La novela de Bobo, un técnico olvidado

Turín – CHay vidas que se sienten como novelas, y hay muchas más de las que pensamos. A menudo yacen allí esperando que alguien los descubra, se apasionen por ellos y decidan compartirlos con almas curiosas que quieran admirarlos. Con «El fútbol es música. La vida y novela de Sandro». cachorroel entrenador se olvidó «(Mattioli 1885284 páginas, 19 euros), Mathieu Ermita -profesor, ya autor de tres volúmenes dedicados al mundo de las librerías independientes- inició precisamente este camino, introduciéndonos en la existencia de un hombre del siglo XX, nacido en Piacenza pero criado en Shanghai, «en ese momento el más ciudad cosmopolita del planeta», porque su padre era director musical de la Orquesta Sinfónica Municipal: y en China comienza a jugar al fútbol, ​​y muestra cualidades tan indiferentes, que a su regreso a Italia es contratado por Piacenza y resulta tan bueno como para ser convocado en 1936 para los Juegos Olímpicos de Berlín, único partido ganado por nuestra Nacional. Puppo no salta al campo, pero su medalla de oro también. Misma historia al año siguiente, cuando fichó por la Ambrosiana Inter y celebró el scudetto sin ser utilizado nunca. En Venecia, más tarde, tocará detrás del dúo Loïc Mazolapoco después las Grandes Joyas de Torino.

Pero cuando decidió tomar asiento, Bobo convirtió su vida en una novela. Tras las primeras pruebas entre Thiene, Venecia y Rovereto, recibe una llamada del secretario de Federcalcio, Alberto día de amor. “La Federación Turca quiere un entrenador italiano para dirigir a la selección en los inminentes Juegos Olímpicos de Helsinki, y estaba pensando en tu sugerencia: ¿Te sientes capaz de eso?”. Bobo tiene 34 años: no tarda en decidirse a responder, aunque eso signifique distorsionar -incluso devastadoramente- la vida cotidiana de su esposa Laura y sus hijos Darío e Hilda. No vamos a entrar en detalles, porque habrá que ir descubriéndolos poco a poco, pero baste decir que con él Turquía podrá clasificarse para el Mundial de 1954 en detrimento de España y Bobo también será el encargado de dirigir al Besiktas. con quien ganará dos campeonatos. Y de nuevo, su próximo equipo será el Barcelona y la Juventus durante dos temporadas (En la foto de arriba, Puppo está con Boniperti) en una fase de renacimiento y por tanto con modestas perspectivas (los bianconeri se definirían, con felices intuiciones, Puppanti).

READ  Video capturado de 'La bestia del abismo' »Noticias de ciencia

Eremo ha hecho un gran trabajo, tanto en la recopilación de información (a la que contribuyó mucho Lorenzo, el sobrino del protagonista), como en la capacidad de narrar, y la elección en primera persona que hace que la lectura sea tan entretenida, sobre todo en sus muchas y extrañas partes: Porque China en los años 20 y 30 y Turquía en los años 50 y principios de los 60 eran dos realidades muy alejadas de la italiana, mucho más que nuestro tiempo, en el que, además, todavía hay muchos aspectos que las hacen oscuras para a nosotros.

A la satisfacción profesional de Bobo se suma una profunda angustia interior, tanto por el discurso familiar mencionado como por otras razones. Eremo logra mantener vivos a ambos bandos sin perder el interés ni el estilo. “Con nosotros, el entrenador hace el papel de estratega durante noventa minutos. Agitar los brazos, retorcerse, gritar, suplicar es una tradición heredada de los grandes personajes de la tragedia griega. Y así, para mucha gente, se convierte en el polo gravitacional, una especie de mago en acción. No soy mago y no tengo una varita mágica, pero soy paciente y metódico”. Pero, ¿qué tan avanzado estaba Sandro Poppo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio