Putin mostrando sus músculos con ojivas nucleares y misiles balísticos. París y Berlín escapan: ‘Ciudadanos lejos de Kiev’

No hubo una mesa de seis metros en la reunión del Kremlin entre Putin y Lukashenko, y no es casualidad que los dos líderes optaran por iniciar las conversaciones separados solo por una mesa baja. Las imágenes hablan por sí solas: al superponer las instantáneas con los uno a uno con Macron y Schulz, se trasluce la mayor y menor distancia política entre Putin y sus interlocutores. La elección de mesas es obra de Dmitry Peskov, que no solo es portavoz del Kremlin, sino también uno de los asesores más importantes del presidente.

La diferencia en muebles quiere enfatizar el concepto de que Francia y Alemania son enemigos, Bielorrusia es un aliado valioso y, sobre todo, las medidas anti-Covid no tienen nada que ver con esto. No en vano, en la frontera bielorrusa en el norte de Ucrania, Putin ha colocado 30.000 combatientes, junto con tanques, sistemas de misiles tierra-aire y cazas supersónicos Sukhoi, para intentar una posible invasión y llegar a Kiev en menos de tres horas.

El ministro de Relaciones Exteriores de Bielorrusia, Vladimir Makei, dijo que al final de los ejercicios, todos los soldados rusos abandonarán el país. Inicialmente, se suponía que las operaciones terminarían hoy, 20 de febrero, pero se han extendido por otra semana.

Putin y Lukashenko discutieron una posible respuesta conjunta a lo que describieron como «agresión occidental». «Después de años de demoras y malentendidos, se ha logrado un progreso serio en la integración de los sistemas económico, político y militar de los dos países», explicó Lukashenko. Por su parte, Putin subrayó que la estrecha alianza hablaba de “la continua y lujosa coordinación de nuestras posiciones”. Garantías ratificadas ayer por la supervisión conjunta de las nuevas operaciones de las Fuerzas de Disuasión Estratégica de Rusia.

READ  Y ahora los rabinos de Israel le piden al Papa interpretaciones de las frases de la Torá

Estos son ejercicios nucleares a gran escala para probar misiles balísticos y de crucero. En los ejercicios participan las Fuerzas Aeroespaciales, el Distrito Militar Sur y las Fuerzas de Misiles Estratégicos. Todo esto mientras los barcos y submarinos de las flotas del Mar del Norte y del Mar Negro lanzaban misiles de crucero hipersónicos Kalibr y misiles Zircon contra objetivos marítimos y terrestres.

Sobre el papel, Bielorrusia y Rusia comenzaron una cooperación muy estrecha, incluso militar, a fines de la década de 1990, cuando el entonces jefe del Kremlin, Boris Yeltsin, acordó con Lukashenko formar un llamado estado de unión. Un acuerdo que Lukashenko creyó que podría conducir incluso a la dominación de Moscú por parte de Minsk, dada la debilidad de Yeltsin, atormentada por problemas de salud. Pero desde que Putin lo reemplazó en el Kremlin en 2000, Lukashenko fue reintegrado.

La cumbre de los dos líderes también ayudó a generar nuevos signos de tensión: Francia y Alemania recomendaron a sus ciudadanos abandonar Kiev, y la aerolínea nacional alemana Lufthansa (al estilo de Suiza) cancelará los vuelos a Kiev a partir del lunes. Alemania ya había aconsejado a los alemanes que abandonaran el país hace una semana, pero el mensaje ahora ha sido parafraseado con más fuerza: “Las tensiones entre Rusia y Ucrania han aumentado aún más a la luz de la presencia masiva y los movimientos de las unidades militares rusas. frontera”, advirtió la ministra de Relaciones Exteriores, Annalina Barbuk. El homólogo francés, Jean-Yves Le Drian, añade que «aquellos en las regiones de Kharkiv, Lugansk, Donetsk y Dnipro están invitados a abandonar las regiones sin demora». La OTAN también cerró sus oficinas en Kiev, evacuando personal a Lviv (donde se encuentra la embajada de Canadá), a 70 kilómetros de la frontera con Polonia. Los extranjeros huyen de Kiev, aunque la situación en la capital parece más que aceptable. La vida cotidiana no es como la vida de una ciudad en ataque inminente. Las tiendas y los restaurantes están llenos, y hay atascos masivos en las carreteras que rodean la ciudad debido a los que tienen que ir a trabajar.

READ  Edwin Potts ha dimitido como secretario del Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte después de solo 21 días.

El presidente Zelensky también se apega a esta casi normalidad y convocó una reunión aclaratoria con Putin. Hablando en la Conferencia de Seguridad de Munich, sin embargo, reiteró que estaba listo para proteger al país «con o sin la ayuda de nuestros socios. Ucrania quiere la paz, y Europa también, Rusia dice que no quiere interferir, hay quienes mentir.» Al margen de su discurso, lanzó consultas sobre el «Memorándum de Budapest», denunciando la suspensión de los trabajos. Se suponía que el acuerdo, firmado en 1994, garantizaría la seguridad de Ucrania a cambio de renunciar a sus capacidades nucleares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.