Entonces la fe en Old Gu se derrumbó

Joe Biden tuvo un sueño. Se engañó a sí mismo para enmendar las divisiones bajo Trump, reunificar al país dividido y regresar a la presidencia de todos los estadounidenses. En cambio, los estadounidenses ya le habían dado la espalda. Las encuestas de opinión hablan por sí solas. Nueve meses después de su nombramiento, el presidente puede contar con la confianza de apenas el 38 por ciento del país. Un indicador desastroso y no muy diferente al registrado, tras nueve meses en el cargo, por el muy criticado Donald Trump. Pero con una diferencia. Las muy bajas preferencias de su predecesor fueron el resultado de una despiadada campaña de prensa lanzada por los principales medios de comunicación del país con el Washington Post, New York Times y CNN a la cabeza. Una represión en ese momento fue favorecida tanto por la investigación de Russiagate, dirigida por el fiscal general Robert Mueller, como por los comentarios imprudentes de Trump después de las manifestaciones de supremacistas blancos en Charlottesville. Pero si en esos primeros meses Trump fue presidente en el ojo de la tormenta, no se puede decir lo mismo de Biden, quien ha sido constantemente mimado, acariciado y justificado por los medios liberales. Para entender esto, solo piense en lo que sucedió y sigue sucediendo en la frontera con México. Allí, las imprudentes promesas presidenciales llevaron a una verdadera ola de emigración. La avalancha a la que las autoridades respondieron, gracias a la indiferencia de los medios, con medidas represivas más activas que las que utilizó el “malo” Trump en ese momento. Prueba de ello es el récord sin precedentes de 212.672 migrantes detenidos en julio. Sin embargo, los arrestos masivos fueron ignorados en gran medida. Al menos hasta que despertaran los latigazos de esos desesperados medios liberales. Además, incluso el abandono fallido de Afganistán, acompañado de vergonzosos compromisos con los talibanes, pudo contar con el despreciable silencio de la mayoría de la prensa. Pero ahora es el momento de las ventajas. Uno se pregunta cuánto tiempo podrá soportar esta débil administración el verse privado del habitual apoyo mediático. También porque la pandemia descontrolada y la fiebre inflacionaria causada por la escasez global de productos básicos y los riesgos energéticos están golpeando a la economía estadounidense como un meteoro. y abrumar a Joe Biden mucho antes del final de un mandato de cuatro años que, debido a la edad y la enfermedad, ya es el límite no renovable para esta presidencia.

READ  Estados Unidos, reabriendo fronteras a partir del 8 de noviembre para viajeros vacunados - extranjeros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *