Elecciones en España, Popolari primero pero la derecha no gobernará con el derrumbe de Vox

MADRID – La realidad ha desafiado todos los pronósticos en estas cruciales elecciones legislativas españolas. El Partido Popular de Alberto Núñez Feijóo, ante una cierta victoria en el referéndum, sólo consiguió el mayor número de votos (con 136 escaños), pero incluso una incómoda alianza con el ultraderechista Vox de Santiago Abascal (33 diputados, 205 millones de escaños), la presidencia del Gobierno: mayoría absoluta de 176 escaños, y la derecha no puede firmar acuerdos excepto para representantes de pequeñas organizaciones. Un escenario completamente diferente al que esperaba Feijóo, confiaba en poder cruzar los 150 escaños y terminar la velada electoral como nuevo presidente.

El PSOE del presidente Pedro Sánchez no solo resistió, sino que avanzó en escaños (122 frente a 120 hace cuatro años) y más del 32 por ciento de los votos, empatado significativamente con el PP en el recuento de votos más avanzado. Un resultado mucho más allá de las peores expectativas, los luchadores socialistas reunidos frente a la sede del partido en la calle Ferras de Madrid aplaudieron por un escape por poco del desastre electoral que todos habían pronosticado.

Pero incluso al final de la votación, queda por ver si Sánchez puede reescribir un gobierno progresista para los próximos cuatro años, sujeto a los mecanismos del altamente complejo sistema electoral español, que asigna escaños fijos en los distritos más disputados. El líder socialista confía en que el nuevo movimiento de izquierda Sumer, liderado por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, pueda sumar fuerzas nacionalistas vascas y catalanas, así como gallegas, a los 31 escaños que consiguió. En una larga noche electoral, la suma de los posibles aliados de Sánchez superó un excepcional 176, pero la mayoría se movió hacia el final de la boleta. Todos estos hechos comenzarán a esclarecerse a través de las negociaciones entre las partes que comenzarán mañana.

READ  La Hockey Pro League se enfrenta a Bélgica con España

Los separatistas catalanes de línea dura, encabezados por el expresidente belga Carles Puigdemont, no son conocidos por su voluntad de reabrir la posibilidad de que los jueces españoles soliciten su extradición después de que el Tribunal General de la Unión Europea revocara recientemente la inmunidad del miembro del Parlamento Europeo. Junds obtuvo solo 7 escaños (los libertarios de izquierda Esquerra Republicana vieron casi la mitad de su consenso, incluso 7 escaños, a favor de los socialistas, que ganaron a lo grande en Cataluña), pero esos votos podrían ser decisivos para la inversión de Sánchez. Puigdemont ya ha dicho que no puede apoyar al PSOE (ha hecho comparaciones con el PP, al menos por su enfoque hacia Cataluña), pero es poco probable que vote. De lo contrario, se creará un estancamiento político similar al que ya ha vivido España en varias ocasiones entre 2015 y 2016, primero entre 2015 y 2016, y luego en 2019: en ambos casos hay que volver a votar en el plazo de seis meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio