Pigni, la impactante despedida de la reina del cansancio

Hizo una reverencia y apretó el corazón para saludar a Paula Penny, quien se alejó enérgicamente, como si respirara, como si aún corriera sobre la nube que se la había llevado por las pistas de atletismo. Se fue tan rápido, una burla casi de largo alcance que la convirtió en guerrillera y revolucionaria entre las décadas de 1960 y 1970, una pionera que supo adornarse con cosméticos por cansancio y liderar un mundo que aún no podía prosperar. Inmediatamente después de una demostración sobre educación nutricional en las escuelas, el mundo del atletismo, su hábitat natural, abandonó la finca de Castel Porsiano en presencia del presidente Mattarella. Se desmayó, y luego la trasladaron al hospital San Eugenio: su corazón ya no aguantó más. Paola Pigni nació en Milán el 30 de diciembre de 1945 y con el tiempo se convirtió en una adoptada rumana. Nuestra Primera Dama Fatiga, hasta el punto de escalar una pista de maratón, fue una prueba de examen despiadada a largo plazo que otras mujeres desafiaron, acariciando el deseo y la embriaguez, sin ganar credibilidad. En diciembre del 71, fue de los primeros en probarse a sí mismo en el Maratón Romano de San Silvestro.

Paulita Penny Con ese rostro alargado, la mirada hacia arriba y los dientes frontales ligeramente salientes, nunca dejó de correr hacia el futuro. Comenzó como velocista, rodando con su propio peso de 60 kilogramos, luego los contadores se volvieron cada vez más: 400, 800. En los Juegos de México de 1968, llegó a las semifinales de los 800 metros. En Milán, el 2 de julio del año siguiente, descubrió la sensación de batir un récord mundial durante el Nocturne en la Arena, que corrió 1.500m a 4’124. El récord no duró mucho. Su historia se ha convertido en un conjunto de récords, actuaciones y explicaciones: una gorra con un bronce olímpico de 1500 en los Juegos de Munich de 1972, y un tiempo que todavía es valioso en Italia hoy. Corrió con sus propias fuerzas. Los otros, los alemanes y los rusos, en realidad no lo son. Ese bronce le pareció oro, y vio las historias que acompañarían a los oponentes. Ganó el bronce europeo, dos campeonatos del mundo. Amaba las carreras que eran devastadoras para los demás. Le gustaba el barro, el infierno de la calle, conocía el problema de tener que hacer eso, entrenaba a las cinco de la mañana, corría con los chicos para entrenar mejor. Era hija de artistas, pero ese era su arte. En 1973 conquistó el récord de millas, con todos los récords nacionales de 400 a 10 mil metros. Encontró su bellota en el profesor Bruno Caccchi, entrenador y luego esposo: 15 años de diferencia. La gente de mentalidad correcta quedó atónita. Enseñó educación física en el Carducci High School de Milán, y supo tratar con los jóvenes: los atrajo al atletismo. Imagina a un hombre como Pigni. Murió hace dos años. Llevó a Paula a un gran éxito antes de convertirse en la entrenadora de la selección nacional.

READ  Shevchenko también celebra con Suecia y España

A su manera, Pigni fue inolvidable, aunque a menudo se sorprendió. sus limites? Fue genial tal vez demasiado pronto. Y se apresuró a dejar su vida, pero ciertamente no dejará la imagen de nuestros grandes del atletismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *