Regeni y Zaki, una resolución de la ONU contra Egipto para negarle los derechos humanos. Y Estados Unidos también predijo

Ginebra – La declaración emitida hoy en Ginebra por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas expresa “profunda preocupación por el camino recorrido por los derechos humanos en Egipto”. Los 31 países signatarios, incluidos Estados Unidos e Italia, están pidiendo a Al-Sisi que ponga fin a la persecución de activistas, periodistas y opositores políticos, y su liberación inmediata.

Esta es la primera declaración conjunta emitida por el Consejo desde 2014 y la segunda desde que el presidente del estado árabe asumió la presidencia. Abdel Fatah al-Sisi.

La embajadora finlandesa Kirsty Kobe leyó la frase en un video. Lo que preocupa a los gobiernos es “la aplicación de las leyes antiterroristas contra disidentes pacíficos”, pero también “contra activistas de derechos humanos, personas LGBT, periodistas, políticos y abogados”. En reconocimiento del “importante papel que desempeña Egipto en el tema de la inmigración y en la lucha contra el terrorismo en la región”, los peticionarios emitieron un llamamiento: “Pedimos a Egipto que brinde un espacio para la sociedad civil, incluidos los defensores de los derechos humanos, para que nadie más hace más en este campo. Por amenazas, arrestos, detenciones u otras formas de opresión ”.

En particular, se le pidió que eliminara “las prohibiciones de viaje y la congelación de activos” de estos temas, “incluidos los empleados de Eipr”, la Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales, una organización no gubernamental para Patrick Zaki, Estudiante de la Universidad de Bolonia, sigue recluido en una prisión egipcia, que en los últimos meses ha sido testigo de la detención de varios ejecutivos y colaboradores.

READ  Navalny se ha mudado a un lugar que aún se desconoce

Egipto es un gran aliado de Estados Unidos, pero la nueva administración estadounidense prometió no guardar silencio ante las violaciones de derechos humanos y la ilegitimidad. Amnistía Internacional comentó: “Han pasado siete años (Al-Sisi asumió el poder en 2013, ed.) No se ha hecho nada en el consejo contra Egipto. La situación se ha deteriorado considerablemente. Este es un paso crítico”. Reuters. “Hemos llegado a un punto en el que está en juego la supervivencia del movimiento de derechos humanos en Egipto”.

La mayoría de los signatarios son países europeos, además de Australia, Estados Unidos, Canadá y Nueva Zelanda. Ni el continente africano ni Oriente Medio se han unido. Egipto respondió con “asombro y gran rechazo” a su canciller.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *