Nuevas reglas sobre la antigua liturgia, más responsabilidad para el obispo

El Papa publica un impulso para redefinir las formas en que se utiliza un Misal precongregacional: las decisiones están a disposición de los pastores de las diócesis. Los grupos asociados con la liturgia antigua no deben excluir la legitimidad de la reforma litúrgica, los dictados del Concilio Vaticano II y la autoridad de los papas.

Noticias del Vaticano

El Papa Francisco, después de consultar a los obispos del mundo, decidió enmendar las reglas que rigen el uso del Misal de 1962, que había sido editado como un “rito romano inusual” catorce años antes por su predecesor Benedicto XVI. Publicado hoy el Sumo Pontífice Movimiento Especial “Guardianes de las Tradiciones” Sobre el uso de la liturgia romana antes de 1970, acompañada de una carta suya explicando los motivos de su decisión. Aquí tienes las principales novedades.

La responsabilidad de organizar la celebración según el rito previo a la conciliación recae en el obispo, superintendente de vida litúrgica diocesana: “Es su prerrogativa exclusiva autorizar el uso de romano 1962 en la diócesis, siguiendo las directrices de la Santa Sede. El obispo debe asegurarse de que las congregaciones que celebran la Antigua Liturgia “no excluyan la validez y legitimidad de la reforma litúrgica, los dictados del Concilio Vaticano II y el magisterio de los Supremos Pontífices”.

Ya no se celebrarán misas con los antiguos ritos en las iglesias parroquiales, y el obispo establecerá la iglesia y los días de fiesta. Las lecturas serán “en lengua vernácula” utilizando traducciones aprobadas por los Consejos de Obispos. El sacerdote es un sacerdote ordenado por el obispo. Este último también es responsable de verificar si las ceremonias deben mantenerse según la antigua liturgia, y de verificar su “utilidad efectiva para el crecimiento espiritual”. En efecto, es necesario que el sacerdote responsable reciba no solo la celebración honorable de la liturgia, sino también la atención pastoral y espiritual de los fieles. El obispo “se cuidará de no permitir la creación de nuevos grupos”.

READ  París, el escritor judío Marek Halter atacó su casa

Los sacerdotes ordenados después de la publicación del libro de Moto hoy, que pretendan celebrar con una misa precongregacional “deben presentar una solicitud formal al obispo diocesano que consultará a la Santa Sede antes de que se otorgue el permiso”. Mientras que aquellos que ya lo hacen pedirán permiso al obispo diocesano para seguir usándolo. Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica “establecidos por el Comité Pontificio en ese momento Día de la Ecclesia ” Pasan bajo la jurisdicción de los adoradores religiosos. Los Departamentos de Culto y Asuntos Religiosos supervisan la observancia de estas nuevas disposiciones.

a mensaje adjunto En el documento, el Papa Francisco explica que las concesiones que hicieron sus predecesores al uso del antiguo Misal fueron motivadas sobre todo por un “deseo de reconstituir el cisma con el movimiento liderado por el arzobispo Lefevre”. La petición a los obispos de acoger con generosidad las “justas aspiraciones” de los creyentes que solicitaban el uso del Misal, “era por tanto motivo eclesiástico para rehacer la unidad de la Iglesia”. Francisco señala que este poder “ha sido interpretado por muchos dentro de la Iglesia como la posibilidad de usar libremente el Misal Romano promulgado por San Pío V, y definir un uso paralelo del Misal Romano promulgado por San Pablo VI”.

El Papa afirma que la decisión del Papa Benedicto XVI sobre el “Summorum Pontificum” (2007) fue apoyada por “la convicción de que este juicio no pondría en duda una de las decisiones fundamentales del Concilio Vaticano II y, por lo tanto, socavaría su autoridad”. El Papa Ratzinger declaró hace catorce años que el miedo a las divisiones en las sociedades pastorales era infundado, porque escribió: “Las dos formas de uso de los ritos romanos se habrían enriquecido mutuamente”. Pero la encuesta promovida recientemente por la Congregación para la Doctrina de la Fe entre los Obispos brindó respuestas que revelan, como escribe Francisco, “una situación que me angustia y preocupa, y subraya la necesidad de intervención”, en la que el deseo de unidad era “ peligroso.” ignoradas, y las concesiones hechas magnánimamente se utilizaron “para aumentar distancias, fortalecer disensiones y construir contradicciones que perjudican a la Iglesia e impiden su progreso, y la exponen al peligro de divisiones”.

READ  ¿Cuáles son los riesgos de «Donald» - Corriere.it

El Papa dice estar entristecido por los abusos en las celebraciones litúrgicas “de ambos lados”, pero también dice estar entristecido por el “uso efectivo del Misal Romano de 1962, marcado por un creciente rechazo no solo a la reforma litúrgica, sino del Concilio Vaticano II, con la afirmación de que infundada e insostenible como traición a la tradición ya la “verdadera iglesia”. Francisco explica que cuestionar el Concilio “significa cuestionar las intenciones de los Padres, que ejercieron su autoridad colectiva de manera formal con Petro et sub Petro en el Concilio Ecuménico, y, al final, cuestionar al mismo Espíritu Santo que conduce la Iglesia”.

Finalmente, Francisco agrega una razón final para su decisión de modificar las concesiones del pasado: “La estrecha relación entre la elección de ceremonias según los libros litúrgicos que precedieron al Concilio Vaticano II y el rechazo de la Iglesia y sus instituciones en el nombre de lo que ellos consideran la ‘verdadera Iglesia’ ”. El apóstol Pablo reaccionó con determinación. Para defender la unidad del cuerpo de Cristo, me veo obligado a cancelar el poder que me otorgaron mis antepasados”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *