Si la ciencia hablara inglés – Corriere.it

Un interesante estudio conjunto de las Universidades de Queensland y las Universidades de Californiapublicado en julio por The Monthly Biología MÁS, describió las consecuencias del predominio del idioma inglés en la ciencia y, por lo tanto, sus desventajas para los investigadores que no eran hablantes nativos de inglés. Baste decir que enfrentan un riesgo 2,6 veces mayor de ser rechazados por las revistas científicas. Esto significa que incluso con igual o mayor competencia técnica, tendrán menos oportunidades de trabajo. Se dirá que en Internet hay traductores automáticos, a los que se suman recursos de inteligencia artificial. Pero si el puente brecha Un nivel alto y medio de conocimiento del idioma no es suficiente, también es cierto que ni Google Translate ni ChatGPT garantizan un estilo aceptable que solo puede ser dominado por hablantes nativos o no ingleses con experiencia comprobada. Porque incluso un lenguaje científico internacional requiere calidad estilística que, como sabemos, no es característica de los traductores automáticos. Por supuesto, los investigadores siempre pueden recurrir a editores profesionales para revisar sus textos, pero este camino, ya muy practicado por aquellos que pueden permitírselo, implica un gasto extra de dinero que genera más inconvenientes económicos, especialmente para los jóvenes investigadores de países ricos fuera de la UE. países. .

Por otro lado, la demanda de revisión por parte de hablantes no nativos es 12,5 veces mayor. Que el monopolio de habla inglesa es una barrera discriminatoria lo ilustra el hecho de que los artículos publicados desde los EE.UU. y Gran Bretaña son mucho más numerosos que los de los países periféricos (¿serían también mejores en términos de mérito y estilo?). Sin perjuicio de la necesidad de un lenguaje común para la comunidad científica, en estas circunstancias, sin embargo, el pluralismo de la ciencia es una utopía. El problema no es el uso universal del inglés sino la penalización (o abolición) de otras lenguas nacionales. Queda por entender cómo tratar esto. Las revistas científicas podrían tener cada vez más sus propios revisores, o mejor aún, podrían abrirse democráticamente a otros idiomas (¿con el inglés al margen o viceversa?). El pensamiento (científico) italiano, francés, alemán, español, etc. tiene sus propios caminos (incluidos los creativos) que se empobrecen si se ven obligados a seguir el camino de una sola lengua.

READ  Glúteos tensos y levantados con estos sencillos ejercicios específicos que trabajan en armonía y estabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio