¿Quién está a favor (y quién en contra) de unir la Unión Africana al G20?

Muchos, no solo los escépticos, desconocen el potencial económico de África, la riqueza mineral, la población en expansión y la creciente influencia en los asuntos mundiales. Por eso, la adhesión de la Unión Africana al G20 sería una buena noticia. El artículo fue escrito por Mario Lettieri, ex subsecretario de Economía y Paolo Raimondi, economista

El primer ministro indio, Narendra Modi, ha tomado la iniciativa de invitar a la Unión Africana a unirse al G20. Y lo hizo acercándose a todos los gobiernos de los Estados miembros en este sentido, también en virtud de que India ostenta la presidencia en el año 2023. En este sentido, hay que recordar que la próxima cumbre se celebrará el 9 de septiembre en Nueva Delhi. Así, India se posiciona como el líder de los países en desarrollo y del llamado sur global. También da un paso adelante en sus aspiraciones de convertirse en miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Es un paso de gran importancia con respecto al multilateralismo progresista y necesario de la política mundial, el desplazamiento continuo del eje geopolítico de norte a sur en el mundo y el cambio de las instituciones de Bretton Woods. Por otro lado, si es cierto que África es el continente del futuro, entonces no es razonable mantenerlo al margen, mantener una actitud hacia él con un viejo sabor colonial.

Durante varios años, los gobiernos africanos y la Unión Africana, la asamblea africana de 55 naciones, han estado trabajando para lograr este objetivo. En febrero de este año, la cumbre de la Unión Africana pidió unirse al G20. La propuesta fue presentada por Macky Sall, presidente de Senegal y luego también presidente de la Unión Africana. La cumbre reafirmó «la necesidad de que África se involucre más en los procesos de toma de decisiones» sobre temas de gobernanza global. Una necesidad legítima, adecuada y real.

Trece miembros darán la bienvenida a la Unión Africana al G20: Estados Unidos, China, Rusia, India, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Brasil, Sudáfrica, Indonesia, Japón y la Unión Europea. Los siete países restantes no están convencidos y son hostiles: Australia, Canadá, Argentina, México, Corea del Sur, Arabia Saudita y Turquía. Resulta que la Unión Europea ya existe entre los miembros. La Unión Africana no será una excepción. El ingreso a la Unión Africana hará que el G-20 sea más representativo, inclusivo y, por lo tanto, más influyente. El G-20 representa hoy el 65% de la población mundial y mañana, junto con África, representará el 80% del planeta. Ya representa el 85% del PIB mundial y el 75% del comercio mundial total.

Durante una visita a África en febrero pasado, Janet Yellen, Secretaria del Tesoro de EE. UU., señaló que las sociedades africanas son «desproporcionadamente vulnerables a los impactos de los desafíos globales. Cualquier solución seria requiere liderazgo africano y voces africanas». Se confirmó que la adhesión de la Unión Africana al G20 también estaba en la agenda de la reunión de Modi con el presidente Joe Biden. En la cumbre Estados Unidos-África del pasado mes de diciembre, el presidente estadounidense ya había expresado su apoyo.

Los beneficios para África son claros. El G20 está profundamente involucrado en dar forma a soluciones a desafíos globales como el crecimiento económico, el cambio climático, la transición energética, el desarrollo sostenible, la carga de la deuda, el empoderamiento de las mujeres y la economía digital. África finalmente tendrá voz en todas las deliberaciones y decisiones.

Los críticos de aceptar la UA argumentan que esto reduciría la eficacia del G20, poniendo en duda la capacidad de África para proporcionar una participación relevante. Si se tiene en cuenta la lista de miembros existentes, incluso el debate sobre posibles órdenes similares de otros continentes no es muy relevante. Por otro lado, el único miembro africano en la actualidad es Sudáfrica. La comparación con Europa es asombrosa: con menos de la mitad de la población africana, tiene 6 miembros: Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña, Rusia y la Unión Europea.

READ  La Ciudad de México ingresa al Libro Guinness de los Récords: la razón

Muchos, no solo los escépticos, no se dan cuenta del potencial económico de África, la riqueza mineral, la población en expansión, la integración económica a través del Área de Libre Comercio Continental Africana (AfCFTA) y la creciente influencia en los asuntos mundiales. La Unión Africana en su conjunto es ahora solo la novena economía más grande, pero a mediados de este siglo cubrirá el 25% de la población mundial y, con una alta tasa de fertilidad, podría proporcionar alrededor de la mitad de la fuerza laboral del planeta.

Los expertos indios consideran adecuado incluir a África en el G20 bajo la presidencia de India. Y en respuesta a los leales a la marca G20, argumentan que el nombre puede permanecer sin cambios. Ya existe un gran precedente: incluso con 134 países en desarrollo entre sus miembros, el Grupo de los 77, la organización intergubernamental de las Naciones Unidas para el desarme y el Nuevo Orden Económico Internacional, no ha cambiado de nombre. La Unión Europea, si habla con una sola voz, puede marcar la diferencia inmediatamente a favor de que la Unión Africana se una al G20. Esperamos que esto pase pronto y por el bien del público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio