Las élites oligárquicas que abandonaron la ciencia en América Latina

de Carlos Ciapina

“Es un engaño cruel que el alma crea en él y nos llame nuevos pueblos”, dijo Sarmiento en la inauguración del Observatorio de Córdoba. Es la vejez que pecamos. Son los pueblos modernos los que resumen en sí mismos todos los avances de la humanidad en las ciencias y las artes y los aplican para satisfacer las necesidades del mayor número de personas. ”D.F. Sarmiento. 1871. Presidente de Argentina.

Débiles, desprevenidos, quienes carecen de los elementos necesarios para la culminación exitosa de la evolución deben entregarse, dando paso a los más activos, o que, por las peculiaridades de su forma de vida, fueron capaces de superarlos y transmitirlos. características de sus nietos. Para los que tienen soberanía ”. José Yves Lemantor, asesor del presidente de México, Porfirio Díaz, 1885.

“La Iglesia Evangélica perdió espacio para la ciencia cuando permitimos que la teoría de la evolución ingresara a las escuelas” (Damara Alves, Ministra de la Mujer y Derechos Humanos de Bolsonaro, Brasil. 2019).

“Hay mucho desperdicio. Nunca había visto a un gobierno desperdiciar tantos recursos. Crean empresas de tecnología inútiles, generan empresas de satélites que no funcionan …” (Candidato del presidente Mauricio Macri en el programa espacial de su país. 2015) .

Las citas que inician estas breves notas representan un proceso de profundo cambio en el comportamiento de las élites latinoamericanas en cuanto a la importancia y el papel que se le dio a la ciencia y la tecnología en el pasado. Podemos decir que un siglo después, las élites de los fundadores de la tradición científica occidental en nuestro país se movieron para negar increíblemente el papel y la importancia del conocimiento científico.

A finales del siglo XIX y principios del XX, las nuevas repúblicas latinoamericanas fueron gobernadas por élites reales sin controversia. Este “sistema conservador” ha sido llamado, no sin razón, oligarquía. “Oligarquía”, como la llamó Aristóteles, en la antigua Grecia significaba “gobierno de los ricos” y era una distorsión de la aristocracia, el gobierno de los mejores.

En nuestras repúblicas terratenientes, una clase, la más rica, controlaba tanto al ejecutivo como al legislativo. El cuadro se completó con la posesión del poder judicial y las fuerzas armadas. Los mismos apellidos y las mismas familias han repetido sus nombres en las presidencias, consejos y tribunales de Argentina, Brasil, México y Chile, por nombrar algunos de nuestros países.

Habiendo establecido que la oligarquía de hierro controlaba todo (especialmente el estado), es interesante tener en cuenta que en ese momento era esta oligarquía la que se interesaría por la ciencia en América Latina, su consolidación y desarrollo. .

READ  Pandora's Papers, ocho países anuncian la apertura de una investigación. La Unión Europea también se mueve

Universidades y museos de ciencias naturales, contratando científicos de Europa y América del Norte, fundando institutos de investigación e invirtiendo en enviar estudiantes de ciencias a Europa, la oligarquía no invirtió casi nada más que su reproducción, pero lo hizo en ciencia. ¿Por qué las élites oligárquicas promovieron la ciencia en esos años y por qué la rechazan hoy?

Ciencia, civilización y progreso siempre irán de la mano en el discurso político y científico de ese período del siglo XIX. La ciencia es vista como la base indiscutible del progreso de la élite oligárquica, que se siente portadora y creadora de una realidad “superior”.

Los científicos son consultados, reconocidos e incluso integrados en los campos del Estado: basta recordar el papel de los “eruditos” (como se llamaban a sí mismos) durante el pórfido en México o la llamada “generación de los 80” en Argentina. Podemos decir que las principales áreas del proyecto de la oligarquía estaban justificadas. Como resultado de los puntos de vista científicos y el “progreso”: la formación y gestión del estado-nación se basó en los puntos de vista “modernos” de la ciencia política; Los proyectos de restablecimiento racial —la expulsión, destrucción e incluso el exterminio de los pueblos indígenas en casi todos los países de América Latina— se basaron en las prolíficas investigaciones europeas sobre el positivismo que apoyaron la expansión del imperialismo occidental allí y aquí. Expansión estatal y económica capitalismo en regiones como la Patagonia o la Amazonia, “resolver” “males sociales” – particularmente en las zonas urbanas – también con base en el conocimiento científico, y encarcelar a todos los que se consideren sobrecargados, locos o trabajando en “males sociales”.

Así, podemos decir – en términos muy generales – que las “ciencias” o lo que se llamó las ciencias de ese período y las instituciones asociadas a ellas (universidades, institutos, museos) fueron creadas para justificar, promover y apoyar el campo de las ideas. y realidad, el proyecto económico, gubernamental y social de la oligarquía en América Latina. La ciencia vino a apoyar el proyecto de oligarquía mediante el cual surgió la creación del estado-nación y la vinculación de la economía de la tierra a las necesidades industriales de Europa y América del Norte. El proyecto de Estado, un proyecto económico regional y un proyecto social de las élites que, a pesar de su asociación desigual con las potencias capitalistas (principalmente Gran Bretaña y Estados Unidos), necesitaban de este marco institucional-político-científico para justificar sus acciones.

