Miguel Angel Asturias, Lanima en Guatemala

Alrededor de 1960 viví durante un tiempo en la Maison d’Italie de la ciudad universitaria de París, donde era fácil hacer amigos de todo o casi todo el mundo. Frecuentaba principalmente a latinoamericanos (mi pareja creció en México y conocía a muchos argentinos), e hice amistad entre otros con un joven que un día me llevó a almorzar a un gran restaurante de hotel en los Campos Elíseos porque quería que me conociera. su madre y su segundo esposo, quien luego fue laureado guatemalteco Premio Nobel, escritor y poeta Miguel Angel Asturias. Era un caballero (también ex diplomático, y cercano a los cubanos) que me fascinaba y me cubría de interrogantes sobre los escritores del subcontinente indio, sobre todo, recuerdo, carpintero cubano y arjid chileno del que luego convencí a Einaudi ( gracias a la insistencia de Chichita Calvino y su esposo, quienes la leyeron mientras tanto) por publicar una de las novelas más hermosas del siglo XX, I fiumi profondi (entre mis notas más queridas, hay una nota de Arguedas que me agradeció. se suicidó por un joven estudiante poco después). Asturias no fue considerado uno de los más grandes, como Carpenter, pero el tiempo le ha hecho justicia y es verdaderamente grande: la mitología guatemalteca desenterró toda una tradición cultural e impresionó a Paul Valéry, en 1930; Dos años después, el señor presidente era el retrato perfecto del dictador de todos los países. Kornman (1947) Retrato de un pueblo; El ciclo «bananero» que comenzó con Vento forte y continuó con The Green Pope hablaba de los fundamentos de la economía guatemalteca, como bien saben algunos terribles explotadores estadounidenses; Molata sin nombre (1963) tenía algo que enseñar a García Márquez. Y no quiero olvidar que fue él quien tradujo al español, haciendo descubrir la cultura del siglo XX, el Popol Vuh, el libro sagrado maya que es la base de su cultura e historia (traducido por Einaudi, y debe ser reimpreso !). Muchos años después de mi encuentro con Asturias, encontré con la misma celeridad a otra premio Nobel de Guatemala, esta vez por la Paz (1992), la formidable Rigoberta Menchú, publicada por Gionte en una maravillosa serie de escritores de todo el mundo concebidos y dirigidos. de Roberta Mazanti. Pero mis recuerdos no se detienen ahí. Varios años después, en Roma, un amigo viajero me trajo las mejores revistas de Brasil para estudiar y robarnos algo, y me llamó la atención la foto de portada, una imagen del líder guerrillero más despiadado del subcontinente indio. quien no era otro que el hijastro de Arguedas.

READ  Centroamérica, huyendo del hambre: la caravana migrante del "triángulo de la violencia" a la frontera con Estados Unidos

© Todos los derechos reservados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *