Eleonora Sanetti, entre México y las variedades de uva

Personaje

Nacido en 1977, de Cessa, no solo es enólogo sino también. De hecho se graduó del movimiento documental en Venecia, y le debe mucho a sus padres elegidos y al abuelo paterno que cosechó. Vivió y viajó por América Central y del Sur. En México aceptó la razón de que los zapatistas causaran problemas con las autoridades locales. En Brasil se enamora de un artista callejero, con quien vive en mercados y artesanías y ahora tiene un hijo, que tiene su edad. Durante ocho años codirigió la Empresa Agrícola y Vitivinícola de Malcolm. Hoy trabaja con un enólogo de renombre en la zona a la espera de expandir su programa de enólogo independiente.

***

corazon en mexico

“Cuando era adolescente, Ticino era muy estrecho de miras, represivo y de repente carente de impulsos e intereses”, dice. Así partió para México, desde las selvas de Lacontán, y asistió al primer encuentro intercontinental contra la humanidad y el neoliberalismo organizado por el ejército zapatista de liberación nacional. Es 1996: «Redescubrí el amor a la vida en los ojos de personas orgullosas que lucharon no sólo por ideales sino también por una supervivencia decisiva». Allí aprendió a comparar lo que ella llama «los pequeños problemas existenciales de un occidental privilegiado». Después de la secundaria regresó a México, viviendo principalmente en la Ciudad de México durante un año, donde trabajó con niños de la calle. Prohibido ingresar a la frontera mexicana durante ocho años hasta ser deportado a Suiza. ¿La razón? Simpatía por los zapatistas. Para ella fue un regreso difícil, doloroso.

el camino magico

Sin embargo, viaja a Sudamérica con la idea de volver a México, donde está «en casa». Pero termina viajando a la playa durante dos años, la mayor parte del tiempo sola. Allí descubre “la dimensión espiritual, mágica, mágica y misteriosa inherente a la vida cotidiana de esos lugares”, explica. En Uruguay vive sordomudo, en Argentina hace joyas, conoce músicos, escultores, pintores, corroe, pesca en la moto crozo do sul brinhos, está en una «comunidad fantasma del cólera». “En Bolivia y las sublevaciones, dormía -“con permiso de los indígenas”- en medio de las ruinas incas en Perú. En Bolivia dice: “Entiendo que la verdadera revolución es la que tenemos que hacer dentro de nosotros mismos”. !”: “Es un amor serio y apasionado, queríamos firmar con un hijo.” Era 2001.

READ  FINUL: El mando va a España, el general Lazarus toma el mando desde Sans del Kern

el curso de la vida

Su abuelo materno, que estaba en el hospital, la llamó de este lado del océano: «Estaba tan unida a él, sentí que tenía que volver, así que lo hicimos», dice. Ella pudo volver a abrazarlo, pero diez días después él murió, pero otro hecho estaba por ocurrir: “La alegría más grande vino en ese momento de tragedia: ¡estaba embarazada!”. Estaba ocupado trabajando en los mercados de Ticino y vendiendo tatuajes temporales y artesanías y dibujos. Con el tiempo, la relación con su pareja se fue resquebrajando: «La intensidad de mi amor por mi pareja fue cambiando poco a poco, y como resultado surgió una situación insuperable», recordó, por lo que «a siete meses del nacimiento de nuestro hijo, él ya no está». .» Sin embargo, a la edad de 25 años, encontró la fuerza para recuperar su vida: comenzó a estudiar nuevamente, se graduó de la SUPSI en comunicación visual (video), organizó revistas culturales, montó exposiciones en los museos de su padre en Cessa, y trabajó en películas. Publicidad.

volver a la bandera

«En 2007, coseché por primera vez de un amigo de un amigo que conocí en el set de una película que vivía cerca de mi casa, así que volví al viñedo y poco a poco comencé a trabajar con él cada vez más», dice. En 2009 ganó una beca para estudiar el movimiento en Venecia: «Una experiencia increíble, pero una experiencia pesada que me diferenció de mi hijo». Pudo regresar a México con su hijo, con la idea de volver y trabajar con toda la gente -a los que define como «hermanos elegidos»- a quienes conoció hace muchos años, pero la vida era impredecible. De 2012 a 2020 se volcó en cuerpo y alma en el nuevo proyecto vitivinícola “La Bruta Festia”. Aunque solo había estudiado un curso en Messana Professional Green Center, conocía bien el negocio: «Aprendí el campo a la antigua y después de 15 años puedo decir que puedo administrar». Hoy sus pensamientos van a su hijo de veinte años: «Pronto extenderá sus alas y quiero descubrir lo maravilloso que es en este mundo desbocado».

READ  Rafaella Carey recuerda a la Reina de la Televisión Española: Intereses en directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.