READ  AM Best, Market Sector Report: AM Best mantiene su perspectiva negativa sobre la rama de seguros de vida del mercado italiano de seguros

Los gobiernos del primer ciclo nacional popular del siglo XX en América Latina hasta el desarrollo de los años sesenta y setenta propusieron cambiar este paradigma científico de las élites oligárquicas: la ciencia y la tecnología como las dos principales actividades de construcción de países cada vez más avanzados. Soberanía científica. Sus ciencias y tecnologías como soporte para la búsqueda del crecimiento económico, con inclusión social en los gobiernos populares nacionales y como modernización estructural en el desarrollo. El prestigio de la bandera ha seguido siendo la clave para construir una nación soberana y, por supuesto, ha sido despojada en gran medida de sus supuestos positivos, racistas y exclusivos.

¿Que pasa hoy?

La trama de lo que hoy podríamos llamar “la oligarquía de América Latina” es diferente y al mismo tiempo similar a lo que era hace un siglo: el Estado es una arena de conflicto que no siempre se controla; Tampoco controlan plenamente los poderes legislativos como en el pasado. Pero tienen peso en el poder judicial y en las fuerzas armadas. Tampoco son exclusivamente terratenientes -aunque en parte se encuentran en algunos países-, la especulación financiera y la búsqueda de integración en transacciones financieras internacionales son sus principales apuestas.

A diferencia de las élites de finales del siglo XIX y principios del XX, la oligarquía actual en América Latina no “necesita” un proyecto de país (menos aún que una nación) sino todo lo contrario: la globalización acelerada de la economía (la so- globalización), la localización de la financiación y transmisión del patrimonio se ha superado fructífera –a las élites oligárquicas actuales– en las fronteras nacionales, al Estado como institución reguladora (salvo acompañando el desmantelamiento de toda soberanía) y a la política como representación de la intereses del bien común y la búsqueda de una nación inclusiva. Todo esto -estado, soberanía, política popular- se convierte entonces en un serio obstáculo para una rentabilidad cada vez mayor y lo despoja de su ciudadanía.

Y si los Estados no son necesarios como garantes del bien común, y no pertenecen al proyecto de un país / nación o un marco colectivo, entonces no es necesario recurrir a la ciencia como base de su dominación ni a la cabeza de el “proyecto de civilización”. .

Despojadas de cualquier pretensión de colectivismo y racionalidad, las élites en América Latina no sólo recurren a la “ciencia” como base de su proyecto social, sino que, por el contrario, se proponen abolirla. Los gobiernos de derecha durante la última década han intentado o logrado reducir los presupuestos de ciencia y educación mediante la eliminación de instituciones científicas, el fomento de reducciones de matrícula y la degradación de las instituciones estatales dedicadas a promover la ciencia y la tecnología.

READ  Jörg Bury es el nuevo embajador de Suiza en Beijing

Pero a nivel de construcción de significado, en el discurso, la desviación de cualquier afirmación científica fue más evidente: el surgimiento de teorías de conspiración sobre enfermedades epidémicas, grupos antivacunas, nociones de la Tierra plana y negación científica a largo plazo. Temas consolidados como la teoría de la evolución o los méritos y beneficios de la vacunación. Existe, entre las élites, una especie de compromiso profundo con la irracionalidad, para hacer caso omiso de cualquier afirmación científica que pueda evitar la propagación del neoliberalismo más vicioso y destructivo – de la sociedad humana y el medio ambiente -. Los medios dominantes reproducen estos conceptos y los distribuyen a amplios sectores de las clases medias a los sectores populares. Una especie de negación que expía cualquier recomendación de carácter ecológico, económico o social que provenga del mundo científico, y la opone a la difusión “libre” de las fuerzas de la economía.

Son los gobiernos nacionalistas y democráticos los que han intentado y están tratando de apoyarse en políticas públicas que, aunque no mínimamente, apoyen las definiciones científicas. Financiamiento de proyectos e instituciones técnicas y científicas nacionales; La expansión de la educación universitaria y los programas de retorno académico y la necesidad de desarrollar la supremacía científica y técnica hoy provienen de aquellos cuyo desmantelamiento y colapso del neoliberalismo significa pobreza, miseria y destrucción familiar y social.

Asistimos a una encrucijada de civilizaciones en los países de América Latina: las ciencias, los sistemas científicos y las instituciones universitarias públicas son consideradas por la oligarquía actual como un serio obstáculo a su desenfrenado proyecto de explotación social y ambiental global.

Por eso es necesario trabajar la necesidad de sistemas científicos y producción técnica soberana en dos niveles básicos: el primero son los recursos y el aumento de los presupuestos para mantener y desarrollar lo existente y al mismo tiempo generar – en universidades públicas e instituciones científicas integrales. – una invitación a la formación permanente de perfiles científicos La tecnología nacional y el vínculo entre los sistemas científicos y universitarios en América Latina. El otro paso es la lucha por construir sentido y defender y promover la ciencia y la tecnología en los países latinoamericanos como parte de la búsqueda de sociedades más equitativas, con un desarrollo inclusivo y ambientalmente sustentable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *