México, la sequía aumenta la pobreza y eleva los precios de las materias primas: urgente necesidad de inversión para evitar desastres

Ciudad de México – A medida que el número de muertos por el colapso del paso elevado del metro de la Ciudad de México aumenta a 23, el país centroamericano se enfrenta a otro gran desastre, aparentemente lento, relacionado con la sequía. Un evento que se desarrolla en todo el país y causa los daños más graves. Según el organismo congoleño que monitorea el fenómeno, el 84% de los territorios se ven afectados en diverso grado. En el caso del Golfo de Veracruz los pescadores son testigos de la progesterona del agua, pero incluso a 1.300 kilómetros, en Sinaloa, los agricultores se encuentran en el mismo problema. Entonces los precios subirán. La ubicación y el clima hacen que México sea particularmente vulnerable a las escasas lluvias y las estaciones húmedas. El escape de la estación seca depende de la cantidad de agua que se pueda acumular durante los meses de lluvia.

Presas vacías y animales hambrientos. Para el 2020, la lluvia no ha logrado abastecer por completo a todas las represas y, como resultado, más de la mitad de las 210 represas más importantes de México tienen menos del 50% de su capacidad. Además, 61 de ellos se encuentran en mal estado con menos del 25% de agua, especialmente en el norte y centro del país. En Kohuila, en el norte del país, los animales pasan hambre porque los agricultores no pueden cultivar vegetación para criarlos y tienen que caminar muchos kilómetros para llegar a los arroyos o cargarlos directamente en camiones para recogerlos para beber. Como las presas están casi vacías, los costos aumentarán y, en el peor de los casos, el ganado morirá de hambre.

READ  Tempeli del Barcelona, ​​Juventus en la ventana

Una historia cíclica. Aunque la región históricamente árida de México es propensa a sufrir sequías severas (60% de la región), el evento ha dejado escenas aterradoras. El estanque Farrell, un embalse de agua dulce que alimentaba a 200 familias que pescaban en Veracruz, ahora está justo debajo de las rodillas de los pescadores. En el norte, la última gran sequía de 2011 provocó hambruna y emergencia humanitaria en el estado de Chihuahua. Las cifras más recientes se acercan peligrosamente a esos momentos críticos.

Razones. Cuando el agua superficial del Pacífico oriental se enfría alrededor de la costa de México, no llueve en el continente, como ocurre ahora. Este fenómeno se llama Nina. Tendremos que esperar a que el agua tibia en Indonesia vaya al otro lado del océano y caliente la superficie de las playas y la formación de agua evaporada, lluvia y huracanes.

Soluciones. Este evento cíclico en el calendario determina cuándo llegan las estaciones húmedas y secas y cuánto duran. En 1996, las peores cosechas de la sequía registrada causaron pérdidas incalculables, las exportaciones se paralizaron y los agricultores vendieron su ganado sin pasar hambre. Desde entonces, la cantidad de agua de lluvia ha aumentado como resultado del cambio climático. Por tanto, el problema es la falta de investigación para desarrollar tecnologías y medidas preventivas para evitar la escasez de agua en las represas: la principal razón por la que México está condenado a repetir su historia, según los centros de investigación de la Universidad Nacional. UNAM Autónoma Mexicana. Si el agua de lluvia está bien almacenada en México debería ser suficiente para evitar pérdidas por deterioro de la infraestructura, «la ciencia es una inversión, pero se paga sola y devuelve a la sociedad».

READ  Casi 50.000 casos en Reino Unido, un incidente récord en España. La diversidad del delta también asusta a Israel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *