Hungría y el Parlamento derogan la ley contra las ONG

La Unión Europea parece haber marcado un tira y afloja importante con Budapest en el respeto del estado de derecho: el Parlamento húngaro derogó formalmente la ley de 2017 que el primer ministro Viktor Orban había solicitado contra la supuesta financiación extranjera de ONG. En junio pasado, la Corte Europea de Justicia lo rechazó por considerarlo “una restricción discriminatoria e injustificada”, y el actual primer ministro ultranacionalista se ha visto obligado a dar marcha atrás, aunque a regañadientes, en un marco que identifica los frutos de la “liberalización imperialista”. ” del oeste. La ley en cuestión es parte de lo que se llama Paquete “Anti-Soros” Eso abrió un frente de batalla muy difícil con la Unión Europea. En este caso, la ley pertinente exige que las ONG activas en territorio húngaro, especialmente aquellas comprometidas con los derechos humanos y los inmigrantes, informen los datos personales de los donantes extranjeros y los hagan públicos si sus donaciones anuales individuales superan los 500.000 Ft (1.380 €). El gobierno del primer ministro Viktor Orban explicó que el objetivo era lograr una mayor transparencia y evitar que “las organizaciones no gubernamentales intenten ejercer presión política sobre el gobierno con el apoyo de potencias extranjeras”. Sin embargo, muchos han argumentado que solo ha resultado en una mayor represión de la oposición de los críticos del gobierno, por ejemplo, la política de inmigración, y un mayor control sobre las actividades de organizaciones como Amnistía Internacional, Greenpeace y el Comité Humano de Helsinki. derechos. También se pidió a las ONG que anunciaran que eran organizaciones financiadas con fondos extranjeros en sus sitios web y en todos sus materiales de prensa.

READ  Coronavirus, AstraZeneca se detiene en Berlín y Múnich para mujeres menores de 60 años. Austria amenaza con bloquear 100 millones de dosis de Pfizer

Esta es la tercera vez en menos de un año que se determina que las leyes húngaras son incompatibles con la legislación europea. El pasado mes de mayo, el Tribunal de Justicia también condenó la política de inmigración de Orban, y un mes después llegó el turno de la ley anti-ONG, y en octubre se “condenó” la ley universitaria, que se redactó con el objetivo -verificación- de la expulsión de Budapest. Universidad Centroeuropea, fundada por el millonario estadounidense de origen húngaro George Soros, quien tuvo que trasladar sus actividades de Budapest a Viena. Para hacer esto, Orban aprobó una legislación que requiere que todas las universidades extranjeras activas en Hungría tengan una “actividad real” en sus países de origen. Seo por sí solo no pudo proporcionar estas credenciales.

Ahora algo parece haber cambiado y por primera vez la labor del Tribunal de la Unión Europea Orbán se ve obligada a ralentizarse. Reduzca la velocidad, no cambie de dirección: nadie en Hungría con el pretexto de que el primer ministro ha abandonado su “plan de control”: el Tribunal de Cuentas húngaro, dirigido por un ex político de Fidesz, Orban, de hecho estará a cargo de informar al gobierno sobre las actividades y fondos de todas las Organizaciones con presupuestos superiores a 50.000 euros anuales, excluidas las instituciones nacionales, deportivas y religiosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *