¿Es la cancelación de la deuda un método viable? “LMF Lamiafinanza

El tema de la deuda rara vez ha atraído tantos comentarios de los economistas y los medios financieros como lo hizo durante la crisis del coronavirus. Muchos cuestionan el pago de la deuda pública que ha crecido exponencialmente durante la pandemia. Ningún país es inmune y las devastadoras consecuencias económicas están bajo escrutinio. Sin embargo, cuando la crisis termine, es probable que algunos países endeudados simplemente soliciten la cancelación de parte o la totalidad de la “deuda de Covid”.

No hace mucho tiempo, se creía ampliamente que la deuda pública de un país debería permanecer muy por debajo del tamaño de su economía. Pero, al igual que otras cosas que solíamos dar por sentadas, esta directriz, al menos temporalmente, ha sucumbido a la pandemia a medida que los legisladores se esfuerzan por mantener la economía en marcha.

El aumento de los niveles de deuda amenaza con aumentar los temores de una posible quiebra estatal. Además, un enfoque circular que incluye exigir al banco central que inyecte dinero en el gasto público genera automáticamente la alarma sobre la inflación resultante. Es posible que los países en desarrollo no puedan aprovechar los mismos recursos que sus contrapartes más adineradas, y es probable que pronto tengan que pagar miles de millones de dólares en deuda para evitar que las agencias de calificación reduzcan sus calificaciones.

A principios de febrero, más de 100 economistas pidieron al Banco Central Europeo que cancelara la deuda pública que tenía. Los peticionarios creen que, al cancelar la deuda, el Instituto de Frankfurt proporciona a los países europeos los medios para reconstruir su medio ambiente, pero también para reparar el daño social, económico y cultural causado por la epidemia. Tras apelar a los economistas, la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, descartó la posibilidad de cancelar las deudas acumuladas para contrarrestar los efectos de la epidemia, calificándola de “inimaginable” y “violando el tratado europeo que prohíbe estrictamente el financiamiento monetario de los países”.

READ  No se trata solo de medicamentos y maquinaria, las inversiones estadounidenses en Italia están creciendo - la Voce di New York

Si bien la deuda pública estadounidense ha alcanzado sus niveles más altos desde la Segunda Guerra Mundial, el impacto en los mercados financieros ha sido mínimo. Hay varias razones para esto. La pandemia parece haber cambiado la forma en que la gente piensa sobre la deuda pública extremadamente alta. Ahora parece que aquellos que pueden haber tenido miedo de esta perspectiva ahora están de acuerdo en si los fondos se utilizan bien y si el interés sigue siendo relativamente bajo.

Entonces, incluso si países como el Reino Unido tienen una deuda récord, muchos expertos comparten la misma idea: siga pidiendo prestado. Algunos gobiernos, especialmente los de Estados Unidos, “justifican” el aumento de la deuda argumentando que el retorno al crecimiento permitiría pagar la deuda misma (en particular mediante aumentos de impuestos).

Es importante recordar que el estado no paga sus deudas en su totalidad. De hecho, cuando el préstamo vence al vencimiento, el estado simplemente toma otro préstamo. Por lo tanto, es más correcto hablar de pagar intereses sobre la deuda en lugar de pagar la deuda en sí.

Ahora, volviendo a la cancelación de la deuda, el Tratado de Lisboa establece que el Banco Central Europeo es legalmente independiente de sus estados miembros y que su financiación está prohibida. Por tanto, la cancelación de la deuda es incompatible con este principio, con todas las consecuencias imaginables.

Por tanto, los estados miembros deben acordar la modificación de los tratados europeos, decisión que requiere un consenso, que en la actualidad es inimaginable. Es importante recordar que el canje de deuda ya ha dado lugar a interminables discusiones entre los países del “norte” y el “sur” de la UE.

READ  Campeón del mundo Bayern Munich contra Tigres. Represalia en el 69, cuando ganó el mexicano Cruz Azul

Finalmente, ¿cómo olvidar el documento de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo que dice: “La obligación del derecho internacional de pagar la deuda nunca fue aceptada como una obligación absoluta, y muchas veces fue limitada o restringida …” Hay mucho material para “discutir”.

Ha habido varios casos emblemáticos de cancelación de deuda en el pasado. En particular, se pueden mencionar los casos de México (1861), Cuba (1898), la Unión Soviética (1918), la República Federal de Alemania (1953) e Irak (2003).

Una de las preguntas que nos hacemos a menudo es si el tamaño de la deuda mundial, que se ha duplicado como resultado de la pandemia, puede desencadenar una corrección del mercado. Creemos que la respuesta a esta pregunta es negativa, porque la religión hoy es un “mal necesario”. Pero algún día tendremos que afrontar el problema, aunque eso signifique cancelar parte de las deudas de algunos países (especialmente los países en desarrollo). Cuando volvamos al período de crecimiento, el tema ocupará un lugar destacado en las agendas de los bancos centrales y los gobiernos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *