“No a los guetos, necesitamos confianza mutua, integridad y trabajo honesto” – Corriere.it

de Gian Guido Vicki

Francis visitó lo que ahora es el asentamiento romaní más grande de Europa, el distrito Lunk IX de Kosice en el este de Eslovaquia. Saludarlos con cánticos, bailes y estandartes: pero no lograron disimular la pobreza generalizada.

KOŠICE – Separar a las personas no resuelve nada. Cuando, tarde o temprano, estalla el encierro, estalla la rabia. El camino hacia la convivencia pacífica es la integración. Francis dio la bienvenida a una tarde de canto y baile con una visita al asentamiento romaní más grande de Europa, el distrito Lunk IX de Kosice, en el este de Eslovaquia. Escribieron canciones y bailes en el frente de una de las torres con letras coloridas. Francesco hola entre nosotros, Pero la bandera casi se pierde en la ruina pública. Pinturas callejeras, fachadas goteando con un color ahora indefinido como ropa tendida o el olor aún estancado entre los bloques de apartamentos desmoronados y desmoronados, En cuanto a la llegada del Papa, se intentó limpiar un poco pero los montones de basura se sentían incluso desde la distancia.. Los edificios abandonados a menudo carecen de gas, agua corriente y calefacción, y las paredes negras atestiguan los incendios que se encendieron en invierno en lo que quedaba de los terrenos. Alrededor de algunas casas en el vecindario adyacente, se ve un alambre de púas para proteger las ventanas. Aquí y allá, todavía se pueden ver los restos de un muro que erigieron hace años como barrera.

A finales de la década de 1970, el régimen comunista la convirtió en una zona de vivienda social. Para el ejército, la policía y los servidores públicos. Todos se han ido durante décadas. Todavía hay gitanos que vivían en chozas en la ciudad o estaban refugiados en el bosque o en las colinas circundantes y se vieron obligados a mudarse a lo que hoy es el asentamiento gitano más grande de Europa, Lunk IX, un barrio que en la primera década del Siglo contaba con ocho mil personas para vivir y ahora, a intervalos, su número se estima en 4.300 porque muchas familias gitanas también escaparon lo más rápido posible. Ahora el espacio frente a los rascacielos está lleno de gente.Las familias se asoman por las ventanas, los niños reciben banderas y hay muchas niñas y niños. Queridos hermanos y hermanas, a menudo me he visto sometido a prejuicios y juicios duros, estereotipos discriminatorios y palabras y gestos difamatorios. Con nosotros todos nos volvimos más pobres, más pobres en humanidad. Lo que necesitamos para restaurar la dignidad, dice Francisco, es pasar del prejuicio al diálogo, del cierre a la integración. Después de todo La historia del pueblo de habla romana en estas tierras es aterradora.. La mayor parte del medio millón de personas procedía de Europa del Este, incluidos los sinti y los romaníes, que fueron exterminados por los Einsatzgruppen o deportados por los nazis al Zigeunerfamilienlager de Auschwitz-Birkenau: Pragmus, Destrucción, Holocausto de la población romana. Bajo el comunismo, todavía había guetos y esterilizaciones forzadas de miles de mujeres. Sin embargo, resistieronMás de cuatrocientos mil romaníes viven en Eslovaquia, que representa el 8 por ciento de la población. Sin embargo, persisten las dificultades de integración. Desde 2012, el Centro de Pastoral Salesiana dirigido por el padre Peter Bechenyi trabaja para hacer frente a los problemas habituales, los profesores que se escapan, los niños que no van a la escuela, las familias que han abandonado las escuelas a las que van los niños gitanos, y tienen miedo y repugnancia a celebrar las relaciones con el resto de la población.

READ  Viajando por Europa, a partir del lunes se lanzará el Corredor Verde en 16 países - Corriere.it

Agradezco a quienes hacen este trabajo de integración, quienes, además de hacer algunos esfuerzos, a veces también encuentran incomprensión e ingratitud.Quizás incluso en la iglesia, dice Francis. ¡Nadie te mantendrá a ti ni a nadie más alejado de la iglesia! Discurso aleccionador del Papa: Los invito a todos a trascender los miedos, más allá de las heridas del pasado, con confianza, paso a paso: en el trabajo honesto, en la dignidad de ganarse el pan de cada día, en alimentar la confianza mutua. Papa dice: No juzgues, Cristo nos dice. Con qué frecuencia, por otro lado, no solo hablamos sin elementos o de oídas, sino que nos consideramos en lo correcto cuando somos jueces estrictos de los demás. Tolerante con nosotros mismos, inflexible con los demás. ¡Con qué frecuencia los juicios están sesgados en la realidad, con qué frecuencia disparamos adjetivos! Distorsionó con palabras la belleza de los hijos de Dios, nuestros hermanos. No puede reducir la realidad de los demás a sus formularios preempaquetados y no puede mapear personas. Después de todo, los guetos no resuelven nada, insiste Bergoglio: La integración es un proceso orgánico, lento y dinámico que comienza con el conocimiento mutuo y continúa con paciencia y mira hacia el futuro. Y ¿A quién pertenece el futuro? Para niños. Ellos nos guían: sus grandes sueños no pueden romper nuestras barreras. Quieren crecer con otros, sin obstáculos ni ejecuciones hipotecarias. Merecen una vida integrada y libre. Son ellos los que estimulan las opciones con visión de futuro, que no buscan una aprobación inmediata, sino que miran hacia el futuro de todos. El Papa también se dirige a las familias gitanas: Hay que tomar decisiones valientes por los niños: por su dignidad, por su educación, para que puedan crecer enraizados en sus orígenes pero al mismo tiempo sin ver ninguna posibilidad improbable.

READ  La variable Delta asusta a Londres: ahora podría escaparse por completo del bloqueo

14 de septiembre de 2021 (cambio el 14 de septiembre de 2021 | 17:25)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *