hasta hace unos días, cuando la Santa Sede volvió a hablar con calma pero con tono firme sobre el tema de la hora. No en el sentido que muchos esperaban.

Lo cierto es que el Vaticano, sobre todo en los últimos tiempos, no ha estado tan marcado. Quizás sólo por las relaciones con la ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner: en algunos casos se habló de un “antagonista”. Pero aquí estamos en Italia y todo se hace más grande. También identificó al Cardenal y al Secretario de Estado Pietro ParolinLa nota verbal no estaba destinada a ser publicada. Una señal de cómo la rudeza tampoco debería acompañar a este movimiento.

READ  La superestrella Taylor Dee falleció a la edad de 33 años

Para comprender mejor a los actores y motivaciones de este tema, es necesario conocer el procedimiento que permitió que esas líneas diplomáticas se hicieran públicas, porque no se esperaba. Sea como fuere, la nota oral, además de ser un acto oficial, deja claro de una vez por todas lo que pensaban el Vaticano y las Cámaras Santas. Ddl Zan. No hay oposición sino preocupación en algunos puntos.

Mientras tanto, el gobierno católico no se inmutó. En efecto, quienes han escuchado escuchan un estruendoso aplauso proveniente de “abajo”: es la satisfacción de quienes desde hace tiempo han llamado a la movilización institucional, sobre todo Vida profesional, ¿Quién pide a menudo a la CEI que movilice las calles como lo hicieron en los primeros días de la familia, por qué este cambio de rumbo?

Al rebobinar la cinta, uno no puede evitar pensar en el “Pastor Alemán”. Joseph Ratzinger fue un pionero, a raíz de San Juan Pablo II, en la batalla contra la difusión de “nuevos derechos”. Esa nota de boca atestigua que la música no ha cambiado. La perplejidad de la Santa Sede se relaciona -ahora está claro- con la discreción que afecta a los límites de la libertad de expresión. Los juristas que se presentan a los exámenes, y sobre todo el ex subsecretario Alfredo Mantofano, advierten de ciertos peligros que la Iglesia Católica parece haber reconocido. Aunque muchos consideran muerto el ratzingerismo y el interés por las cuestiones bioéticas.

Quien arrastra al “Papa de la izquierda” entre ellos y el salto jerárquico que podría haberse logrado (todavía hay quienes piensan que el Papa tal vez no lo sabía) puede que se haya perdido algo. En noviembre de 2018, Francisco y el Papa emérito hablaron simultáneamente “en contra” nuevos derechos En las correspondientes cartas redactadas con motivo del simposio internacional “Los derechos fundamentales y el conflicto entre derechos”, fruto del trabajo organizativo de la Fundación Benedicto XVI. El Papa argentino señaló esto en su texto “A lo largo de los años, la interpretación de algunos derechos ha cambiado gradualmente, para incluir una serie de ‘nuevos derechos’, que a menudo entran en conflicto entre sí”. Estas no son palabras alejadas de la visión de un teólogo alemán, todo lo contrario. La interpretación es el centro de las ideas eclesiásticas sobre Zan Ddl.

READ  Marruecos, un récord de nacimiento: a los 25 años dio a luz a nueve mellizos

Por “nuevos derechos” también debemos referirnos a los que se multiplican, como escribió Ratzinger en su libro Mensaje En cuanto al simposio, descentraliza los derechos que lo preceden, quizás desde un punto de vista dual legal y temporal. Como si un trabajo sin fin devaluara el trabajo en sí.

Nuevo hecho: Los hechos han refutado el humor según el cual el progreso ideológico anti-conservador podría haber suplantado al Ratzinger. Los progresistas también notaron esto que, como muchos han señalado, la “línea Bergoglio” de repente pareció hostil. La Santa Sede no quiere interferir en la actividad del legislador italiano, pero no pretende pasar por alto algunos puntos que se consideran necesarios. Como durante los años eméritos y presentaciones de la Conferencia Episcopal Italiana por Ruini-Bagnasco.

Mirando los tiempos, el asombro está justificado: “Salida de la iglesia” Francisco siempre se ha centrado, al menos, en los márgenes económicos y existenciales y en la compasión. Bergoglio nunca quiso “interferir” – como dicen hoy los críticos de la intervención del Vaticano – en los asuntos políticos italianos. Es plausible y cierto que hubo presión, pero en muchas ocasiones cuando la Iglesia ha evitado el silencio parece haber vuelto.

Fuentes calificadas dijeron que un ilGiornale.it Dos elementos diferentes: hay quienes dicen que la Secretaría de Estado acaba de darse cuenta, dado el tiempo disponible, el alcance del proyecto de ley y quienes insisten en discusiones con círculos conservadores que hubieran expresado al menos todo su interés en el Vaticano para el Ddl. . En todo caso, entusiasmo: este es el tono de la mayoría de los comentarios que lees o escuchas de quienes, como dentro de una expectativa que parece no haberse resuelto, esperan que tarde o temprano suceda. De nuevo, como cuando Joseph Ratzinger estaba en el trono.

READ  La batalla por el derecho de Biden a votar contra el muro republicano - Corriere.it

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *