En América Latina, las aulas siguen vacías

24 de junio de 2021, 12:08 pm

Este mes, por primera vez en más de un año, pequeños grupos de niños ingresaron a las escuelas de la Ciudad de México con mochilas y charlas. Esta es una apertura muy cautelosa. La elección depende de las escuelas y solo una minoría ha decidido hacerlo. Solo una parte de la clase asiste cada día. Esto se aplica a dieciocho de los treinta y un estados de México. Las otras escuelas permanecen cerradas. Dado que la pandemia no está llegando a su fin, la medida de precaución puede ser comprensible. Pero entre los sobrevivientes, los niños siguen siendo las principales víctimas, en México y en toda América Latina.

La región se ha visto particularmente afectada por Covid-19 por tres razones. Con el 8 por ciento de la población mundial, ha sufrido alrededor de un tercio de todas las muertes atribuidas oficialmente al COVID-19 (y muchas otras no están registradas). Sus economías perdieron un 7% en promedio en 2020, que es peor que la cifra mundial. Una cosa de la que no se ha hablado mucho es el hecho de que las escuelas en América Latina han estado cerradas por mucho más tiempo que las de cualquier otra región. Los efectos se sentirán mucho después de que termine la pandemia y la economía se recupere.

permanecer detrás
Con la excepción de seis países más pequeños, casi todas las escuelas de América Latina cerraron en marzo de 2020 y muchas nunca han vuelto a abrir. Argentina o Colombia, a principios de 2021, empezaron a reabrir, pero con la llegada de la segunda oleada las cerraron de inmediato.

READ  Mescyt abre una convocatoria de becas internacionales en más de 50 universidades de todo el mundo

La pérdida prolongada del aprendizaje solo exacerbará los ya dramáticos estándares educativos. En 2018, las Pruebas Internacionales de Pisa de jóvenes de 15 años encontraron que los participantes latinoamericanos en lectura, matemáticas y ciencias estaban, en promedio, tres años por detrás de sus pares en el Grupo de Países Ricos de la OCDE. .

Con las escuelas cerradas durante 13 meses, es posible que alrededor del 77 por ciento de los estudiantes no alcancen el mínimo esperado para su grupo de edad, según el Banco Mundial, una cifra del 55 por ciento en 2018. Esto podría tener efectos a largo plazo. Con solo diez meses sin clases, el estudiante promedio podría perder el equivalente a $ 24,000 en ingresos a lo largo de su vida laboral, según el Banco Mundial. Los estudiantes y las niñas de las zonas rurales más pobres son los grupos más afectados por el cierre de escuelas, un hecho que exacerba las ya masivas desigualdades en América Latina.

Los cierres de escuelas han tenido un costo emocional y han provocado un fuerte aumento del abandono escolar prematuro

Muchos países de América Latina han realizado grandes esfuerzos para organizar lecciones a distancia. Sin embargo, una minoría significativa de escuelas no tiene acceso a Internet con fines educativos. Mientras que el 98 por ciento de la quinta parte de los estudiantes más ricos de la región tiene Internet en casa, en el caso de los estudiantes más pobres, la cifra es del 45 por ciento. En Brasil, los teléfonos celulares son la única forma de acceder a Internet para más del 60 por ciento de los estudiantes negros e indígenas. Muchos gobiernos utilizan canales tradicionales como televisión, radio y material impreso. México ha proporcionado lecciones a distancia a 25 millones de estudiantes utilizando estas herramientas.

READ  Mientras Wall Street vuela, Joe Biden insta a su gabinete a publicar el plan de acción: The Voice of New York

Todo esto no sustituye a la enseñanza presencial. “No todos los estudiantes tienen el mismo ritmo de aprendizaje”, dice Marco Fernandez, un experto en enseñanza de la Universidad Mexicana de Monterey Tech. “No pueden hacer preguntas ni recibir comentarios como lo hacen en clase”. Además de la pérdida de aprendizaje, los cierres de escuelas han tenido un gran costo emocional y han provocado un fuerte aumento de la deserción escolar.

Publicidad

En muchos países de otras regiones, las escuelas ya han reabierto durante varios meses gracias al distanciamiento social, los tampones y la meticulosa higiene. Independientemente de la gravedad de la epidemia, esto no sucedió en América Latina por varias razones.

Los padres en general no estaban dispuestos a enviar a sus hijos de regreso a la escuela. En México, hasta que la mayoría de las personas se vacunen, “lamentablemente no hay condiciones para un regreso masivo a la escuela”, dice Luis Solís, de la Unión Nacional de Padres, un grupo de voluntarios. Incluso los sindicatos de profesores dudaban. En Argentina, cuando el alcalde de Buenos Aires intentó reabrir las escuelas en marzo, enfrentó la oposición de los sindicatos y del gobierno nacional, su aliado. Fernández se queja de que “no hay presión” sobre los gobiernos para que reabran las escuelas.

Los gobiernos pueden hacer más para promover una reapertura segura, con información y participación de todas las partes. “En este punto, todos los países al menos tenían que hacer un intento concreto de reabrir las escuelas”, dice Emanuela de Gropelo del Banco Mundial. “No deberíamos estar en esta situación”. La recuperación será un gran desafío. Las escuelas deben evaluar rápidamente a cada estudiante, organizar clases de recuperación y recuperar el tiempo perdido con clases los sábados y más horas. Para hacer esto, se necesitará mucho dinero y esfuerzo. Muchos gobiernos durante la pandemia han gastado más en atención médica y en ayudar a familias y empresas. La educación también debe ser una prioridad para que América Latina evite la decepción de toda una generación.

READ  El cuero artificial se vuelve orgánico - Ravenna24ore.it

(Traducido por Josie Mozobaba)

Este artículo se publicó originalmente en el British Weekly. La económico.

Internacional tiene un boletín semanal que cuenta lo que está sucediendo en el mundo escolar y uno Que cuenta lo que está pasando en América Latina__. Me inscribí Quien es el.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *