John Garfield, la estrella urbana suburbana rebelde y empobrecida que vivió la pobreza y el reformista en su piel

A finales de los años treinta, el personaje del rebelde apareció en el cine estadounidense, reflejando el malestar de los suburbios urbanos y el estrecho camino entre la inadaptación y la delincuencia. Nadie lo encarna mejor que John Garfield, quien nació el 4 de marzo de 1913 en el gueto del East Side de Nueva York en una familia de inmigrantes nacidos en Rusia: vivió experiencias de miseria y reforma en su piel, mientras que los demás vivieron la chicos de la ciudad de cara sucia, los Cagney, los Bogart, representándolos sólo en la pantalla.

Descubriendo su carrera temprana en el escenario, asistió a diferentes escuelas de artes dramáticas hasta formar parte del teatro colectivo que en los años de crisis económica y desencuentros ideológicos emocionales fue la compañía más creativa a nivel artístico y social.

Escrita por Warner, aparece en decenas de películas en las que el músico en crisis identifica el carácter sombrío y autodestructivo del perdedor. cuatro chicas
(1938) de Michael Curtis para una ametralladora agresiva El archipiélago está ardiendo
(1943) de Howard Hawks. Pero el gran éxito solo viene con El cartero suena siempre dos veces
(1946) de Ty Garnett, la tercera edición de la novela de James M. Kaine, que abrió la última y más importante temporada del actor. El vagabundo que se deja atrapar por Lana Turner, la fría y morena dama vestida de blanco, nunca se rinde ante la rudeza del hombre abrumado por el destino.

El cuerpo proletario de John Garfield, áspero, macizo, descarado, está en el centro alma y cuerpo
(1947) de Robert Rosen, donde el boxeo es el medio distintivo de promoción social para los que llegan al gueto. Al menos hasta que el héroe se rebeló contra el corrupto comerciante vendedor de azufre diciendo: «¿Qué puedes hacerme, matarme? Todos debemos morir». Con el telón de fondo de los rascacielos de Wall Street donde la distinción entre el hampa y el mundo empresarial se vuelve cada vez más borrosa, el enigmático abogado de fuerzas del mal
(1948), el noir político de Abraham Polonsky, es una víctima más del éxito que pagó con la pérdida de sí mismo. No es muy diferente de un perdedor cínico y decepcionado. El golfo de México
(1950) de Curtiz, la segunda y más fiel edición de Tener y no tener
de Ernest Hemingway, a quien el actor en estado de misericordia otorga la fuerza de la dureza y la carga sexual, pero también su debilidad.

READ  Registre los números para Videoram. Asesoramiento y excelencia en bolsa. Confartigianato piensa en Pums- Corriere.it

En el pequeño matón involucrado en un robo Yo amaba al forajido (1951) para John Berry, su última película, la imperfección neurótica de un gángster acechador que toma como rehén a una familia obrera se presenta a través de la identificación participativa de la persona presionada por la angustia. En el clima amenazante del macartismo, angustiado por tener que testificar, murió de un infarto el 21 de mayo de 1952 a la edad de 39 años, la noche antes de que el Consejo de Actividades Antiamericanas fuera acusado ante la Comisión Huac.

En la juventud del pobre astro, con su estilo instintivo e intenso, la nueva generación de actores se anuncia desde Marlon Brando, James Dean, Da Montgomery Clift, Paul Newman.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.