Látigo de inmigrantes en la frontera entre Estados Unidos y México. Obispos: “Lamento tanto desprecio por el género humano”

Los obispos estadounidenses que se preparan para celebrar el Día Mundial del Refugiado enfatizan la bienvenida y enfatizan la necesidad de una reforma migratoria. “Como iglesia al servicio de todo el pueblo de Dios, damos la bienvenida al llamado de Cristo de dar la bienvenida a los nuevos e ir con Él donde sea que esté”, escribe Dorsonville, director de la Comisión de Migración; El presidente de la Conferencia Episcopal Americana, el arzobispo José M. Gómez pide que una de las colectas del domingo se dedique a la reconstrucción de Haití.

(Foto de AFP / SIR)

“Lamentamos ver tal insulto a la dignidad humana”. Monseñor Mario E., presidente de la Comisión de Migración de la Conferencia Episcopal Americana. Según Dorsonville y la hermana Donna Markham, directora de organizaciones benéficas católicas, intentó cruzar la frontera entre Estados Unidos y México frente a fotografías de policías persiguiendo inmigrantes haitianos.

Durante aproximadamente dos semanas, 14.000 inmigrantes de Haití han estado acampando bajo el puente de Del Río, un pequeño pueblo fronterizo a unos 230 kilómetros de San Antonio, Texas; Luego de cruzar ilegalmente el Río Grande desde el lado mexicano.

Sin comida, agua ni refugio de temperaturas superiores a los 38 grados; Las familias con hombres, mujeres y niños solitarios enfrentaron todos los peligros de salir de la isla caribeña y aterrizar en México. Desde allí, intentaron llegar a uno de los seis puertos abiertos en la frontera, ya sea a pie o en vehículos temporales. Las organizaciones benéficas católicas en San Antonio, al recibir noticias del número de los presentes, se apresuraron al rescate y los llevaron a un campamento improvisado: ropa, mantas, ropa para niños, agua y comida. A algunos los llevaron a una ciudad más conveniente para que les fuera más fácil llegar a amigos y conocidos mientras esperaban que el servicio de inmigración realizara los trámites.
El obispo de San Antonio, Gustavo García-Siller del Río, explicó que era solo una “pequeña franja” entre Texas y México, por lo que a diferencia de otras ciudades fronterizas, no había infraestructura para un grupo tan grande en Brownsville, McAllen y El Paso. : con una larga tradición de hostelería. El obispo también dijo que la barrera del idioma es una barrera muy compleja en esta crisis; Porque los haitianos solo hablan francés y Mons. García-Schiller pidió a la comunidad congoleña y otras organizaciones voluntarias que ayuden a facilitar la recepción, a pesar del resumen de esta nueva llegada. La diócesis se unió al programa de hospitalidad y apoyo para unos 800 afganos que han escapado del gobierno de los talibanes.

READ  Los drones están llegando a España

La hermana Norma Pimentel, directora de la organización benéfica católica en el Valle del Río Grande, señaló que otros grupos de haitianos fueron al otro puerto de entrada en Rhinos, esperando ser interrogados por la policía fronteriza. En el centro de McAllen, dirigido por la hermana Norma, hay muy pocos haitianos. “Creo que la mayoría son detenidos mientras se implementan los trámites de asilo; otros son enviados de regreso a los puertos de entrada o trasladados a México”, explicó la hermana, ofreciéndose a ayudarla también en este lado de la frontera.

La administración Biden comenzó a deportar el 22 de septiembre, utilizando 7 aviones al día. Los funcionarios apelan al Título 42, una ley emitida por la administración Trump y aún vigente, que justifica la deportación como una herramienta para prevenir la propagación de la epidemia. De los haitianos exiliados, algunos fueron devueltos a la isla, cuyo líder quedó recientemente paralizado por la masacre, el severo terremoto y la tormenta tropical Grace. Otros serán llevados a algunas ciudades mexicanas o centroamericanas donde vivían antes de intentar cruzar.
Dos funcionarios dijeron a AP que, bajo una garantía no identificada, “un gran número de haitianos” fueron trasladados en autobús y avión a otras ciudades de Estados Unidos, como El Paso, Laredo, Rio Grande Valley y Duson. Todos recibieron un sapon en una oficina de inmigración dentro de los 60 días posteriores a la evaluación de su estado migratorio y la presentación de una solicitud de asilo temporal. El secretario de Defensa Alejandro Myorgas rediseñó el estado de seguridad temporal, permitiendo que algunos haitianos en Estados Unidos permanezcan y trabajen en el país durante al menos dieciocho meses a partir del 29 de julio de 2021.

READ  "Refugiados asesinados cuando Floyd fue arrestado"

Mientras tanto, se abrió una investigación para los agentes de la policía fronteriza sobre el caballo que perseguía a la multitud “aparentemente con un látigo”. Los oficiales no usaron sus látigos, sino que usaron un control prolongado para controlar mejor a los caballos, bajo la presión de la cantidad de personas que los rodeaban.

Los obispos estadounidenses que se preparan para celebrar el Día Mundial del Refugiado enfatizan la bienvenida y enfatizan la necesidad de una reforma migratoria. “Como iglesia al servicio de todo el pueblo de Dios, damos la bienvenida al llamado de Cristo de dar la bienvenida a los nuevos e ir con Él donde sea que esté”, escribe Dorsonville, director de la Comisión de Migración; El presidente de la Conferencia Episcopal Americana, el arzobispo José M. Gómez pidió que una de las colectas del domingo se dedique a la reconstrucción de Haití.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *