Emergencia migratoria entre Estados Unidos y México

Obispos: «lamento la profanación de la raza humana»

Una patrulla en Río Grande en la frontera entre Estados Unidos y México

«Lamentamos tanto desprecio por la dignidad humana». Monseñor Mario E., presidente de la Comisión de Migración de la Conferencia Episcopal Americana. La hermana Donna Markham, directora de Dorsonville y organizaciones benéficas católicas, dijo que el intento de cruzar la frontera entre Estados Unidos y México fue precedido por imágenes de policías persiguiendo inmigrantes haitianos.
Durante dos semanas, 14.000 inmigrantes de Haití acamparon bajo el puente en el pequeño pueblo de Del Río, a 230 kilómetros de San Antonio, Texas; Después de cruzar ilegalmente el Río Grande. Sin comida ni agua, las familias con hombres, mujeres y niños solteros enfrentaban todos los peligros de salir de la isla y aterrizar en México. Desde allí, intentaron llegar a uno de los seis puertos abiertos en la frontera, ya sea a pie o en vehículos temporales.
Las organizaciones benéficas católicas en San Antonio se apresuraron al rescate, llevando ropa, mantas, ropa de bebé, agua y comida al campamento improvisado. A la espera de que los trámites sean realizados por el servicio de inmigración, algunos fueron trasladados a una ciudad más conveniente para facilitar el acceso a amigos y conocidos.
El obispo de San Antonio explicó que Gustavo García-Siller del Río era solo un «pequeño trozo» entre Texas y México, por lo que a diferencia de ciudades como Brownsville y McLane, no había infraestructura para un grupo tan grande. Y con una larga tradición de la hospitalidad de El Paso. Además, la barrera del idioma es una de las más complejas: los haitianos solo hablan francés.
El 22 de septiembre, la administración Biden inició la deportación; Los funcionarios apelan a la regla de la administración Trump que justifica la deportación como una epidemia. De los haitianos exiliados, algunos son deportados, mientras que otros son deportados a ciudades mexicanas o centroamericanas donde vivían antes de la deportación.
Los dos oficiales, bajo una garantía no identificada, eran en realidad el «mayor número de haitianos» transferidos en autobús y avión a otras ciudades de Estados Unidos como El Paso, Laredo, Rio Grande Valley y Duson, Arizona. Todos recibieron un sapon en un plazo de 60 días para evaluar su estado migratorio y solicitar asilo temporal.
El secretario de Defensa Alejandro Myorgas rediseñó el estado de seguridad temporal y permitió que algunos haitianos en Estados Unidos se quedaran y trabajaran en el país durante al menos dieciocho meses a partir del 29 de julio de 2021. Mientras tanto, se abrió una investigación para los agentes de la policía fronteriza sobre el caballo que perseguía a la multitud «aparentemente con un látigo». Los oficiales no usaron sus látigos, sino que usaron un control prolongado para controlar mejor a los caballos, bajo la presión de la cantidad de personas que los rodeaban.

READ  Norris y el reemplazo de máquinas en México: "Lo estamos pensando"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.