La secreción nasal después de comer puede ser un síntoma de esta condición que afecta las vías respiratorias.

Esto sucede a menudo cuando se comen alimentos picantes, pero también puede ocurrir en otros casos. Una nariz que comienza a gotear después de comer, de hecho, es una condición muy común, pero sus causas no siempre están claras.

La mayoría de las veces, cuando eso sucede, terminamos sonándonos las narices y sin darles peso. De hecho, este estado aparentemente banal puede estar relacionado con lo que comemos, pero también con otras enfermedades. Otras veces, de hecho, una nariz que moquea puede depender de una interpretación completamente diferente.

Podría indicar estas enfermedades.

el Nariz que moquea, o la clásica «nariz que moquea», es un síntoma que puede estar asociado a diversas enfermedades. En ocasiones puede indicar una simple gripe, sobre todo si se acompaña de síntomas clásicos como fiebre, congestión nasal, escalofríos, tos y más.

Recuerda que para defendernos de la gripe, la nutrición juega un papel de primordial importancia. aquí debido a Estas preciadas verduras que pueden ayudarnos a combatir la gripe nunca deben perderse en nuestro carrito.

Sin embargo, la secreción nasal también puede depender de la inflamación y la irritación, pero también del tabaquismo, dolores de cabeza o desviaciones en el tabique nasal. En casos raros, puede indicar la presencia de tumores o pólipos.

Una nariz que moquea después de comer también puede revelar alergias alimentarias de las que ni siquiera sabíamos, pero eso no es todo. También puede ser la campana de alarma para las alergias a los ácaros del polvo, pero también lo pueden ser los dolores de cabeza, la granulomatosis de Wegener y la poliposis nasal.

READ  “La bandera italiana debe disculparse, no puede hablar con una sola voz” - Corriere.it

La secreción nasal después de comer puede ser un síntoma de esta condición que afecta las vías respiratorias.

Sin embargo, con mayor frecuencia, también puede referirse a una afección que afecta las vías respiratorias superiores, es decir, la nariz, los ojos y la garganta. En este caso estamos hablando de rinitis alérgica Es una reacción que provoca síntomas muy similares a los de un resfriado. Hablamos, por ejemplo, de estornudos, picor de nariz y ojos, ojos llorosos, así como congestión nasal y dificultad para respirar.

Esta situación es provocada por la exposición a alérgenos que circulan en el ambiente, como el pelo de animales, el polen y los ácaros del polvo. Suele tener un patrón estacional.

Aquí se explica cómo prevenir el problema.

La mejor manera de intentar prevenir este problema es mantener los entornos en los que vivimos y trabajamos lo más limpios posible. En el hogar, por ejemplo, es importante airear y limpiar las habitaciones con frecuencia incluso aquellos puntos donde la suciedad se acumula con mayor facilidad, como el sofá, las mantas y los colchones.

También es importante evitar ambientes demasiado secos o húmedos, que pueden dificultar nuestra recuperación.

(La información contenida en este artículo tiene carácter meramente informativo y en ningún caso sustituye el consejo médico y/o la opinión de un especialista. Asimismo, no constituye un elemento para formular un diagnóstico o prescribir un tratamiento. Por tal motivo, Se recomienda, en todo caso, buscar una opinión Siempre lea las advertencias relacionadas con este artículo y las responsabilidades del autor que pueden ser referenciadas. Quien es el»)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.