Iguales en todo – ilGiornale.it

Argentina es campeona mundial de fútbol para discapacitados. Vencieron a Paraguay en la final en Buenos Aires. En el torneo de 7 jugadores participaron representantes de Brasil, Chile, Perú, Bolivia, Colombia, México, Ecuador, Marruecos, Estados Unidos y el resto del mundo. El reglamento del torneo de Taglia Bassa estipula que los jugadores deben medir menos de un metro y 40 centímetros, con la posibilidad de utilizar un jugador de menos de 1,49 metros, y el torneo debía representar una salida a la discriminación a la que eran sometidas estas personas. Sufre displasia ósea y el deporte permite esa posibilidad, pero la final de París acabó en un escándalo que la prensa identificó como el “Mundial Robo”. La selección paraguaya abandonó el campo en protesta, mediada la primera parte, y el marcador se decidió 1-3 con tres tiros penales, en cinco minutos, concedidos al trío argentino de árbitros Sebastián Solís, Thiago Abaza y España. Hinchas del equipo local, Violeta Vázquez, abuchearon a Paraguay y se desató una pelea entre un futbolista guaraní y un hincha que lo acusó de insultos y escupitajos. El partido fue cancelado pero el título mundial fue otorgado a Argentina. La altura no importa. No hay diferencia, somos similares en todo. Incluso en las peores condiciones.

READ  España, el estadio es una obra de arte: un homenaje a la leyenda del baloncesto Kobe Bryant

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio