Más competitivo y digital: así es como Italia ganará el desafío turístico post-Covid

piola666 a través de Getty Images / iStockphoto

Cambio de hábitos y diferente secuencia de prioridades: la nueva normalidad que impone la emergencia sanitaria, junto con la evolución del turista de consumidor pasivo de un destino a participante activo de una experiencia, obliga a revisar y actualizar la oferta turística. Solo así Italia podrá vencer el desafío del turismo después de la pandemia.

Pero, ¿cómo se pueden transformar la “competitividad” y la “digitalización” de simples palabras a una práctica estándar? El análisis de datos y la colaboración entre las autoridades locales es fundamental. Si el objetivo es “brindar una experiencia y no solo una visita”, entonces debe proporcionarse las herramientas para medir el grado de satisfacción del consumidor final. Sin embargo, el proceso de recopilación y análisis no puede dejarse a las iniciativas de las autoridades locales individuales, sino que necesariamente debe ser un esfuerzo coordinado a nivel central.

Existe una necesidad que también aparece a la luz de las peculiaridades del sistema legislativo italiano: si para un turista los límites territoriales son solo líneas imaginarias en el mapa de Italia, entonces estas a nivel organizativo determinan los límites del poder legislativo en el país. campo del turismo. De hecho, la reforma del Título V de la Constitución delegó áreas de competencia legislativa exclusiva al turismo, minando la posibilidad de lograr una homogeneidad normativa en la materia. En ausencia de una cooperación estrecha entre las autoridades locales dispuestas a legislar sobre este tema, existe el riesgo de crear un sistema regulatorio fragmentado. Afortunadamente, el gobierno de Draghi ha dado un primer paso en la dirección correcta: después de 28 años, se ha creado nuevamente un Ministerio de Turismo especial.

READ  Final de la Liga de las Cuatro Naciones, equipo de Italia, España, Francia y Bélgica

Las restricciones de Covid nos han obligado a centrarnos en el turismo local. Esto puede funcionar a corto plazo, pero desde una perspectiva más amplia, no podemos evitar pensar en un retorno a la atracción de turistas extranjeros. Para maximizar las llegadas desde el extranjero, primero debemos reconocer que el turismo es un tema muy complejo que no puede ser abordado por las autoridades locales individuales, sino que requiere una regulación central.

Reconociendo la necesidad de un marco regulatorio de referencia, la política debería esforzarse por crear un plan estratégico nacional, que, una vez lanzado, debería ser viable. Tomemos el ejemplo español: desde la primera mitad de la década de 1990, España ha reformulado la estrategia nacional creando una oficina dentro de la Presidencia del Consejo de Ministros denominada España Global que coordina el trabajo de todas las oficinas nacionales y regionales relacionadas con el turismo. El plan estratégico no solo supuso un aumento absoluto del número de turistas (de 34 millones de unidades a finales de la década de 1980 a 79 millones de unidades en 2018), sino que también permitió desarrollar aquellas zonas tradicionalmente menos atractivas.

58 sitios culturales son considerados patrimonio de la UNESCO (el récord mundial antes de que China tenga 56), 308 pueblos históricos y artísticos, 5.000 museos repartidos por todo el país y más de 8.000 casas históricas. Estas son solo algunas de las figuras del patrimonio cultural que existe hoy en suelo italiano. Si es cierto que la cultura es capaz de atraer a una gran cantidad de turistas, entonces también es indudable que sin intervenciones para fortalecer la región, existe el peligro de que no se explote adecuadamente el potencial de estos lugares únicos.

READ  Venecia 78: conferencia inaugural con el presidente del jurado de Bong Joon-ho

Un organismo regional que atienda las necesidades del sector turístico debe impulsar una serie de iniciativas: en primer lugar, las autoridades locales deben esforzarse siempre por encontrar el justo equilibrio entre las necesidades del turista y las necesidades de la población, para que la El objetivo es siempre ser un turismo “sustentable” que se desarrolle de manera paulatina, sea disciplinado y termine enriqueciendo a la población local en lugar de perjudicarla a largo plazo.

En segundo lugar, las autoridades locales deben darse cuenta de la importancia de las infraestructuras para el desarrollo del turismo: se utilizan carreteras, aeropuertos y puertos para garantizar que los turistas tengan acceso a hoteles y restaurantes, los teatros y cines deben poder garantizar oportunidades de entretenimiento, y las universidades y escuelas deben ser también. Capaz de ofrecer oportunidades de formación. Así, las infraestructuras juegan un papel fundamental en el éxito de cualquier destino turístico y las autoridades locales deben, incluso indirectamente, financiar su creación y modernización.

En términos de modernización de la infraestructura, los fondos NRP jugarán un papel central, como lo confirmó recientemente el ministro de Turismo, Garavaglia, quien anunció el compromiso de gastar casi 7 mil millones de euros para mejorar la calidad del sistema de alojamiento en Italia.

El tercer punto es la necesidad de implementar iniciativas destinadas a atraer turismo de «calidad». Dados los límites del tamaño del territorio italiano, el turismo puede desarrollarse de manera sostenible solo si el gasto medio de los individuos aumenta con el mismo número de visitantes en lugar de que el número de turistas aumenta con el mismo gasto medio de los individuos. Por tanto, las autoridades locales deben construir una oferta turística capaz de satisfacer los deseos de los turistas distinguidos.

READ  Bad Bunny protagonizará una película de lucha libre

Una estrategia exitosa presupone la digitalización de la zona, que se entiende como un conjunto de iniciativas encaminadas a hacer que la zona sea digitalmente amigable: desde la oferta de wi-fi gratuito hasta la posibilidad de adquirir entradas para eventos y museos a través de Internet. La digitalización del territorio está enfocada a hacer accesible el patrimonio cultural, artístico, gastronómico y paisajístico a todas aquellas personas con conexión a Internet. Visitas virtuales a museos, documentales de la región disponibles en línea y cuentas de redes sociales que publican información e imágenes son solo algunos de los ejemplos de digitalización. Contarle efectivamente a un turista sobre Italia, ya sea que esté físicamente presente en la zona o conectado desde su computadora en casa, es una etapa esencial en el desarrollo del turismo. Una experiencia positiva dejará un recuerdo imborrable y motivará al turista a promocionar la marca italiana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *