Fútbol Villarreal

Cuando Fernando Roig anunció el 14 de mayo de 1997, recién comprado el club, que llevaría al equipo a la Champions, todos en Villa Real pensaron que estaba loco. No solo hizo eso, sino que transformó a la selección española de tercera división en un modelo de éxito

El próximo 14 de mayo Vila-Real celebrará el 25 aniversario de la histórica jornada, un hito para una pequeña localidad de provincias de la Comunidad Valenciana. Ese día de 1997, el empresario valencianista Fernando Roig compró el club local, prometiendo llegar a la Champions League en cuatro años. Talla Villarreal En ese momento estaba muy lejos del equipo que esta noche se enfrenta a la Juventus en la segunda vuelta de la principal competición europea, por lo que la llegada de Roig a Castellón no fue recibida con la ilusión que tendría entonces. Merecido: el más pesimista de ellos lo tomó por loco, y los demás esperan con cautela los primeros movimientos con la sospecha reservada al extraño.

Para llegar a la Champions se necesitaron algunos años más, pero en el primer tiro -la temporada 2005/06- el Villarreal paró un paso de la final de París: en la semifinal ante el Arsenal, con un penalti fallado por Riquelme. en tiempo de lesión. del partido de vuelta que, de haber marcado, habría permitido a Yellow Submarine jugar la prórroga en casa contra el equipo que entonces entrenaba Wenger. Pero a Fernando Roig para ganarse la confianza de casi cincuenta mil vecinos de Villa Real, y de muchos seguidores del club en la provincia de Castellón, hacía falta menos. Acostumbrados a animar a un equipo que se sentía más cómodo asistiendo a la liga española de fútbol de tercera división, inmediatamente notaron un enfoque programático diferente en comparación con la administración anterior. El punto de partida de Roig fue impulsar el sector de la juventud, que hoy en día todo el mundo considera una distinción gracias al 12 por ciento del presupuesto total que se le destina anualmente.. El factor decisivo en el crecimiento fue y sigue siendo una red de monitores bien organizada, especialmente en América del Sur, donde jugadores a lo largo de los años como Marcos Sena, Godín, Valencia, Cáceres y Gonzalo Rodríguez llegaron a una edad temprana. La creación de valor, para el club que le costó a Roig algo más de 430.000 euros en 1997, también pasó por la selección de entrenadores, casi siempre desde dentro: basta pensar en los últimos cuatro directores deportivos -Valls, Cordon, Orteles y ahora García Tina-, él Pasó por diferentes puestos y luego gradualmente asumió más y más responsabilidades, una vez que conoció todos los engranajes de la empresa.

READ  Sandro Abate Prestigioso amistoso de España ante el Pozo Murcia

El Villarreal es un acercamiento «global» al fútbol. Por un lado, la solidez de la titularidad -Fernando Roig, propietario de PAMSA, la azulejera líder en Europa, ocupa el puesto 1.833 de Forbes en el ranking de los hombres más ricos del mundo- y el perfil internacional del club, que cuenta con 15 academias repartidas por el mundo entre Estados Unidos, Canadá, México, Rusia, Corea del Sur e Israel. Por otro lado, hay una dimensión social que no debe abandonarse: se dice que Fernando Roig a menudo interviene personalmente para apoyar a los aficionados y ciudadanos en dificultades o para pagar sus facturas médicas.

En cuanto a las crisis deportivas del Villarreal, Roig respondió poniendo la mano en la cartera, sobre todo en 2012 cuando una caída inesperada podría haber afectado gravemente a las cuentas y la competitividad de la empresa. Ese verano, el beneficiario ingresó 138 millones de dólares a las arcas de la empresa tras vender el 2,4 por ciento de sus acciones en otra gran empresa familiar: los supermercados Mercadona.

El Villarreal volvió inmediatamente a LaLiga y retomó ese camino virtuoso iniciado en 2006, gracias a un lanzamiento de penalti, truncado en el momento más bonito. Quince años después, pudo ser la tanda de penaltis la que mayor alegría le dio a Fernando Roig, que ganó la Liga Europea al vencer al Manchester United. Y pensar que alguien lo había vuelto loco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.