Kenia ignora la alianza BRICS, poniéndola en riesgo – Africa24.it

La reciente cumbre de los BRICS, celebrada en Sudáfrica del 22 al 24 de agosto de 2023, dio la bienvenida a seis nuevos miembros en una medida que inclinó dramáticamente el equilibrio de poder global hacia el Sur Global y cambió irrevocablemente nuestro mundo.

La participación atípica y silenciosa de Kenia en el histórico grupo BRICS revela los peligros de la competencia geopolítica entre el bando estadounidense-europeo y la distensión entre China y Rusia, a medida que África se convierte en el nuevo campo de batalla. En nuestra opinión, Kenia sólo puede ignorar a los BRICS a costa del riesgo.

BRICS –acrónimo de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica– describe las economías de más rápido crecimiento del mundo que dominarán colectivamente la economía global en 2050.

Conocidos por su importante influencia en los asuntos regionales y globales, los cinco países miembros del BRICS también son miembros del G20. Durante la cumbre recién concluida, el grupo de las principales economías emergentes llamó a seis países (Argentina, Egipto, Etiopía, Irán, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos) a unirse y fortalecer sus filas antes del 1 de enero de 2024.

Fundados en 2009 y con sede en Shanghai, China, los BRICS se han esforzado por lograr un mundo justo, inclusivo y próspero tratando de abordar las quejas de los países en desarrollo a través de un sistema global que, con razón, creen que está manipulado en su contra.

En muchos sentidos, la cumbre de los BRICS de 2023 fue una cumbre africana crucial, y Kenia parece haberle prestado poca atención. Fue acogido en suelo africano por un país africano: Sudáfrica. El tema “BRICS y África: Asociación para un crecimiento mutuo acelerado, un desarrollo sostenible y un multilateralismo inclusivo” se centró en África. La cumbre invitó a dos países africanos –Egipto y Etiopía– a unirse al grupo. Durante 13 años, Sudáfrica, la segunda economía de África, ha sido la única potencia regional africana en el club Sur-Sur desde 2010.

READ  Festival Sudamericana 2023 - WordNews.it

En el pasado reciente, la potencia económica de África Oriental ha expresado la misma posición que los BRICS, presionando por un sistema financiero internacional justo, incluido el uso de monedas locales en el comercio internacional y las transacciones financieras regionales.

Hace dos décadas, bajo el presidente Mwai Kibaki, Kenia emergió como una imponente nación africana y una potencia en el Sur global.

El país ha adoptado una política constante de mirar al Este para reequilibrar su tradicional orientación “Occidente”, guiada por una política exterior asertiva sustentada en el interés nacional. Todo esto parece estar cambiando.

Hasta ahora, más de 40 países han expresado interés en unirse a BRICS y 22 países han solicitado oficialmente ser miembros. Un chiste común es que la palabra “BRICS” está mal escrita: ¡debería ser BRICKS y la “K” debería ser Kenia! En África, Argelia, Comoras, la República Democrática del Congo, Egipto, Etiopía y Gabón han solicitado convertirse en miembros del grupo BRICS. Ciertamente Kenia no se encuentra entre ellos.

El presidente William Ruto estuvo ausente de la cumbre BRICS de 2023, a la que asistieron más de 50 jefes de Estado y de gobierno.

Kenia ha guardado un característico silencio sobre su posición respecto de los BRICS. El ministro de Asuntos Exteriores, Alfred Mutua, que representó al jefe de Estado de Kenia en el evento, aún tiene que cumplir su promesa de esbozar la posición de Kenia sobre la participación del «Sur Global».

Nigeria falta
Ahora que Egipto y Etiopía se unen a los BRICS, Kenia es una de las potencias regionales que ha sido excluida del grupo BRICS.

Curiosamente, Nigeria también está ausente del BRICS, el país más poblado del continente que, según las proyecciones, se convertirá en la decimocuarta economía del mundo en 2050, con un valor estimado de 4.348 billones de dólares.

Es posible que Nairobi y Abuja se unan al grupo en el próximo ciclo de expansión.

Pero su ausencia dice mucho sobre la dirección actual de su política exterior.

A medida que el resto de África avanza hacia el Sur Global, Nigeria y Kenia se vuelven cada vez más occidentales en su política exterior.

Los BRICS han resultado atractivos para África, y con razón. En primer lugar, la pandemia de Covid-19 ha expuesto las vulnerabilidades de los países occidentales ricos, que han acumulado vacunas que salvan vidas.

En segundo lugar, el continente comparte la insatisfacción de los países en desarrollo con el orden internacional liberal global dominado por Occidente.

Kenia no puede ignorar a los BRICS. Su desarrollo está estrechamente relacionado con el cierre. Además, la expansión de nuevos miembros ha aumentado significativamente el peso global de los BRICS.

La política exterior
Los responsables de la política exterior de Kenia deben tomar en serio la idea de que los BRICS son la potencia económica –si no militar– del mundo en el futuro.

El informe elaborado por el gigante de servicios profesionales PricewaterhouseCoopers, titulado “The Long View: How Will the Global Economic System Change by 2050?”, analiza cuáles serán las economías más grandes y poderosas del mundo en 2050.

Durante los próximos 27 años, el panorama económico y financiero de nuestro planeta cambiará tan dramáticamente con respecto a lo que conocemos hoy, que solo Estados Unidos podrá ser parte de las siete economías más grandes del mundo, conocidas popularmente como el «G7».

Según el PIB/PPA, los miembros del G7 en 2050 incluirán, en orden, China ($58,499 billones), India ($44,128 billones), Estados Unidos ($34,102 billones), Indonesia ($10,502 billones), Brasil ($7,540 billones), Rusia ($7,131). billones) y México ($6,863 billones).

READ  Nuevo teleférico Leitner en la Ciudad de México

Con seis países uniéndose a los BRICS, el PIB del grupo equivale ahora al 36% del PIB global y al 47% de la población mundial. Los dos países más grandes agregados al grupo BRICS son Etiopía (126,5 millones) y Egipto (112,7 millones). Es probable que la población de los BRICS supere el 50% de la población mundial, y muchos otros países expresarán interés en unirse.

Se espera que la incorporación de Arabia Saudita, Irán y los Emiratos Árabes Unidos duplique con creces la participación de los BRICS en la producción mundial de petróleo del 20,4% al 43,1%.

Además, Arabia Saudita, el mayor exportador de petróleo del mundo, estaría en el mismo bloque económico que el mayor importador de petróleo del mundo, China. La participación de los BRICS en las exportaciones globales también aumentará.

Esta dura realidad está generando una nueva competencia geopolítica entre el eje americano-europeo y la distensión entre China y Rusia. El desarrollo de Kenia podría descarrilarse si se ve involucrada en el «nuevo conflicto» sobre África.

Recientemente, Kenia se ha acercado al Occidente conservador, influenciada ideológicamente en gran medida por el sofocante provincianismo que rodea al “Cinturón Bíblico” estadounidense, la región del sur de Estados Unidos donde la moral protestante conservadora juega un papel perverso y trágico en la sociedad.

Está claro que Nairobi debe volver a la razón y anclar nuestra política exterior de acuerdo con nuestros intereses nacionales, especialmente creando riqueza para acabar con la pobreza extrema, y ​​no defendiendo un orden mundial liberal en deterioro.

Suscríbase a nuestro canal cable Para actualizaciones y debates en tiempo real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio