Reconstruir Acapulco es un desafío para Obrador – Beatriz Guillén

Pasaron 12 horas y 25 minutos desde el momento en que quedó claro que Otis se había convertido en huracán hasta el momento en que devastó Acapulco, México, el 24 de octubre. Otis, una tormenta tropical que se formó a unas 300 millas de la ciudad costera, tocó tierra como huracán de categoría 5. Nadie estaba preparado para vientos superiores a 150 millas por hora. El balance oficial hasta el momento asciende a 47 muertos y 59 desaparecidos, 580.000 personas resultaron dañadas, siete mil hectáreas de terreno quedaron llenas de edificios destruidos y novecientos kilómetros de carreteras resultaron dañados. En una ciudad que prospera gracias al turismo, el 80 por ciento de los hoteles resultaron dañados. Para la reconstrucción, según el gobierno, se necesitarán al menos 61 mil millones de pesos (unos tres mil millones de euros). La respuesta al desastre marcará el último año de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador. Otis plantea un desafío inesperado para el gobierno: sólo ha habido seis huracanes de categoría 5 en la historia del país. La Organización Meteorológica Mundial (OMM) describió a Otis como uno de los huracanes que se ha intensificado más rápidamente desde que se dispone de registros. El aumento de la temperatura del océano crea las condiciones ideales para aumentar la fuerza y ​​la frecuencia de estos fenómenos.

Los gobiernos del estado de Guerrero y federal emitieron pocas advertencias sobre la llegada del huracán y no estimaron correctamente su fuerza. La alcaldesa de Acapulco, Abelina López, pidió a la ciudadanía prepararse para las fuertes lluvias provocadas por un huracán que podría alcanzar categoría 4 a las 15:45 horas. A las 6 de la tarde, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos y el Servicio Meteorológico de México confirmaron que Otis tocaría tierra en el nivel más alto de riesgo, categoría 5. Dos horas después, la gobernadora del estado de Guerrero, Evelyn Salgado, y López Obrador instaron a los residentes a buscar refugio. Pero cientos de embarcaciones custodiadas por marineros permanecieron en la Bahía de Acapulco.

READ  En 100 días, Biden es el tercer presidente menos cariñoso desde la guerra

«Otis no era predecible por dos razones: se necesita buena información y no la teníamos, y además siempre hay un grado de incertidumbre en los modelos», dice Gian Carlo Delgado, investigador del Instituto de Geografía del Instituto Nacional de Geografía. Geografía. Universidad Autónoma de México (UNAM). «México tiene seis radares Doppler (uno está en mantenimiento) pero dado su tamaño debería tener treinta. Los pocos aviones disponibles para evaluar la verdadera velocidad de los huracanes el 24 de octubre estaban en el Golfo de México, por lo que fue un avión estadounidense el que Advirtió que la velocidad real de Otis era de 270 kilómetros por hora y, según Delgado, “si no reducimos las emisiones de gases de efecto invernadero, este será el futuro”.

El huracán azotó el segundo estado más pobre de México. Según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, 60 por ciento de la población de Guerrero vive en pobreza y 25 por ciento en pobreza extrema. El motor de la economía y la movilidad social de la región ha sido Acapulco, una ciudad con una de las tasas de homicidios más altas del mundo y cientos de miles de personas pobres. En Acapulco, los mexicanos adinerados van el fin de semana a departamentos en zonas exclusivas de la ciudad. La desigualdad ya estaba ahí, pero Otis la puso ante los ojos de todos.








Mientras los hoteles transportaban a los turistas en autobuses y los propietarios de condominios en la playa regresaban a sus hogares en Puebla o Ciudad de México, los chefs, meseros y personal del hotel se quedaban. Los suministros y el agua llegaron a los barrios más céntricos al cabo de cuatro días y al cabo de una semana en las zonas más aisladas. En otras zonas la ayuda se entregará en helicóptero, ya que las carreteras aún no son adecuadas.

READ  ¿Qué esperan los mercados para el miércoles 11 de agosto?

El huracán dejó a casi un millón de personas sin electricidad, agua potable, alimentos y combustible. «Se ha cortado el suministro de agua y la falta de electricidad impide refrigerar los alimentos. En las zonas afectadas, la gente empieza a beber agua de los ríos y las infecciones parasitarias se multiplican», explica Giorgio Fragnotti, director de la ONG Medical Impact. restablecer los servicios básicos de saneamiento y saneamiento. Previniendo la propagación de mosquitos, purificando el agua y proporcionando medicamentos para enfermedades crónicas como la diabetes o la hipertensión arterial, antifúngicos, antiparasitarios y antibióticos, debemos prevenir la propagación de la epidemia del dengue. .

Cambio respecto al pasado

La estrategia de reconstrucción presentada por el gobierno incluye adelantar pensiones, extender el pago de la hipoteca por seis meses, eximir del pago de la luz hasta febrero de 2024, distribuir una canasta básica semanal a 250.000 familias durante tres meses y un aporte de entre ocho mil y 60 mil pesos a viviendas dañadas y créditos subsidiados. «Necesitamos abordar la emergencia inmediata, pero también tenemos que pensar en la reconstrucción, que debe hacerse de manera diferente que en el pasado, de lo contrario los problemas volverán a ocurrir», dice Delgado. Según él, es necesario crear una zona de amortiguamiento en la playa donde no se puedan construir edificios, lo que obligará a los grandes hoteles frente al mar a retirarse; plantar manglares (absorben dióxido de carbono, ayudan a la biodiversidad y actúan como amortiguadores contra posibles huracanes); Elija cuidadosamente los materiales y las técnicas de construcción. ¿Pero es posible hacer todo esto en Acapulco durante un estado de emergencia? “Habrá resistencia a los cambios”, dice Delgado. «Están volviendo a colocar diez mil postes de electricidad, pero esta vez habrá que enterrar los cables eléctricos. Mucho dependerá del poder de negociación de las autoridades en los diferentes niveles de gobierno. Las cosas podrían haber sido peores, por ejemplo, «Si Otis hubiera llegado en 2020, durante la pandemia de Covid». -19 y sin vacunas. Por lo tanto, además de reconstruir, también hay que fortalecer la atención sanitaria.» ◆el padre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio