La expansión de Brasil en 2022 será la peor entre las grandes economías, según Naciones Unidas

A diferencia de las economías más grandes del mundo, Brasil tendrá dificultades para seguir el ritmo de la recuperación del PIB. Las previsiones emitidas por las Naciones Unidas el miércoles indican que se espera que la economía nacional crezca a una tasa de 1,8% en 2022, que es la mitad de la expansión esperada de la economía global de 3,6%. Entre las economías más grandes del mundo, la tasa brasileña será la más baja.

Los datos provienen de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, en su informe anual publicado en Ginebra.

Para la institución, la razón de la baja tasa de crecimiento es la incertidumbre política sobre las elecciones de 2022.

En 2021, el crecimiento económico mundial del 5,3% será el más alto de los últimos 50 años, después del colapso de 2020. Para 2022, habrá una desaceleración hasta el 3,6%. A pesar de dos años de expansión, el mundo todavía estaría 3,7 puntos porcentuales por debajo de los niveles de ingresos que habrían ocurrido si no hubiera existido la pandemia.

En total, la agencia de la ONU estima que el mundo perderá acumulativamente 13 billones de dólares entre 2020 y 2022. En Brasil, las pérdidas entre 2020 y 2022 alcanzarán los 146.000 millones de dólares, equivalentes al 8% del PIB. Entre 2020 y 2025, el impacto en la economía nacional será de $ 240 mil millones.

En el caso de 2021, el país tendrá una expansión por debajo del promedio mundial. Las previsiones son de un crecimiento del 4,9%, frente a un promedio mundial del 5,3%. Brasil también tendrá un desempeño inferior al promedio de América (5,6%) y al promedio de América Latina del 5,5%.

READ  Milán, aquí están las galerías y museos que deben reabrir

En general, las economías emergentes disfrutarán de una expansión mucho mayor, con un 6,2% en 2021. En China, el crecimiento será del 8,3%. La economía estadounidense también mejorará, con una expansión del 5,7%.

El PIB de Brasil se mantendrá por debajo del promedio de los países emergentes (4,7%) e incluso de los países ricos (2,9%).

Según las Naciones Unidas, la economía nacional pudo resistir la epidemia mejor que sus vecinos. “En Brasil, a pesar del enorme costo humano de la epidemia, la economía se contrajo solo un 4,1% en 2020, el impacto más bajo entre las principales economías de América Latina”, dijo.

El informe anual de la ONU señaló que “se espera que Brasil crezca ligeramente por encima de su PIB de 2019 este año, gracias al impacto positivo de mayores exportaciones de materias primas y un estímulo fiscal relativamente más amplio y bien dirigido en comparación con México y Argentina”.

Señaló que “la política fiscal y monetaria expansiva ayudó a Brasil a mitigar el impacto económico del virus Covid-19, y en 2021, la recuperación de los precios de las materias primas y la interrupción gradual del estímulo fiscal deberían ayudar al crecimiento del PIB. 4,9%”.

“En el lado positivo, la vacunación y la demanda de servicios tienden a acelerarse en la segunda mitad de 2021”, dijo.

“En el lado negativo, la falta de suministro de las centrales hidroeléctricas ha generado inflación, lo que a su vez está obligando al Banco Central de Brasil a subir las tasas de interés de corto plazo”, advirtió.

Pero los mayores riesgos serán en 2022. “Las fuerzas negativas y la incertidumbre política asociadas con las próximas elecciones presidenciales brasileñas pueden afectar las perspectivas en 2022, con una desaceleración del crecimiento a sólo el 1,8 por ciento”, dijo.

READ  No solo las barreras ideológicas están cayendo desde Estados Unidos hasta el Vaticano. El análisis de Cristiano

Peor tasa en 2022

La proyección indica, de hecho, que la expansión en Brasil será de solo 1.8%, mientras que los economistas del país ya hablan de un crecimiento de solo 1%. La tasa es la más baja entre las principales economías del mundo.

Aquí están las previsiones de la ONU para el próximo año:

India: 6,7%
China: 5,7%
Indonesia: 4,9%
Turquía: 3,6%
Francia: 3,4%
Arabia Saudita: 3,3%
Alemania: 3,2%
Italia: 3%
Estados Unidos: 3%
Argentina: 2,9%
Canadá: 2,9%
México: 2,8%
Corea: 2,8%
Australia: 2,8%
Rusia: 2,3%
Japón: 2,1%
Reino Unido: 2,1%
Brasil: 1,8%

Miedos a la inflación

Otro aspecto que ha destacado Naciones Unidas es la devaluación real y la preocupación por la inflación. “En Brasil, los factores políticos internos han llevado a una devaluación de la moneda nacional relativamente más rápida que en otros países en desarrollo, mientras que la severa sequía ha llevado a la economía a utilizar fuentes de electricidad más caras”, explicó.

Naciones Unidas declaró que “para mediados de 2021, estos dos choques adversos habían elevado la inflación a casi el 9%, lo que llevó al banco central de Brasil a elevar su tasa de interés a corto plazo”.

La depreciación de la moneda y el aumento de los precios de las materias primas también aumentaron la inflación en México, Sudáfrica y la Federación de Rusia, pero a un ritmo mucho más moderado que en Brasil. La inflación de los precios al consumidor oscila entre el 4% y el 6%, lo que a su vez ha provocado un endurecimiento de la política monetaria por parte de los bancos de México y la Federación de Rusia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *