Palace, Coldiretti: 112 millones de niños explotados para producir alimentos

Milán. Desde plátanos de Brasil hasta arroz birmano, desde avellanas turcas hasta frijoles mexicanos, desde tomates chinos hasta fresas de Argentina y camarones tailandeses, los estantes de las tiendas italianas y europeas son invadidos por importaciones de productos extracomunitarios provenientes de la explotación del trabajo infantil. Sobre las mesas debido a la globalización no regulada. Así lo denuncia Coldiretti, con base en la lista de productos obtenidos de la explotación infantil incluida en la “Lista de Bienes Producidos por Trabajo Infantil o Trabajo Forzoso para el año 2020” del Departamento de Trabajo de Estados Unidos, con motivo del Día contra el Trabajo Infantil celebrado. el 12 de junio. Desde Sudamérica hasta Asia y África, 112 millones de niños y adolescentes se ven obligados a trabajar en la producción de alimentos, más del 70% del total, según explica Coldiretti a los datos de la Organización Internacional del Trabajo, la Organización Internacional del Trabajo. Los menores que están acostumbrados a cultivar o producir muchos de los alimentos que terminan en nuestras mesas -condena Coldiretti- a veces son pasados ​​por alto como italianos debido a la falta de adherencia a las etiquetas de origen que aún afectan aproximadamente a una quinta parte del gasto en alimentos.

“De hecho, la Unión Europea – confirma Coldiretti – no solo permite que los productos alimenticios obtenidos de la explotación infantil ingresen a sus mercados sin trabas, sino que en algunos casos lo facilita a través de acuerdos comerciales preferenciales. Este es un comportamiento que muchas veces se esconde detrás del objetivo del libre comercio. los intereses económicos especulan con el empleo, incluido el trabajo infantil ”. A través de acuerdos comerciales, la Unión Europea ha favorecido la importación facilitada en Italia de productos agroalimentarios obtenidos de la explotación infantil, desde arroz de Vietnam o Birmania hasta flores de Ecuador. “Lo preocupante – continúa Coldiretti – es el tratado de libre comercio que la Unión Europea está negociando con los países del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela), algunos de los cuales el Departamento de Trabajo de Estados Unidos acusa enérgicamente de explotación del trabajo infantil. para productos que también llegan a Italia “.

READ  Estados Unidos de América. Nombramientos de embajadores de la administración Beida

“Si es para Argentina – explica Coldiretti – se han reportado casos alarmantes de producción de uvas, fresas, arándanos y ajo, para Brasil las sombras son para ganado y pollo, además de banano, maíz y café, mientras que en Paraguay hay problemas para Brasil. Caña de azúcar y frijoles y lechugas. ”Es fundamental que todos los productos que ingresan a las fronteras nacionales y europeas cumplan con los mismos estándares, al tiempo que se asegura un camino de calidad similar en términos de medio ambiente, salud, trabajo y salud detrás de los alimentos, italianos y extranjeros. , a la venta en las estanterías – El presidente de Coldiretti, Ettore Prandini, subraya la importancia de Permitir a los ciudadanos tomar decisiones de compra informadas ampliando la obligación de indicar en la etiqueta el origen que entró en vigor en febrero de 2018 y que sitúa a “Italia a la vanguardia de Europa” .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *