La escasez de agua está poniendo en crisis a América Latina – Cristian Asensio

07 febrero 2022 12:23

En Lima, 1,7 millones de personas carecen de agua potable segura. En esta ciudad en medio del desierto, el problema no es nuevo, pero solo empeora. Quienes no tienen acceso a la red de agua, aproximadamente el 15 por ciento de la población, deben comprar agua de camiones cisterna, incluso si el agua que venden no siempre es potable. Además, en invierno, los caminos a las montañas, donde se concentran los barrios marginales, quedan inutilizados por el barro, y pueden pasar semanas sin que los camiones cisterna lleguen a esas zonas.

Marielle Esmores, quien vive en el barrio pobre de Villa María del Triunfo al sur de Lima, tiene que bajar donde unos amigos conectados al suministro de agua, llenar sus bidones de siete litros y volver a casa. Ha pasado mucho desde que empezó la pandemia del Covid-19, en una de las ciudades con más contagios del mundo. “Fue difícil porque los niños estaban en casa y el consumo de agua aumentó”, dice. 150 familias viven en Villa María del Triunfo. El municipio vecino envía camiones cisterna dos veces por semana. Cada familia llena tanques con unos trescientos litros. «Usamos el agua con moderación. Tenemos que lavarnos con no más de un balde de agua», dice Ismores.

En Venezuela, la falta de agua potable también ha afectado nuestra forma de hablar. Se ha cambiado el nombre a la hora del día en que llega el agua. hora lucala hora loca, porque toda la familia está frenéticamente usándolo y dejándolo de lado.

La escasez de agua se ha convertido en la principal preocupación de una sociedad problemática. Algunos son considerados uno de los principales motivos de la migración, porque puedes resistir muchas cosas, pero no puedes vivir sin agua. “El servicio de agua potable es de lo que más se quejan los ciudadanos en las encuestas: crea más problemas y empeora la calidad de vida”, explica José María de Viana, ingeniero, profesor universitario y expresidente de Hidrocapital. Caracas abastece de agua.

De Viana cuestiona la crítica situación de los comercios y las infraestructuras para explicar la aguda escasez de agua, que ha dejado secos barrios enteros durante meses. “Tenemos una infraestructura excelente, pero está en un estado crítico: está funcionando al 40 por ciento de su capacidad, también hay una pérdida de capital humano, profesionales que han emigrado a otros países y ya no trabajan en Venezuela.

READ  Venezuela. Comienzan negociaciones entre gobierno y oposición en México

No solo sale poca agua de las tuberías, sino que también hay dudas sobre su calidad: «La gente sabe que el agua es imbebible porque está turbia, por el olor que desprende y por las partículas en suspensión. Cuando sale agua pura de los grifos sin interrupción, los venezolanos podremos esperar un cambio a mejor para el país”, dice de Viana.

La escasez de agua en América Latina no es solo un problema de los barrios marginales o las zonas rurales más secas. Afecta también a núcleos urbanos y regiones que nadie hubiera imaginado sufrir por este motivo hace veinte años. También depende no solo de la sequía, sino también de la mala gestión de los recursos, la falta de mantenimiento de las infraestructuras, la contaminación o que el agua esté en manos privadas.

caso chileno
Chile es un ejemplo extremo. Durante el período de la dictadura militar en particular, la gente obtuvo derechos de agua gratis y para siempre. Estos derechos, incluso en tiempos de escasez de agua, se están vendiendo en cantidades increíbles. Las industrias extractivas y las granjas se encuentran entre los principales compradores. Pitorca, municipio de la Región de Valparaíso, sufre por dos motivos. Por otro lado, están las grandes fincas de aguacate para exportación, las cuales tienen derecho al uso del agua que tiene prioridad en el consumo. María Catalina Espinosa, presidenta de la Unión de agua potable de agua y vecina de Quebrada de Castro, un pueblo cercano a la cuenca seca del río Petorca, lo explica así: “Estamos rodeados de montañas verdes llenas de aguacates y estamos secos. Hay agua, pero las industrias la usan”.

Exportación de aguacate seca Chile, video Fundación Thomson Reuters.


Por otro lado, la región atraviesa una sequía masiva desde hace once años. Ariel Muñoz, profesor de la Universidad Católica de Valparaíso y experto en cambio climático, coincide con los piturcaños. No existe un plan para priorizar el consumo humano y asegurar una gestión ambiental sostenible. Este es un tema urgente, dado que el 70% de los chilenos vive actualmente en zonas con escasez de agua. Son tantas las esperanzas puestas en la nueva constitución que la Asamblea Constituyente elegida en mayo de 2021 debe escribir: “Tendremos que redistribuir el agua, aunque a muchos no les guste. Hay muchas expectativas sobre la futura constitución, dice Muñoz.

espacio para maniobrar
Del otro lado de los Andes, en Mendoza, Argentina, el investigador Mariano Morales, líder del grupo que elaboró ​​el primer atlas de sequías de América del Sur, destaca la duración del fenómeno: “Reconstruir el clima del pasado nos dice que lo que está pasando hoy no tiene precedentes en los 620 años pasados».

Mendoza se levanta en un ambiente semiárido y recibe agua de la cordillera que forma un oasis durante siglos utilizado para la agricultura, pero con la sequía actual, la disponibilidad de agua es cada vez más baja, mientras que la población aumenta. 1,8 millones de personas ya viven en el condado. Según Morales, se deben aprobar nuevas leyes, monitorear y gestionar la situación para asegurar agua potable a la población y proteger varios ecosistemas. “Tenemos espacio para maniobrar, pero la pregunta es: ¿hasta cuándo?”.

Las grandes ciudades de América Latina están entre las sedientas. Las Naciones Unidas han incluido a la Ciudad de México y São Paulo entre las diez principales ciudades del mundo con problemas de suministro de agua. En el caso de la Ciudad de México, uno de cada cinco de sus 21 millones de habitantes tiene agua del grifo algunas horas al día. Las pérdidas de agua debido a problemas en el sistema de agua son de alrededor del 40 por ciento. La capital mexicana puede quedarse sin agua en 2030.

anuncio

Para Natalie Seguin, coordinadora general de la Red de Acción por el Agua Dulce en México, el problema tiene varias causas, pero se debe principalmente a un modelo insostenible que lleva el agua a cientos de kilómetros de distancia, a costa de las comunidades en las que se extrae el agua. . Colectivos con mayor poder adquisitivo. Luego están los que, al igual que las industrias extractivas, tienen acceso a grandes cantidades de agua por números «ridículos». No hay menos agua, hay escasez en la disponibilidad de agua solo para los ciudadanos por la contaminación, “la distribución y prioridad que se le da a los que manejan el agua”.

factor de inestabilidad
En el caso de São Paulo, una prolongada sequía obligó al racionamiento y distribución de agua en algunas zonas mediante camiones cisterna. Ya en 2014 hubo protestas por la interrupción del servicio de agua

Prácticamente no hay país en América Latina que no sufra una crisis de agua, desde los países grandes hasta los pequeños atravesados ​​por cientos de ríos. Esta categoría incluye a El Salvador, donde el acceso al agua se está volviendo cada vez más problemático. Según Andrés McKinley, investigador de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, los ríos más importantes del país en los últimos 25 años han perdido 30 por ciento de su caudal en el mejor de los casos y 70 por ciento en el peor. «Los recursos hídricos más importantes están disminuyendo a razón de un metro por año, y el 80 por ciento del agua está contaminada».

Entre los factores del problema, McKinley menciona la alta densidad de población, el uso extensivo del agua y, sobre todo, la sobreexplotación de las industrias. Un caso es SabMiller, que utiliza agua de la comunidad de Nejapa para producir Coca-Cola. La escasez de agua fue uno de los temas que estuvo en el centro de las recientes protestas en El Salvador”.

La crisis del agua es ya un factor de inestabilidad en una región rica en agua pero cada vez más sedienta.

(traducido por Francesca Rossetti)

Este artículo entró Conectauna plataforma periodística que promueve la difusión de información sobre América Latina.


Inter de Milán tiene un boletín que nos cuenta lo que está pasando en América Latina. Sale cada dos semanas y te registras aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.